Educación en contextos de encierro

“Me cambió la vida, me siento con nuevas capacidades para enfrentar el porvenir”.

La cita pertenece a uno de los diez internos del Complejo Penitenciario Valparaíso que esta semana se titularon como técnicos de nivel superior en Administración Logística. Su declaración nos llena de orgullo y de satisfacción, porque revela que se cumplió el objetivo que la Universidad de Playa Ancha se propuso al iniciar este programa académico  que implementó en la cárcel a través de su Instituto Tecnológico.

Consecuente con su compromiso social y con su preocupación por las personas vulnerables, el objetivo de esta carrera era mejorar las acreditaciones con que cuentan quienes se han visto privados de su libertad, para que al recuperarla o antes de ello, puedan reinsertarse, como ciudadanos  y profesionales capaces de aportar a la sociedad, mejorar su calidad de vida, la de sus familias y la de su entorno.

La educación es un componente esencial para la reinserción exitosa de las personas privadas de libertad, así se ha entendido durante décadas y se ha demostrado en las experiencias internacionales homólogas. La Universidad de Playa Ancha tiene experiencia en ofrecer a los reclusos capacitación laboral en algunos oficios que los preparan para la posterior inserción  laboral. Lo importante en este caso es que, por primera vez en la región de Valparaíso, se les entrega una educación de nivel superior gratuita y de calidad a personas privadas de libertad, lo que les abre horizontes más amplios.

La Universidad de Playa Ancha ha tomado un liderazgo en la materia, ya que lleva años trabajando e investigando en el campo de la educación en contextos de encierro, con profesionales de primer nivel. Nuestro primer convenio con Gendarmería fue el 29 de diciembre de 2014 y mantenemos con dicha institución una excelente relación en la común convicción del valor de la educación para la auto superación y el crecimiento personal a través del  esfuerzo y rigor académico.

El paso dado por los reclusos ha sido gigante, han vencido temores, se han atrevido a estudiar y cumplir con sus sueños y con todas las exigencias que rigen en la Universidad. Se han demostrado sus propias capacidades y talentos, han logrado la admiración y reconocimiento de sus familias, seres queridos y de sus propios entornos. Se han transformado en un orgullo para nuestra Casa de Estudios, la que sigue persistentemente demostrando su vocación social.

Desde esta tribuna me atrevo a enviar un mensaje a los empleadores, empresarios, al mundo público y privado para que abran sus puertas a personas que han sufrido condiciones de encierro pero que se han esforzado por salir adelante y han demostrado esfuerzo y sacrificio para obtener sus títulos y, con ello, reinsertarse en la sociedad. Será muy bueno darles esa oportunidad.

En mayo pasado, el Consejo de Rectores (CRUCH) firmó un convenio de colaboración con el Ministerio de Justicia, Gendarmería y las propias Universidades, comprometiéndonos a desarrollar actividades que faciliten la reinserción de personas que hayan cumplido condena o que se encuentren cumpliéndolas. Esperamos entonces, que estos diez graduados sean los primeros de muchos que en el futuro se incorporen a los estudios superiores a lo largo de todo el país.

 

Patricio Sanhueza Vivanco
Rector Universidad de Playa Ancha

Fuente: Columna publicada en El Mercurio de Valparaíso, sábado 4 de diciembre de 2021 (enlace para suscriptores).

Pruebe también

Dirección de Equidad y Género cierra año académico con curso sobre género e inclusión

Actividad se inició el 18 de este mes y continúa el 20 y 21. Participación será certificada por las universidades del CRUV.