Una miniserie nos sumergirá en el mar… virtualmente

“Y ese mar que tranquilo te baña / Te promete un futuro esplendor…”

Los versos del himno nacional destacan la importancia del océano para Chile. Pero hablan de una promesa que parece nunca concretarse ya que, para la gran mayoría de los chilenos, el mar sigue siendo un escenario esencialmente desconocido. Para ayudar a romper este desconocimiento, llega la miniserie documental “Cultura Oceánica en 360º”, una de las 37 iniciativas que recientemente ganaron el primer Concurso Nacional de Proyectos Ciencia Pública, del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

Cada uno de sus siete capítulos será un “diálogo horizontal con el público”, como lo llama la periodista científica Bernardita Skinner Huerta, académica de Periodismo (Facultad de Ciencias sociales) en la Universidad de Playa Ancha y parte del equipo de académicos y profesionales que postularon con éxito el proyecto. Es también magíster en Arte, mención Patrimonio (UPLA) y lleva más de 10 años ejecutando fondos concursables en el área de la cultura y de la divulgación científica. Desde 2016 participa en series documentales para televisión y otros formatos, como investigadora y productora periodística.

– En este proyecto específico, ¿cuál es su rol?
– Por un lado, soy la guionista y encargada de producción periodística, lo que implica preentrevistas e investigación de contenidos, locaciones, personajes, etcétera. Esa tarea ya la empezamos en el marco de la postulación, donde hubo que presentar resúmenes del guion y una maqueta. Por otro lado, estoy a cargo de Vinculación y Redes. En esta tarea va a colaborar con nosotros una exestudiante, la periodista Alejandra Espinoza Olavarría, quien fue parte de otro de mis proyectos, haciendo videos junto a otras de sus compañeras para la Sala Antártica del Museo Marítimo Nacional.

– ¿Y cómo llega a formar parte de un equipo con académicos de otra universidad y otras disciplinas?
– La directora del proyecto es la bióloga marina Pilar Muñoz Muga, académica de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, que además tuvo la idea de postular. Con ella venimos trabajando temas de divulgación relacionados al patrimonio oceánico desde hace algunos años y recientemente fuimos parte del V Seminario de Patrimonio Oceánico Natural, que organizó el Centro Interdisciplinario de Estudios Oceánicos de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Valparaíso. Las dos somos miembros de ese centro, ella desde la Universidad de Valparaíso y yo como académica de la Universidad de Playa Ancha. Es una instancia de colaboración interinstitucional.

– ¿Cómo podemos interpretar que la iniciativa haya sido elegida en el concurso nacional?
– Se trata de la primera versión de este concurso, al que se presentaron cientos de proyectos (creo que como 400) y solo se premió a 37. En nuestra categoría, Productos de Divulgación, se seleccionaron 18 a nivel nacional. Su importancia es que el nuevo Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Conocimiento, que entró en funciones el año pasado, haya creado este concurso para promover la socialización del conocimiento y facilitar el diálogo entre diferentes actores de la ciencia y la tecnología con la ciudadanía y sus intereses, que es justamente lo que buscamos con este proyecto: una apropiación social de los principios de la cultura oceánica,  una concientización en las temáticas y relevancia del océano para nuestra existencia y bienestar.

– Hablemos del proyecto mismo… ¿En qué consiste?
– “Cultura Oceánica en 360º” es una miniserie documental inmersiva, que en siete capítulos tiene por objetivo promover la apropiación social de cada uno de los principios de la Cultura Oceánica de la UNESCO. Lo que se busca es generar un diálogo horizontal con el público. Ahondará el rol de la ciencia nacional para generar conocimientos y promover la Cultura Oceánica, entendiendo el rol estratégico del océano para preservar la humanidad. Cada capítulo se planteó como un espacio de diálogo por medio de la interacción entre un personaje principal, promotor de un principio mediante su quehacer, con la propia audiencia compuesta por personas mayores de 14 años, quienes podrán interactuar dentro del relato audiovisual. Los personajes pertenecen a la sociedad civil y están ligados al mar, como biólogos, pescadores, exploradores, paleontólogos, buzos, artistas y otros.

