Marcial-Cosme-De-Esteban_UAMComo una persona que nunca se queda quieta, se define el estudiante de Biología General de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), España, Marcial Cosme De Esteban, quien motivado por la idea de complementar sus conocimientos en el área de zoología realizó una pasantía de investigación en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha.

Su objetivo durante su proceso de formación universitaria ha sido integrar la docencia con la práctica por lo que ha desarrollado, desde el primer año de su carrera, una serie de actividades como biólogo en laboratorios y distintos zoológicos de España.

“Los biólogos siempre se dice son de bata o de bota. De bata es el que está en laboratorio y de bota es el que se va al campo a investigar. A mí siempre me ha interesado lo segundo, pero en España en el último año no me dejan escoger ninguna asignatura de zoología, todo es inmunología o microbiología. Por ello averigüé los convenios internacionales que tenía la universidad para ir a estudiar el último año de mi carrera en cualquier otro sitio que tenga algo más de zoología”, explica Marcial.

Es así como llega a Perú, donde se radica tres meses, dándose cuenta que allí no se desarrollaba su línea de investigación. Decepcionado volvió a España donde se contactó con sus profesores para pedir consejo. Fue en las gestiones realizadas por Enrique Turiégano de la UAM que se contactó con el investigador del Centro de Estudios Avanzados de la UPLA, José Antonio Muñoz.

En ese momento todo cambió, si bien viajó pensando en que quizás viviría la misma situación que en Perú llegó a Chile, a la UPLA, integrándose como colaborador en el proyecto “Propuesta restauración ecológica como mecanismo de adaptación al cambio climático en la reserva nacional humedal “El Yali”, que lidera el decano de la Facultad de Ingeniería, Manuel Contreras.

-Marcial ¿conocía algo de Chile previo a viajar?

“No conocía nada de Chile, siempre intenté moverme por Europa y me han cerrado muchas puertas, porque en España es caro tener un practicante de la rama de zoología.

Por eso creo que tuve mucha suerte de que aquí me aceptaran, me han abierto las puertas y me han recibido muy bien, me he sentido como en casa. Ha sido increíble, en vez de decirte eres un practicante, me han dicho “tú eres biólogo, vas a trabajar como tal” y creo que me voy mejor de lo que creí y esperaba”.

-¿En qué consistió su trabajo durante estos tres meses?

“Empecé revisando la materia gris del proyecto, toda la información que se ha ido recopilando, la vas revisando y digitalizando para subirla a Internet. Luego trabajé en la identificación de los peces y el monitoreo de las aves que había en la Reserva.
Esto último se transformó en mi trabajo de tesis”.

-¿En qué consiste su tesis?

“Cogí toda la información que había sobre las aves de la Reserva Nacional El Yali con los guardaparques de CONAF y la he procesado.

Luego con una serie de profesionales de CONAF hemos hecho una nueva lista de las aves presentes, las catalogamos y se han procesado los datos. En este trabajo detecté un problema en la metodología y sugerí una nueva forma de censar a las aves; expuse la idea y les gustó.

Además, ese registro nos permitió descubrir qué especies había y cuáles no, y cómo han ido fluctuando en el tiempo.

Marcial-Cosme-De-Esteban_UAMA mí se me ocurrió relacionar esas fluctuaciones de las aves -cómo iban variando su comportamiento- con respecto a los problemas que tiene El Yali. Se han visto situaciones de entrada de autos en la reserva, una importante reducción del espejo de agua que no ha sido gradual sino que exponencial en muy poco tiempo, cambios que no dan tiempo a que las aves se adapten.

Hemos descubierto cosas muy interesantes, por ejemplo que la albufera (laguna costera separada del mar por un cordón de arena) no se ve muy perjudicada por elementos naturales como puede ser un tsunami, que resetea el ecosistema; sin embargo cuando pasan camiones por la playa las aves se ven influenciadas.

Es muy interesante ver que en un proceso de destrucción tan vasto como el tsunami de 2010, las aves ni se inmutaron. Incluso calculé los índices de biodiversidad y se ve un aumento de biodiversidad en ese año.

No se sabe bien a qué se debe este fenómeno, pero puede ser por el reseteo. Estamos proponiendo volver a realizar este estudio, por que este año se prevé un fenómeno de El Niño muy fuerte que permitirá que el espejo de agua vuelva a aumentar y quizás provoque un cambio en el comportamiento de las aves”.

-¿Qué aprendió en estos meses?

“Aparte de colaborar en El Yali, que me ha encantado y ojala pudiera seguir trabajando, he hecho el póster “Fluctuaciones en las poblaciones de aves del humedal costero El Yali, con respecto a procesos antrópicos y naturales” e intervenido en el XXXIV Congreso de Ciencias del Mar realizado en la Universidad de Los Lagos, preparo un artículo indexado que se va a publicar en los Anales del Museo de Historia Natural de Valparaíso y que constituye una aproximación a mi tesis.

He intervenido también en diferentes sitios y colaborado en la campaña de ictiofauna que se hizo en El Yali.
Todo esto influye mucho en mi curriculum, tienes experiencia en artículos, en campo, en la instalación y funcionamiento de estaciones meteorológicas (instaladas en La Campana)”.

-¿Cómo evalúa a los profesores con los que ha trabajado?

“He tenido a unos investigadores de muy alto calibre, que me han guiado en todo, dándome todo su apoyo y favorecido en todo lo que han podido y más.
El decano de la Facultad de Ingeniería, Manuel Contreras, ha sido un pilar fundamental en mi estada acá. Además de los profesionales de CONAF Héctor Correa, Homero Gallardo Cyntia Mizobe y Javiera Meza.

La gente aquí es muy determinada en sus acciones, no se van hasta terminar lo que tenían planificado y eso me ha gustado mucho.

Después de tres meses, no lo cambio”.

Marcial regresó a España la segunda semana de junio y prepara la defensa de su tesis que desarrolló durante su estada en la Universidad de Playa Ancha.

Pin It on Pinterest

Share This