Facultad de Ciencias de la Salud celebra 12 años y más

En julio de 2010, la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Playa Ancha realizó su primer Consejo. Allí, la decana Mirta Crovetto Mattassi (actual Prorrectora) expuso un análisis de lo realizado, las proyecciones y desafíos en materia de gestión, docencia, extensión e investigación. En la ocasión, la Dra. Crovetto fue atentamente escuchada por el rector Patricio Sanhueza Vivanco, quien manifestó su apoyo para el desarrollo y prosperidad de esta Facultad hecha para y por los especialistas de la Salud. Hoy, doce años después, Esa naciente unidad académica, que se inició con tres carreras, está consolidada y marca una presencia importante en la región y el país.

Dra. Mirta Crovetto.

-¿De qué modo asumió la responsabilidad de levantar la Facultad de Ciencias de la Salud?
“Fue un tremendo desafío, porque además, las carreras estaban en dos facultades distintas y era un equipo de profesionales muy pequeño, que requería proyectar las carreras dentro de la universidad. Además, se debía dar una sustentabilidad académica, administrativa y jurídica, en concordancia con el Plan de Desarrollo Estratégico Institucional”.

-¿Cómo surgió la necesidad de crear esta nueva facultad? ¿Por qué?
“Fue parte de uno de los procesos de acreditación que, sugirió que las carreras de salud formaran parte de una misma Facultad. Entonces hubo que aunar e integrar las disciplinas. Además, formó parte del proceso de reestructuración que realizó el rector, en el cual se crearon tres nuevas facultades, entre ellas la de Ciencias de la Salud”.

-¿Cuál fue entonces el principal desafío que debió asumir?
“Dar cuerpo a las normativas, reglamentaciones. Es decir, establecer los lineamientos que iban a conducir la creación de la Facultad y su proyección. Posteriormente, vino todo lo relacionado con los concursos, generar el mejoramiento de las prácticas profesionales, que ha sido un tremendo trabajo que a la fecha se ha traducido en más de 100 convenios. Además, comenzamos a observar algunas actividades académicas que eran importante incorporar en el plan de estudios para fortalecerlo en las tres carreras con las que iniciamos nuestra facultad: Kinesiología, Terapia Ocupacional y Nutrición y Dietética”.

-¿Qué rol juega el tema de los laboratorios?
“Son clave, por eso tuvimos que apoyar y orientar su desarrollo, habilitarlos, equiparlos y así lo hicimos. Hoy contamos con más de una decena de laboratorios disciplinares, de muy alto nivel, para lo cual el trabajo de la Dirección General de Infraestructura fue clave, pues nos permitió optimizar los espacios”.

-Son instancias que van más allá del trabajo formativo…
“Así es. Tienen todas las condiciones para desarrollar la labor docente y, además, investigación y atención a la comunidad, tanto interna como externa, y que se relaciona con la misión de la Universidad que es dar respuestas a las necesidades sociales en salud”.

-¿Cuáles han sido los criterios para la creación de Enfermería y Fonoaudiología?
“Cuando se creó la facultad y al mirar los datos y ofertas académicas que había en la región, se pensó en la expansión de la Facultad de Ciencias de la Salud hacia otras carreras, porque siempre ha habido una perspectiva de proyección y de compromiso con las necesidades del entorno. Somos una universidad pública y de región, por lo tanto, estos aspectos siempre están presentes. Fue así que sumamos las carreras de Enfermería, y Fonoaudiología”.

-¿Cuál es es sello de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UPLA, qué marca la diferencia con la oferta académica de otras casas de estudios?
-“Sin duda, que parte de nuestro valor agregado es la cercanía con la realidad social. Es uno de los aspectos clave en el proceso formativo no solo de la Facultad de Ciencias de la Salud, sino de todas las carreras da la universidad. Eso se explica porque nuestros estudiantes viven distintas realidades sociales, que por cierto es la que vive más de la mitad de la población en Chile y eso es algo de lo cual somos partícipes. Entonces, qué mejor forma de contribuir con las políticas públicas orientadas a mejorar la calidad y condiciones de vida de la población, que conociendo esa realidad. Esto lo hacemos no solo a través de la formación misma, sino también a través de las prácticas tempranas, atención en los laboratorios, seminarios de título y las investigaciones que desarrollamos los académicos”.