– ¿Qué significa que sea “inmersiva”?
– La miniserie está pensada como una experiencia inmersiva porque pretendemos mostrar los territorios en 360 grados y también utilizando imágenes 2D, a veces con música o simplemente con los sonidos ambientales, más las entrevistas a personajes representativos de la identidad oceánica. Tendremos tomas submarinas y aéreas y una versión interactiva en que el usuario pueda pinchar “hotspots” dentro del entorno y desplegar más información. La principal idea es mostrar la serie en terreno, por medio de monitores, lo que originalmente se hubiera hecho usando unos cascos que se llaman VR headsets, pero la pandemia nos abrió una nueva oportunidad y hubo que innovar, así que el contenido será compatible tanto para cascos como para otros dispositivos de acceso como computadores y celulares. De estos contenidos inmersivos se encarga Almágico VR, cuyo director es el ingeniero comercial Cristóbal Almagia.

– ¿Cómo se haría eso de “mostrar la serie en terreno”?
– Ya hay definidos varios espacios, como las dependencias del Museo Marítimo Nacional, en Playa Ancha; la misma Facultad de Ciencias del Mar, emplazada en el edificio Montemar de la Universidad de Valparaíso, en Reñaca; ferias y otras actividades asociadas al aire libre, que involucran incluso limpieza de playas. Esto último, porque los monitores pertenecen principalmente a Ecomar, una organización de estudiantes por la conservación marina vinculada a Montemar. De todas maneras, la serie tendrá su propio minisitio alojado en la web de la Universidad de Valparaíso.
”Me gustaría aprovechar para destacar que contamos con el apoyo de diferentes instituciones que se comprometieron a colaborar en la difusión de diferentes formas: el Museo Marítimo Nacional, la Asociación Chilena de Periodistas y Profesionales para la Comunicación de la Ciencia (ACHIPEC), la Fundación de Ciencia y Divulgación en Ecología Marina y Dulceacuícola (CIDEMAR), el Centro Interdisciplinario de Estudios Oceánicos (CIDEO) y la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Reñaca (CODAR).”

– ¿Qué podemos decir de la importancia de este proyecto desde su especialidad, el periodismo científico?
– Respecto al periodismo científico y la divulgación científica (que no son lo mismo), es importante que la opinión pública conozca cuáles son los efectos sociales de la investigación oceánica, así como todos esos temas importantes relacionados con el mar. El océano es fuente de alimento, energía, minerales y mucho más: fuente de inspiración. Regula el clima de la Tierra, alberga la mayor diversidad de vida y ecosistemas y proporciona servicios económicos, sociales. Por eso, conocer y entender la influencia que ejerce el océano sobre nosotros y la influencia que ejercemos nosotros sobre el océano es fundamental para vivir y actuar de manera sostenible. Desde el periodismo científico y la divulgación, lo que se busca es justamente promover la socialización del conocimiento contribuyendo a la apropiación social de la ciencia, la tecnología, el conocimiento y la innovación, junto a la construcción de una imagen pública de éstas. Este proyecto va en línea con todo eso, ya que busca generar un diálogo con el público, generar conductas positivas hacia el océano, concientización y apropiación del conocimiento generado en torno a él.

– Parece que el océano será el gran protagonista de la miniserie…
– En el caso de Chile, la relación con el mar ha influenciado todo nuestro proceso de desarrollo histórico. En lo social, político, económico, en todo. Pero todavía hay gente que se refiere al país como “una larga y estrecha franja de tierra” y no, no somos eso. Somos un largo y ancho pedazo de mar y tierra, y hace mucha falta una educación y concientización en temas marítimos.

 

 

Pruebe también

Renato Cárdenas Álvarez: “El desarrollo debe proyectarse siempre desde las identidades de los pueblos”

Ganador del Premio Margot Loyola 2020 estudió en la Universidad de Playa Ancha cuando aún era la Universidad de Chile, sede Valparaíso, y nos cuenta sobre aquellos años y las personas que alimentaban la vida cultural y política entonces.