Las principales conclusiones del estudio, realizado entre marzo y octubre de 2019, por el Ingeniero Civil Ambiental de la Universidad de Playa Ancha, Diego Pardo Fredes, en el marco de su Trabajo de Titulación, establecieron que la macroalga Antártica Pyropia endiviifolia podría tolerar el aumento futuro de las temperaturas de la superficie del mar (TSM) por efecto del Cambio Climático, adaptando ligeramente su distribución latitudinal hacia el sur y su rango de tolerancia térmica.

“La síntesis de metabolitos antioxidantes (principalmente GSH y ASC) indican una maquinaria antioxidante eficiente con bajos niveles de estrés oxidativo y daño. Además, hubo sobreexpresión de genes para las enzimas que codifican para estrés oxidativo y las proteínas de choque térmico (HSP). De tal forma que la exposición a condiciones de temperaturas elevadas sugiere una aclimatación a los tratamientos”, agregó Diego Pardo.

Estos resultados forman parte del Trabajo de Titulación del egresado de la Facultad de Ingeniería denominado “Respuestas fisiológicas, bioquímicas y moleculares frente al aumento de la temperatura derivado del Cambio Climático en la macroalga Antártica Pyropia endiviifolia”, que contó con la supervisión de investigadores del Laboratorio de Investigación Ambiental Acuático (LACER) perteneciente al HUB Ambiental de la Universidad de Playa Ancha.

Fueron precisamente los doctores Claudio Sáez Avaria, Paula Celis-Plá y Fernanda Rodríguez Rojas, integrantes del LACER, quienes viajaron en enero de 2019 a la bahía Fildes, Isla Rey Jorge, península Antártica (62° 02′00 ″ S; 58° 21′00 ″ W) con el fin de recolectar macroalgas y desarrollar experimentos.

Para el Dr. Claudio Sáez Avaria, integrante del LACER, director general del HUB Ambiental UPLA y profesor guía de esta tesis, la investigación “representa un avance significativo para entender cómo las macroalgas polares responderán a futuras condiciones de Cambio Climático, información a distintos niveles de organización biológica sin precedentes, no solo para la Antártica sino para altas latitudes en general”. Así también, agregó que “esta investigación es parte del artículo titulado “Antarctic intertidal macroalgae under predicted increased temperatures mediated by global Climate Change: would they cope?, actualmente aceptado en la prestigiosa revista internacional Science of the Total Environment (indexada Web of Science de cuartil 1 y factor de impacto 5,6)”.

¿Por qué es importante estudiarlas?

La importancia de las macroalgas radica, según el ingeniero, en que “son base de las redes tróficas marinas, por lo que se les considera bioingenieras ya que generan hábitat, refugio y alimento a una gran diversidad de especies por lo que su riqueza y abundancia controlan la complejidad de ecosistemas costeros. Además, al ser productoras primarias son fijadoras de dióxido de carbono (CO2) y productoras de oxígeno (O2)”.

Respecto a la relación de las macroalgas con el Cambio Climático, agregó que según estudios del Panel intergubernamental sobre el Cambio Climático o “Intergovernmental Panel On Climate Change” (IPCC) se espera que la temperatura sobre la superficie del mar (TSM) aumente hasta en 6°C para fin del siglo, comprometiendo a las comunidades biológicas que habitan la península Antártica.

Considerando estos factores, el ingeniero midió la actividad fotosintética a través de la fluorescencia in vivo de la clorofila, determinando el rendimiento cuántico (Fv/Fm) y la tasa máxima de transporte de electrones (ETRmax) que es un indicador de productividad ecofisiológica en las macroalgas.

Los análisis bioquímicos estudiaron especies reactivas de oxígeno (ROS) como el peróxido de hidrógeno (H2O2) y la peroxidación de lípidos usando el método de TBARS; además cuantificaron los niveles reducidos y oxidados de los antioxidantes ascorbato (ASC y DHA) y glutatión (GSH y GSSG).

Para cuantificar la expresión de genes que codifican para estrés oxidativo (ROS) y estrés térmico (HSP) se desarrollaron reacciones en cadena de la polimerasa en tiempo real (qPCR).

Al término de esta investigación, Diego Pardo destacó que su Trabajo de Titulación significó una experiencia intensa, emocionante y enriquecedora, ya que además -según sus palabras- tuvo la oportunidad de compartir con investigadores e investigadoras con gran disposición de enseñar y seguir aprendiendo.

Pin It on Pinterest

Share This