“Las actividades de la APEC 2019 se están desarrollando gradualmente y entre el 6 y el 18 de ma­yo tendremos en nuestra re­gión relevantes encuentros, ta­les como la reunión de los mi­nistros de Comercio y sus res­pectivos comités y grupos de trabajo. En este marco es muy importante valorar la realiza­ción del seminario del 17 de abril denominado “‘Desafíos de APEC” , organizado por el Con­sejo de Rectores de Valparaíso (CRUV) y el Foro de Altos Estu­dios de Valparaíso, donde aca­démicos de dichas casas de estudios abordaron diversas temáticas sobre el Foro de Coo­peración Eco­nómica Asia-Pa­cífico (APEC).

En este plano me permito esquematizar un enfoque utilizado por el destacado economista, Dani Rodrik, profesor de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, constituido por tres elementos: diagnóstico, diseño e institucio­nalidad. Un primer elemento a analizar es el estado de la globalización y constatar que las pro­mesas y peligros de ella siguen plenamente vigentes desde ini­cios del siglo XXI, y de manera especial las críticas más centra­les radicarían en el modo que ha sido gestionada como lo plantea Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía 2003, y otros destacados economistas.

Una segunda consideración está relacionada con el peso de la APEC en la economía mun­dial, en donde sus 21 econo­mías representaron al 2017 el 60% del PIB mundial, el 39% de la población mundial y el 50% del intercambio global. En esta mirada, las exportaciones de Chile a APEC alcanzaron el 2018 los 54.293 millones de dó­lares, equivalentes al 72,2% del total, mientras las exportacio­nes de la región de Valparaíso a APEC fueron 4.347 millones de dólares, equivalentes al 67% del total regional.

Y una tercera variable son los desafíos de nuestra política comercial, que ha sido exitosa, como lo representa nuestra po­lítica comercial que tiene 26 Acuerdos de Libre Comercio, con 64 economías que representan el 86% del PIB mundial y el 63% de la población del mundo. Sin embargo, tiene nuevos retos de políticas públicas entre los cuales relevo dos: la pérdida gradual de complejidad y diversificación de nuestra matriz exportadora y la baja oferta de empresas exportadoras y productos que equivale a cifras del orden del 0,8% del total nacional, muy inferior a países vecinos como Argentina (1,4%) y Uruguay (1,7%) y muy lejos de países como España (3,9%) y Alemania (9,1%).

Los datos duros ya mencionados, se complejizan si lo ana­lizamos en cómo las nuevas tecnologías están cambiando la manera en la que vivimos, trabajamos y nos relacionamos los unos con los otros; y la velo­cidad, amplitud y profundidad de la Cuarta Revolución lndus­trial que ya nos está impactan­do y que implicará profundos cambios paradigmáticos en los próximos diez años”.

Por Alejandro Corvalán Quiroz
Doctor en Economía, Universidad de Cantabria, España.
Académico de la Facultad de Ingeniería, Universidad de Playa Ancha

Publicado el 23 de abril de 2019, página 11, El Mercurio de Valparaíso.

Pin It on Pinterest

Share This