El espectro autista: un desafío de integración universitaria

“Neurodiversidad en el espectro autista y apoyos naturales en el aula universitaria”, fue el título de la capacitación organizada por la Comisión de Inclusión del Consejo De Rectores de Valparaíso (CRUV), dictada por Vanessa Kreisel Vera, fonoaudióloga y experta en trastornos del espectro autista y comunicación, y que contó con la participación de estudiantes de la Universidad de Playa Ancha y la Universidad Técnica Federico Santa María.

En la iniciativa, se explicó que en principio los Trastornos del Espectro Autista (TEA) fueron asociados a conductas propias de la esquizofrenia, pero los estudios de Leo Kanner y de Hans Asperger obtuvieron comportamientos distintos entre niños que supuestamente tenían la misma condición. Posteriormente, se descubrió que esta diferencia estaba dada por los distintos niveles o grados dentro del autismo, es por ello que la denominación “Síndrome de Asperger” quedó obsoleta, pues hace referencia a la misma persona autista, solo que en un grado de menor apoyo.

Kreisel expuso que existen tres grados: en el nivel 1, las personas requieren de un apoyo menor; en el nivel 2, necesitan un apoyo sustancial, pues tienen un déficit comunicacional, tanto verbal como no verbal; y en el nivel 3, requieren de mucho apoyo, ya que aparte de un déficit comunicacional, muestran una limitada interacción social.

Su origen se explica mediante múltiples factores, desde teorías genéticas, neurobiológicas y psicológicas, “estableciendo que los síntomas de este trastorno surgen como resultado de alteraciones generalizadas en el desarrollo de diversas funciones del sistema nervioso central”, explicó Kreisel. Por otra parte, descartó algunas teorías sobre los efectos de las vacunas y el consumo de metales pesados por parte de las embarazadas como causales de este trastorno, pues no hay evidencia científica que lo compruebe.

La neurodiversidad es un concepto que se aplica en el autismo para explicar que cada persona no es igual a la otra, es decir, posee su propia identidad dentro del TEA. Es distinta por sus percepciones sensoriales, necesidades de apoyo y diferencias cognitivas. Su cerebro procesa la información de otra manera, por ejemplo, al pensar con imágenes.

Algunas de las ventajas que podemos destacar de las personas con espectro autista, es ser ordenadas, sinceras y tener buen procesamiento visual de información; aunque también existen desafíos que superar, tales como: las habilidades de comprensión e interpretación, la capacidad de imaginación y su rigidez en opiniones, como también las relaciones sociales.

En este sentido, el desafío universitario para una persona autista puede llegar a ser a lo menos incómodo, pues en el caso de vivir solo o con extraños, hacer nuevos amigos y socializar, aumenta la ansiedad y la vulnerabilidad de la persona. Es por esto que actualmente las universidades cuentan con Programas de Inclusión, pero además, es necesario tener apoyos naturales, es decir, personas que sin ser especialistas posean conocimientos suficientes para lograr una verdadera integración al interior de las instituciones de educación superior.

 

Pruebe también

Dirección de Equidad y Género cierra año académico con curso sobre género e inclusión

Actividad se inició el 18 de este mes y continúa el 20 y 21. Participación será certificada por las universidades del CRUV.