Proyecto busca detectar y estimular habilidades matemáticas en preescolares

Mientras más temprano, mejor. Como en muchas otras capacidades y talentos, está comprobado que el desarrollo de habilidades matemáticas sigue ese paradigma. Por ello, una investigación de la Universidad de Playa Ancha busca identificar qué tipo de funciones a nivel cognitivo y mental se asocian con el desarrollo temprano de esas capacidades en niños en edad preescolar.

“El funcionamiento ejecutivo, es decir, habilidades mentales para formular metas, planificar objetivos, etc., está probado que es un predictor del éxito escolar”, explica Francisca Bernal, doctora en Psicología y académica de la Facultad de Ciencias de Educación de la UPLA, quien está a cargo del proyecto.

“Investigaciones previas muestran que las competencias matemáticas (que varían en complejidad, desde contar hasta ser capaz de comparar, clasificar y seriar) surgen a muy temprana edad y la idea es identificar cuáles son las habilidades cognitivas que están en la base de eso”, agrega.

El estudio, que cuenta con apoyo de Fondecyt y dura dos años, evaluará a 216 preescolares de la Región de Valparaíso, de ambos sexos —“mucho estudio plantea que los niños tienden a tener mejores resultados en matemáticas que las niñas”, dice Bernal— y de diferentes tipos de establecimientos educacionales, tanto públicos como privados y subvencionados.

A través de una serie de pruebas e instrumentos de medición, Bernal evaluará a los menores distribuidos en 12 grupos iguales. Esto incluye, por ejemplo, evaluación de su memoria de trabajo, tareas de números invertidos (que el niño repita una serie de número al revés) y pruebas de laberintos en que deben cometer la menor cantidad de errores para salir. Debido a la pandemia, estas evaluaciones, que se requiere sean presenciales, fueron pospuestas hasta el segundo semestre de 2021.

Con los resultados de estos análisis, la idea es aportar información específica a los educadoras para que puedan planificar estrategias e integrarlas en sus métodos de enseñanza, en función de las demandas cognitivas que requiere cada niño. En investigaciones previas, Bernal ha identificado, por ejemplo, que el juego, mediante acertijos, adivinanzas o el cachipún, ayuda a estimular funciones ejecutivas en los niños. “No es solo trabajar y estimular actividades matemáticas propiamente tales, como contar o retener números”, precisa.

La especialista espera contribuir con esto a mejorar las competencias matemáticas, un área en la que hay una importante prevalencia de dificultades. “Históricamente, los estudiantes presentan menores puntajes en estas pruebas y tienen más dificultades. Entonces resulta importante potenciar habilidades para comprender, evaluar y usar las matemáticas en distintas situaciones”.

Fuente: El Mercurio, lunes 16 de noviembre de 2020 (acceso para suscriptores).

 

Pruebe también

Académicos de la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía publicaron en revista científica de Humanidades y Ciencias Sociales

Se trata de Alessandro Monteverde, decano de la Facultad de Humanidades y los docentes Aldo Meneses y Juan Galea, quienes abordaron la relación entre el Estado chileno y Rapa Nui.