Comisión de Infraestructura Universitaria AUR participó en congreso internacional

El pasado 20 de febrero se llevó a cabo el Tercer Congreso Internacional sobre los Objetivos del Milenio propuestos por la ONU, actividad donde se abordó en particular el objetivo número 9, relacionado con la industria, la innovación y la infraestructura. En ese marco, la Escuela de Postgrados en Educación Integral de la ciudad de Puebla, México, invitó al Dr. Marco Antonio Muñoz, académico de la Universidad de Playa Ancha, a exponer sobre los cambios y desafíos que enfrenta la infraestructura universitaria producto de la pandemia de covid-19, en su calidad de coordinador de la Comisión de Arquitectura, Desarrollo Urbano e Infraestructura de la Agrupación de las Universidades Regionales de Chile (AUR).

El académico realizó una síntesis de la situación en las universidades regionales chilenas, haciendo hincapié en la gran tarea que significa para los planteles preparar el retorno a las actividades presenciales en el contexto de una emergencia sanitaria que se proyecta en un futuro indefinido. Tales actividades deberán necesariamente realizarse con una fuerte adecuación del espacio universitario marcado por una nueva densidad ocupacional, en la cual la óptima habitabilidad debe asegurar el distanciamiento físico, resguardar la salud de estudiantes, funcionarios y académicos, garantizando ante todo la adecuada operatividad de las instituciones.

“No podemos situar la discusión en el ‘cuándo’ alcanzar el necesario retorno, sin hacernos cargo de ‘cómo’ abordar los desafíos que reviste esta pandemia; esto es, identificar alcances vinculados al costo que esto significa, recursos y espacios para nuevas formas de aprender, y a los impactos en la formación, no tan solo de estudiantes universitarios, sino de todos los niveles. Es imperativo, en un trabajo coordinado, con la participación de todos los actores involucrados, buscar soluciones y descifrar además cuáles van a ser los nuevos modelos educativos post covid-19”, dijo el representante de AUR. Fue enfático, además, al señalar que la infraestructura educativa será determinante en los resultados esperados de la formación técnica y profesional que ofrecen las universidades. En tal sentido, las instituciones de educación superior no pueden quedar al margen de la discusión necesaria que se debe dar en el actual contexto y, así, opinar respecto a los cambios a implementar y las nuevas formas de convivir y de hacer educación superior.

En la ocasión, el doctor Muñoz presentó a los asistentes el documento elaborado por la comisión que reúne a especialistas de las 22 universidades regionales y que fue presentado al pleno de rectores en agosto de 2020.  Brevemente, expuso el diagnóstico de la situación, las reflexiones y propuestas para abordar y hacer frente al actual escenario educativo-sanitario.

Entre las sugerencias planteadas en cuanto a la operación en el corto y mediano plazo, sostuvo que, será imperativo evaluar los recursos disponibles, replantear la organización funcional de los espacios, reasignando usos y locaciones, trabajar en un nuevo orden, llevar a cabo las adecuaciones e instalaciones correspondientes y proveer implementación y equipamiento necesarios. Señaló que, para las instituciones chilenas, como las mexicanas y de toda Latinoamérica este es un reto multifacético de repensar los quehaceres universitarios, identificar los elementos de continuidad y cambio y, también asumir los costos financieros que esto implica, los que no pueden ser obviados por los respectivos estados y gobiernos.

De esto se derivan cambios en la gestión institucional, que ponen en evidencia la necesidad de contar con un nuevo marco regulatorio y también formas de financiamiento adecuadas. En esto, los organismos públicos responsables de la planificación y desarrollo de las ciudades, regiones y países deben reconocer el aporte que las instituciones de educación superior ponen a disposición de la sociedad y sus procesos de desarrollo.

Concluyó recordando que, según muchos científicos, el mejoramiento de la calidad y de la esperanza de vida de la población mundial se ha basado tanto en los aportes de la medicina como de la arquitectura.  Por esto es imperativo, a nivel país, definir y materializar nuevos estándares de habitabilidad, higiene y seguridad. “El problema no se acaba con la vacuna del covid-19, tenemos que cambiar nuestras costumbres y pensar en nuevos ambientes educativos”, puntualizó el arquitecto Marco A. Muñoz.

El encuentro internacional también contó con la participación de la doctora Lucía del Carmen Bustos Aguilera, directora general de la Escuela de Postgrados en Educación Integral de Puebla, junto a académicos y profesionales de diversas universidades mexicanas y chilenas que aportaron preguntas y reflexiones sobre este trascendental tema.

 

Fuente: Comunicaciones AUR, publicada en su sitio web el 23 febrero 2021.

 

Pruebe también

Psicóloga Fiona Saldívar: “Las familias lo estamos haciendo lo mejor posible”

Ahora corresponde un apoyo desde fuera para compensar las desigualdades sociales desnudadas por la pandemia, afirmó la académica UPLA en Radio X.