Constituirse en un observatorio de zonas costeras de la región de Valparaíso que maneje y genere información integrada, es el gran objetivo que persigue el Grupo Interuniversitario para el Desarrollo Sustentable de Zonas Costeras (GIZC), que recientemente realizó en Viña del Mar el Simposio Borde Costero: “Desafíos para integrar una visión muldimensional”.

Esta instancia académica está conformada por las universidades de Valparaíso, Técnica Federico Santa María, Católica de Valparaíso y de Playa Ancha; las que en un principio se reunieron a solicitud del Gobierno Regional para participar en la elaboración de la macrozonificación del borde costero de Valparaíso.

Marcela Soto Caro, arquitecto urbanista de la Universidad Federico Santa María -quien expuso en el mencionado simposio- sostuvo que dicha participación, finalmente derivó en la definición de una serie de principios que deberían orientar todo el proceso de macrozonificación (que define usos compatibles). Entre ellos figura el principio de bien común, el precautorio, y el de accesibilidad al bien de uso público, entre otros.

“Para nosotros como universidad fue muy positivo participar en este proceso, porque finalmente comprendimos que nuestra potencialidad estaba asociada al bien común. Percibimos una visión integrada de las áreas costeras”, dijo la académica, quien precisó que el equipo estaba integrado por profesionales de las más diversas disciplinas del conocimiento. Ello –según advirtió- permite desarrollar una mirada amplia, pero integradora del borde costero.

Centro de estudios

Lo anterior, generó la idea de mantener este trabajo integrado en el tiempo, lo que se tradujo en proponer un Observatorio para la zona costera. En palabras de la académica, se trata de un centro donde se generará una base de datos pública e integrada, pues actualmente cada universidad maneja importante información científica, que está parcelada. “La idea es transformarla en una red de información disponible y abierta al ámbito público y privado, con las mismas escalas. Esto significaría también generar más información con nuevas investigaciones y definir cuáles son los conflictos en el territorio”, concluyó la especialista.

Este grupo interuniversitario se conformó en junio de 2010 y propuso su permanencia en el tiempo al Consejo de Rectores de Valparaíso, en octubre del año pasado, instancia que la acogió favorablemente.

Es importante mencionar que en este proceso de constitución, ha desarrollado un rol esencial el fiscal de la Universidad de Playa Ancha, Luis Bork, quien ha gestionado una serie de acciones para que este grupo se relacione con el sector público. Prueba de ello, son los seminarios que ha organizado el Grupo Interuniversitario en este breve tiempo, y la visita que el equipo ha hecho a San Antonio, luego que el propio alcalde solicitara su presencia para hablar acerca de algunos conflictos en el borde costero de la zona. Lo mismo ocurrió en la comuna de Quintero, donde también se solicitó su asesoría en el tema de la Escuela de La Greda de Puchuncaví.

“Nosotros estamos muy contentos de contar con la ayuda de Luis Bork, pues muchas veces los científicos somos demasiado técnicos y necesitamos apoyo para vincularnos con otros sectores. Esto se traduce en que nos están llamando de diversas partes para pedir nuestra opinión o para participar en análisis relacionados con el área costera y eso es muy positivo”, dijo la académica.

Por su parte, Luis Bork, quien también participó en el reciente simposio, se mostró muy satisfecho con los avances que ha experimentado este centro, precisando que es y será un gran aporte para el desarrollo de las ciudades costeras de nuestra región.

“Para mí es muy significativo poder aportar en el desarrollo y consolidación de este observatorio, porque veo en él un gran potencial como fuente de consulta y asesoría de todas las instancias públicas y privadas que requieran tomar decisiones sobre la base de información seria y rigurosa”, comentó Bork.

De acuerdo a lo que sostuvo Marcela Soto, en esta etapa generan discusión pública sobre el borde costero y su relación con los distintos actores involucrados. Lo que viene es postular a proyectos regionales.

Apoyo transversal

Por su parte, el gobernador marítimo de Valparaíso, Otto Mrugalski, valoró la labor que realiza la mencionada instancia universitaria, al precisar que el aporte de la academia es muy significativo para el desarrollo del área costera. “Cualquier aporte que realice la academia, como el Grupo Interuniversitario que se está formando, es bienvenida, pues el borde costero necesita de las universidades, y ellas son parte de las ciudades. Me resulta muy grato saber que los académicos estén interesados en integrarse al trabajo que hacemos a través de la Comisión Regional de Uso de Borde Costero (CRUBC)”, planteó la autoridad marítima.

Una opinión similar expresó Gonzalo Munizaga, secretario técnico de la CRUBC, quien dijo que era muy pertinente la generación de una instancia como la que se menciona, argumentando que permite que el mundo académico se acerque a las decisiones públicas y privadas. “Sin duda, favorece un trabajo más integrado entre las partes y, puntualmente, su aporte ha sido muy significativo en la macrozonificación del borde costero”, ratificó.

En cuanto a este último proceso explicó que finalizó la ejecución, se redactó la memoria explicativa, y el documento está a la espera de la evaluación ambiental estratégica, que es obligatorio para instrumentos con impacto territorial.

Cabe hacer presente que el simposio mencionado se realizó en el contexto del XXXI Congreso de Ciencias del Mar 2011.

Pin It on Pinterest

Share This