Dra. Patricia González San Martín: “Debemos aprender a pensar colectivamente”

Rearticular a los y las académicos/as para que puedan desarrollar íntegramente sus talentos en la diversidad y complejidad de las funciones docentes y generar espacios de encuentro, de trabajo colaborativo, de franca discusión académica, son algunos de los objetivos que orientarán el quehacer de la Dra. Patricia González San Martín, quien asumió recientemente como decana de la Facultad de Humanidades.

Con énfasis, subraya, además, que su rol en este cargo será orientar, apoyar, conducir procesos de desarrollo y fortalecimiento de la investigación, la generación de conocimiento especializado, el diseño e implementación de actividades formativas pertinentes a los desafíos del presente. Todo esto -dice- bajo la premisa de que es clave propiciar un buen ambiente para el diálogo y la sana discusión académica.

REARTICULACIÓN

-¿Cuál o cuáles son los desafíos más relevantes que asume como nueva decana de la Facultad de Humanidades?

-“Me parece que, en lo inmediato, es rearticular a los y las académicos/as para que puedan desarrollar íntegramente sus talentos en la diversidad y complejidad de las funciones académicas. Generar espacios de encuentro, de trabajo colaborativo, de franca discusión académica. Sabemos que las exigencias que vienen para el sistema universitario son mayores, que deberemos enfrentar prontamente nuevos y más exigentes estándares para la acreditación de nuestros programas, que debemos cumplir con ciertos indicadores, pero para mí es claro que propiciando y fortaleciendo las condiciones de trabajo, con orientaciones claras, el cuerpo académico de la Facultad podrá desplegar todas sus potencialidades. Además, la Facultad ha decidido, a través de la configuración de sus nuevos Departamentos, asumir algunas temáticas y problemáticas que el mundo contemporáneo demanda: la formación ciudadana, el multilingüismo, la relación pensamiento y territorio, la enseñanza de las disciplinas humanistas, entre otras. Se trata de temas y problemas fundamentales, que la Facultad está llamada a pensar”.

-¿De qué modo será posible concretar estos desafíos?

“Las y los académicos/as necesitamos reencontrarnos, superar los modos de trabajo atomizados. Si eso ocurre, no solo responderemos a los temas país sino que, también, podremos producir los indicadores de calidad que la institución necesita. Una universidad pública no puede perderse en esto, debemos orientar nuestro trabajo para pensar los temas país, los indicadores -que efectivamente necesitamos- vendrán por añadidura”.

-Ser mujer en este cargo, ¿lo considera como una presión o una oportunidad?

“Mi elección como decana lo interpreto como una señal de confianza y de apuesta hacia el proyecto de Facultad que he formulado y pienso que la elección que han hecho mis colegas no ha considerado el tema de género. Ahora bien, eso no significa que no existan brechas de género en la Facultad y estoy consciente que deberé trabajar para que eso se revierta, sobre todo pensando en las y los colegas más jóvenes”.

-Como primera autoridad de la Facultad, ¿de qué manera se relacionará con los y las estudiantes?

“Como siempre lo he hecho –he sido coordinadora de carrera y directora de Departamento-, de manera horizontal, franca y directa, siempre abierta a escuchar sus puntos de vista y sus demandas”.

PENSAMIENTO CRÍTICO

-¿Qué lugar ocupa la actividad investigativa dentro de esta unidad académica?

“La gestión que propongo tiene al centro la actividad investigativa en el sentido de proponer ideas, propiciar pensamiento crítico y producir conocimiento nuevo. Esto puede hacerse en distintos formatos y modalidades de escritura; en particular, me preocupa la relación investigación y ejercicio profesional docente, creo que ahí hay un desafío enorme que es de mi interés que la Facultad de Humanidades asuma”.

-¿Qué mensaje le entregaría a las personas que no votaron por usted?

“Encuentro legítimo que haya colegas que no se hayan manifestado por el programa que propuse y trabajaré con cada uno de ellos/ellas sin ningún prejuicio. En todo caso, más me preocupa la enorme cantidad de colegas que, por el hecho de no estar jerarquizados, no son considerados ciudadanos de la Facultad, por lo que no pueden ejercer su derecho a voto. Se trata justamente de las generaciones de académicos más jóvenes, del futuro de la Facultad y me parece muy inquietante que en estas elecciones no hayan podido manifestar su opinión electoral. La universidad tiene una deuda que subsanar en ese sentido; afortunadamente con la nueva ley de Universidades del Estado, se le reconocerá la ciudadanía universitaria a todos y todas los académicos/as de la institución, eso es un muy buen cambio para las futuras decisiones electorales”.

– ¿Cuáles serán los énfasis en su gestión? (Las personas, los equipos de trabajo, las estadísticas….)

“Sin duda, mi prioridad son las y los académicos de la Facultad, apoyarlos para que conformen equipos de trabajo efectivos, para que aprendamos a pensar colectivamente y así podamos tomar las mejores decisiones en vistas de objetivos comunes”.

Pruebe también

Los globos aerostáticos son otra forma de hacer turismo

Tema se abordó en el VIII Foro de Experiencias, Turismo de intereses especiales: Innovación y desafío”, que organizó la carrera de Administración Turística Multilingüe.