En AhoraNoticias de Mega se emitió el 2 de julio un reportaje sobre el uso de basura para reducir emisiones de CO2 en la industria cementera, que tuvo entre sus entrevistados al académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha, Aldo Bouyer.

A continuación, los invitamos a ver el trabajo de un equipo de Ahora Reportajes que viajó a Austria, el país que genera menor cantidad de este gas al momento de fabricar cemento, para saber cómo lo lograron.

“En rankings internacionales, Austria lidera haber logrado reducir la huella de carbono en la producción de cemento. El 24% reducido a la fecha desde el año 90 demuestra que hay una trayectoria hacia una economía baja de carbono en la industria del cemento”, señaló Ricardo Pareja, líder Proyecto Hoja Ruta de la Federación Interamericana del Cemento (FICEM).

¿Cómo bajaron los niveles de CO2?

El combustible tradicional que se utiliza a la hora de fabricar cemento es el carbón. Sin embargo, países como Austria lo cambiaron por la basura.

En esto juega un rol fundamental la localidad de Kulch, donde el 100% de los residuos se reciclan o se convierten en energía.

En ese sentido, Pareja explicó que el método para disminuir el CO2 consiste en: “un horno de fabricación de clinker (el principal componente del cemento) en el cual por un lado están entrando las materias primas y por abajo viene saliendo el clinker”.

“La parte interesante es que las temperaturas que se están dando en el interior de este equipo van entre los 1.450 grados en el material y más de 2.000 grados en los gases. Acá es donde está el proceso donde la basura se está transformando en energía, está fabricando el clinker y además es la tecnología principal para reducir el CO2 en la industria del cemento”, agregó.

Frente a críticas realizadas incluso por Greenpeace por la quema de basura, el académico de la Facultad de Ingeniería UPLA, Aldo Bouyer, quien realiza un perfeccionamiento sobre co-procesamiento de residuos, explicó que existen una serie de normas que regulan las emisiones de este proceso.

“Existen normas de emisión que son bastantes estrictas que hablan sobre las emisiones de la co-incineración y la incineración, están fijados los valores para gases, para partículas de oxina, urano. En definitiva, puedes quemar muchas gamas de residuos, pero siempre que se cumplan estas normativas en término de emisiones al aire y calidad del aire y cumpliéndose con esos valores, obviamente que puedes asegurar que no va a haber riesgo para la salud de la población”, detalló Bouyer.

¿Qué pasa en Chile?

El gerente general de Cementos Melón, Iván Marinado, explicó que: “Nuestras metas son que queremos seguir disminuyendo la huella que tenemos y tratar de llegar a los países del primer mundo”.

Al respecto, Marinado indicó que actualmente 12% del combustible utilizado para el proceso proviene de residuos, lo cual se espera que aumente al 30% en el año 2030.

Pin It on Pinterest

Share This