Analizan psicología, educación y alteridad, bajo el punto de vista de Mark Fisher

“Diálogos entre psicología, educación y alteridad” se denominó la Clase Magistral que organizó la carrera de Pedagogía en Educación Diferencial y la Facultad de Ciencias de la Educación de la universidad.

En primer lugar, expuso en esta actividad académica el Dr. en Filosofía Tuillang Ying Alfaro, docente de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano y de la Facultad de Ciencias de la Educación con su clase denominada “Subjetividades estudiantiles de hoy ¿No hay otra alternativa?

Lo anterior y parafraseando una publicación de Mark Fisher (2017), presentó el análisis de la publicación “Realismo capitalista ¿No hay otra alternativa?, donde el autor se centra en la educación y la salud mental, basado en su experiencia como educador terciario en un Instituto británico para estudiantes de clases populares.

Advierte que tanto estudiantes como profesores enfrentan esta realidad, es decir, expectativas y presiones que no se pueden desligar del contexto social, aparte de politizar, colectivizar y darle un apoyo social a situaciones que comúnmente se han tratado de manera individual, lo que Fisher llama “privatización del malestar”.

En esta conversación también expuso Ricardo Baquero, Licenciado en Psicopedagogía, quien posee estudios de doctorado en la Universidad Autónoma de Madrid y es codirector del Programa de Investigación, Sujetos y Políticas en Educación desarrollado por la Universidad Nacional de Quilmes.

Su charla titulada “Diversidad de diversidades, notas sobre la alteridad en psicología educacional”, nos refiere que la escuela está en crisis: “Los profesores atraviesan crisis de legitimidad y de autoridad, pero más allá, hay un espíritu de época muy notable, sobre todo a partir del auge de las llamadas tecnopedagogías, todavía más potenciado por la pandemia, en un ideal que flota y subyace y preocupa porque se apropia de formas de discurso que en verdad hemos considerado siempre progresistas”.

Hace una crítica a la enseñanza tradicional y directamente a lo escolar y, por ende, a la enseñanza. El aprendizaje se volvió un valor de mercado, dice el especialista, donde la esperanza es ser lo menos excluidos posibles y capitalizarse y autogestionarse y de tal modo valorar la lógica de rendimiento y generar aprendizajes para un futuro impredecible, visto como hostil: “Muchos autores llaman a esto signo de época, algo que cambia el signo de las propias prácticas educativas”.

Margarita Henríquez Silva, estudiante Pedagogía en Educación Diferencial, opina: “Se deben generar más espacios como estos, para lograr en los estudiantes un pensamiento crítico en lo social y lo académico. Generar estas instancias para comprender y analizar el comportamiento no solo de estudiantes de los distintos niveles, sino que de todos quienes son parte de la sociedad actual”

Por su parte la docente Yenny Sepúlveda Ognio, Directora de un Centro de Práctica comentó: “Me hace mucho sentido, por sobre todo, lo expuesto por Ricardo Baquero, la comparación y análisis del profesorado y la eficiencia de la enseñanza”.

Alejandra Oporto Silva, Educadora Diferencial, se refirió a la actividad: “Mi paso por la universidad y mi formación profesional dejaron la principal huella de mi camino en la educación y esta es la diversidad. Este encuentro se enmarca en esta diversificación de los aprendizajes en contextos que superan la comprensión racional de las estructuras cognitivas”.

Una vez terminada la exposición se dio lugar a las preguntas de los participantes.

Pruebe también

Museo Universitario del Grabado UPLA y el Senado inauguran exposición de grabadoras

La muestra se compone de 80 obras, cada una realizada por una artista diferente.