Profesional de la salud UPLA comparte su experiencia en la coordinación de residencia sanitaria

En pleno proceso de traspaso de administración del Servicio de Salud Viña del Mar-Quillota (SSVQ) a la Secretaría Regional Ministerial de Salud de la Región de Valparaíso (SEREMI), se encuentran las cuatro residencias sanitarias dispuestas para atender la necesidad de aislamiento de la población de las 18 comunas que cubre este Servicio de Salud.

Las cuatro residencias que están operativas hasta el momento son: Hotel O’Higgins, Queen Royal, Gala, y Hotel Open, en Quillota, que alcanzan una capacidad de aproximadamente 600 camas.

Así lo informó Víctor Burgos Peñailillo, Kinesiólogo, Académico de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Playa Ancha y asesor programático de la Dirección de Atención Primaria del Servicio de Salud Viña del Mar-Quillota, quien coordinó la puesta en marcha de una de las cuatro residencias sanitarias que funcionan bajo la coordinación de este servicio: el Hotel Queen Royal.

Burgos, explicó que el objetivo de las residencias sanitarias (que en la red del Servicio de Salud Viña del Mar-Quillota comenzaron a funcionar en abril pasado), fue contar con habitaciones individuales o múltiples, que pudieran permitir el aislamiento de personas que, por diversas circunstancias (tanto COVID-19 positivo, como contactos estrechos o casos probables), no tengan las condiciones en sus domicilios para hacer el aislamiento por 14 días.

“En realidad, tenemos equipos clínicos que han sido capacitados, formados, con una muy buena disposición y profesionalismo. Las personas que concurren a las residencias sanitarias disponen del alojamiento, apoyo clínico y médico, más la alimentación supervisada por profesional competente en el área de Nutrición y Dietética. En lo particular, el sello que hemos querido imprimir como Servicio de Salud Viña del Mar-Quillota y desde la dirección a la que pertenezco, es aplicar un modelo integral, un modelo que permita hacer un buen seguimiento a los pacientes, no solo desde el aspecto clínico, sino también desde el aspecto psicosocial”, dijo Burgos, quien agregó que buscan favorecer la continuidad de las atenciones en la Red de Atención Primaria una vez que estén egresados, y también generar un modelo humanizado de apoyo a las personas y las familias que están pasando por momentos muy difíciles.

Más allá de la opción de ingresar y hacer uso de estos recintos especialmente habilitados, el profesional apeló a la responsabilidad individual y colectiva, a través del autocuidado, a fin de que todas las medidas, especialmente el respeto estricto a la cuarentena, permita proteger a la población, porque esta pandemia coloca a todos en riesgo por igual, sin distinción de grupo socioeconómico o socioeducacional.

DERIVACIONES

En cuanto al sistema o protocolo de ingreso, explicó que estos recintos sanitarios en el Servicio de Salud Viña del Mar-Quillota, reciben derivaciones a través de la SEREMI o a través de médicos tratantes del sector público o privado para solicitar su ingreso. En él se debe indicar los factores de riesgo del paciente, si es sospechoso, contacto estrecho o caso confirmado, información que llega a la Unidad de Gestión Centralizada de Residencias del mencionado servicio (UGCR), instancia que hace la derivación correspondiente. No obstante, próximamente, cada SEREMI de Salud tendrá la coordinación del funcionamiento de las residencias. Desde ya se cuenta con una línea 800-726-666, que permite iniciar el proceso de ingreso a las residencias sanitarias a través de la línea telefónica.

Finalmente, el académico UPLA destacó el valor que esta experiencia ha tenido para su vida personal y profesional, especialmente porque la habilitación de residencias sanitarias es una estrategia innovadora en Chile en el escenario que vivimos.

“Fue una experiencia muy interesante, muy bonita, desde todo punto de vista: desde lo emocional, desde lo clínico, desde lo que significa la innovación de una estrategia de estas características en un escenario de pandemia. Partir de cero, armarlo con todo el apoyo de nuestra institución. Y por supuesto, ha sido una experiencia profesional muy importante, de abordar un problema de salud que es real…y, por lo mismo, nuestra labor como salubristas es resguardar el bienestar de la población ….En lo particular, siendo académico de la Universidad, por supuesto que es un escenario que nos entrega mucha experiencia, que luego nosotros también podemos transmitir vivencialmente a nuestros estudiantes a fin que comprendan la necesidad de que ellos sean agentes de cambio con un sello social y comunitario”, concluyó Víctor Burgos.

Pruebe también

Educar más que prohibir resulta clave para prevenir el ciberacoso

Roberto Álvarez Marín, Director General de Informática de la UPLA, entregó varias recomendaciones para evitar que nuestros hijos sean víctimas de ciberbulling.