Con la presencia del alcalde de Casablanca, Rodrigo Martínez Roca, del propietario de la Reserva Ecológica Lo Orozco, Gonzalo Ruiz Undurraga; y la decana de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha, Verónica Meza Ramírez, se cortó la cinta que dió por inaugurada una estación meteorológica en el recinto que protege y cuida el bosque nativo.

De esta forma se podrá monitorear de manera remota la temperatura, humedad ambiental, presión atmosférica, velocidad del viento y radiación UV del sector a través de un instrumento de medición, marca Davis Vantage Pro2, que tiene las mismas características a las utilizadas en algunos sectores por la Armada de Chile y otras universidades.

Así lo detalló el coordinador docente de carrera de Ingeniería Informática, Javier Castillo Allaria, quien estuvo a cargo de la instalación de este equipo en el predio y de capacitar al administrador de la Reserva Ecológica.

Con la puesta en marcha de esta estación metereológica comienza un proyecto comunitario colaborativo que involucra a la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha, el Comité de Agua Potable Rural (APR) de Lo Orozco y la Reserva Ecológica Lo Orozco representadas por la académica del Departamento de Medio Ambiente, Ximena Espinoza Ortiz, Eliana Peña Astudillo (presidenta APR) y Gonzalo Ruiz Undurraga, respectivamente.

El alcalde Rodrigo Martínez agradeció contar con tecnología para acceder a datos que les permitirán o facilitarán la mantención del bosque nativo presente en la zona teniendo en cuenta la grave crisis hídrica que los afecta.

“Quiero agradecer a la Universidad de Playa Ancha que esté participando y que se preocupe de una comuna cercana a la que ellos están y que le den todo el apoyo desde el punto de vista teórico y profesional a esta estación meteorológica cuyos datos van a ser útiles no solamente para nosotros sino que para todo el país”, destacó el edil.

Con estos datos, dijo la decana Meza, “iremos determinando diferencias entre las variables ambientales de un bosque esclerófilo no fragmentado versus zonas que están más intervenidas o que tienen otra urbanización. Por otro lado, a futuro, podamos enseñar tanto a estudiantes como a la comunidad por qué es tan importante tener una zona de bosque nativo y protegerla en virtud de las variables ambientales: los porcentajes de humedad, la pluviometría, el viento, para así darle valor al territorio a través de elementos concretos, datos duros, y también enseñar a la comunidad”.

En tanto para el propietario de la Reserva, Gonzalo Ruíz, es un paso muy importante, ya que “nosotros estamos preocupados por la mantención del bosque nativo y sabemos que cuando hay un bosque nativo hay diferencias sustanciales en el clima versus en los que no hay, por tanto con esos datos podremos adoptar mejores medidas para su cuidado. Eso nos tiene muy contentos, por lo que deseo agradecer a la Universidad de Playa Ancha por la confianza que ha depositado en nosotros en instalar esta central en este predio”.

Cabe destacar que actualmente la Facultad de Ingeniería UPLA monitorea otras tres estaciones meteorológicas ubicadas en la Reserva Nacional El Yali, el Parque Nacional La Campana y laguna El Peral, por tanto son puntos de información relevantes sobre variables ambientales que pueden dar origen a diversas investigaciones.

Pin It on Pinterest

Share This