Análisis territorial del Aconcagua. Segunda parte: Debilidades

“En el análisis FODA hay dos componentes que lo integran, la situación interna (fortalezas y debilidades) y la externa (oportunidades y amenazas), en este sentido para seguir un orden del barrido territorial del Aconcagua corresponde en esta oportunidad identificar y explicar, sucintamente, algunas debilidades del valle.

Varias de las falencias aconcagüinas se relacionan con el ámbito administrativo territorial y, en este sentido, queda en evidencia que, de las comunas que integran esta morfología regional, no están presentes los cuatro instrumentos rectores del territorio (Plan Regulador comunal, Plan de Desarrollo, Plan de Desarrollo Turístico y el Plan de Desarrollo Cultural) o si lo están no se encuentran en muchos casos actualizados. Por ende, no responden a la realidad actual, lo que se asienta en el dinamismo de las variables propias del área en la cual se hallan insertos estos instrumentos de planificación y gestión, hecho que en sí puede llevar a desaciertos en las decisiones de los municipios y, a la vez, no cumplir con la ordenanza legal que rige para las corporaciones edilicias.

Por otra parte, la dependencia basal de la socioeconomía del Aconcagua ha estado y está asentada en la producción primaria de la agricultura, lo que ocasiona una dependencia de innumerables inestabilidades que han afectado y afectan a este sector vital para el acontecer local. Lo indicado se refleja en el plano natural con el cambiable clima y agotamiento del suelo, por ejemplo. Mientras que, en el contexto antrópico con las alternancias como la demanda de productos de la tierra, dificultades de envío a diversos mercados, actualización de la tecnología asociada, falta de infraestructura para el procesamiento del recurso y la generación de producción con mayor valor económico, despoblamiento del sector rural por la falta de oportunidades en dicho entorno. En síntesis, este aspecto de fragilidad devela que seguir aguzándose impactará e irradiará negativamente a muchas comunas del Aconcagua.

Paralelo a lo indicado, asoma desde hace varios años una consecuencia infausta y que es el caudal cada vez más debilitado del río, situación que  pone en un serio grado de vulnerabilidad la disposición para el consumo del vital elemento acuoso, que de reducirse por el retroceso de los glaciares, la inconstante caída de precipitaciones, sequía climática y agrícola  u otros aspectos antrópicos como el hurto del líquido, complican seriamente la supervivencia de personas y la biogeografía, lo cual para este ámbito se nota como la desertificación y desertización marca su estéril presencia en las cumbres y laderas aun en las de umbría, que teóricamente tienen mayor disponibilidad de humedad atmosférica. Añádase la disminución del volumen de los acuíferos, los cuales en su gran mayoría son recargados por aguas juveniles (propias de la precipitación anual y de la escorrentía de los cursos de agua), que aumentan el radio de acción territorial de esta escasez y, a este respecto un ejemplo, que no merece tanta explicación tal cual  es la dramática situación de la provincia de Petorca, en la que tuvo que intervenir el Poder Judicial y garantizar un aprovisionamiento obligatorio de 100 litros de agua por persona.

En síntesis, lo enunciado y otros problemas son una tarea prioritaria para las nuevas autoridades a elegirse próximamente, y para lo cual su visión del Valle del Aconcagua debiese ser integral e incorporar para esos efectos los actores relevantes de distintos saberes, para que con una estrategia efectiva promueva una pronta gestión en pro de la reducción del riesgo”.

***Gastón Gaete Coddou,  geógrafo y académico de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas, Universidad de Playa Ancha.

Columna de opinión publicada en diario El Trabajo de San Felipe, el miércoles  7 de abril de 2021.

Pruebe también

Psicóloga Fiona Saldívar: “Las familias lo estamos haciendo lo mejor posible”

Ahora corresponde un apoyo desde fuera para compensar las desigualdades sociales desnudadas por la pandemia, afirmó la académica UPLA en Radio X.