La reflexión y análisis de los once años que la actual prorrectora, Mirta Crovetto, estuvo al frente de la Facultad de Ciencias de la Salud, continúa y aporta una serie de antecedentes. Entre ellos, destaca, por ejemplo, el compromiso y valioso aporte de un equipo de trabajo, con miradas comunes, y cuyo trabajo fue fundamental. Menciona, por ejemplo al maestro Eduardo Mateluna, Dalila Goudeau Radical,  Leviant Rojas, Rosa Chaparro, Eugenio Cabezas y Elizabeth Dassori, entre otros, además de la organizaciòn estudiantil y equipo administrativo (secretarias y funcionarios), que trabajaron en forma incansable durante todo este tiempo. Junto a ellos, Mirta Crovetto menciona a la profesora Roxana Tapia (actual Secretaria Académica) y a la Dra. Luzmarina Concha, quien desde hace un año se desempeña como decana (s).

NUEVA ETAPA

Considerando lo anterior, no resulta extraño entonces, que la actual conducción de esta unidad académica esté en manos de la Dra. Luzmarina Silva, quien junto a su experiencia, compromiso y conocimiento, tomó la posta de este proyecto, que sigue creciendo y quien contestó las preguntas que vienen en esta entrevista.

-¿Cómo evalúa usted el proceso que ha desarrollado la Facultad de Ciencias de la Salud?
“Ha sido un trabajo intenso, pero muy satisfactorio, porque hemos logrado levantar un una facultad que se ha consolidado con el tiempo, que tiene oferta de carreras de alta demanda. Incluso, siempre tenemos listas de espera”.

-Este interés por las carreras de la Facultad se traducen en cifras?
“Claro que sí. Contamos con casi 80 docentes, gran parte de ellos con grados de magíster o doctorado. Además, sumamos más de mil 400 estudiantes y, nuestro laboratorios son de primer nivel”.

-¿Cómo se relaciona el trabajo formativo con el perfil de los estudiantes que egresan de esta Facultad?
“Lo dice nuestra Misión, que se basa en un compromiso total para formar profesionales competentes, autónomos, críticos, proactivos con capacidad de liderazgo, con valores fundamentados en principios éticos, inclusivos y humanistas, con vocación de servicio público y responsabilidad social”.

-Tanto la ex decana Crovetto como usted, han subrayado el compromiso que la Facultad tiene con el entorno ¿en qué se traduce?
“Buenos, preparamos a los futuros profesionales para contribuir al fomento, promoción, prevención, recuperación de la salud de la población. Lo hemos hecho (y lo seguimos haciendo) a través de las atenciones que hacemos a Playa Ancha, pero también lo haremos en nuestro nuevo barrio, que es Independencia”.

-¿A qué se refiere con ´nuevo barrio´?
“A nuestros nuevos vecinos. Al entorno del edificio Independencia, donde actualmente están nuestras oficinas, salas y algunos laboratorios. Queremos posicionarnos aquí también, tal como lo hemos hecho en Playa Ancha”.

-¿Esta estrategia se relaciona con los nuevos desafíos que asume la Facultad de Salud?
“Así es, porque nuestra Facultad siempre mira hacia delante, se proyecta y busca posicionarse en distintos entornos. Ya hay un proyecto que nos permitiría contar con un nuevo espacio, que corresponde al edificio de Los Padres franceses. Esto nos tiene muy contentos a todos, pues eso nos permite seguir creciendo. Otro desafío importante se relaciona con la creación de programas de postgrados y magísteres, pues creemos en el perfeccionamiento, especialización y actualización de conocimientos. Sin duda, la Facultad de Ciencias de la Salud seguirá creciendo”.

 

 

Pruebe también

Director del HUB Ambiental UPLA expone en comisión de Recursos Hídricos, Desertificación y Sequía del Senado

Su participación junto a autoridades de ESVAL y de la Superintendencia de Servicios Sanitarios de la región se debió a los estudios de análisis de agua potable rural y aguas servidas realizados por la UPLA a principios de este año, que arrojaron presencia de arsénico y coliformes fecales sobre la norma permitida.