Nelson Llanos Sierra: “Sería tremendamente equivocado que América Latina espere algo de Estados Unidos”

Nelson LLanos, académico.

Con una elección marcada por la pandemia, la incertidumbre, los votos anticipados y la marginalidad de ciertos grupos, como los afroamericanos y los inmigrantes latinos, se realiza el conteo de los comicios en Estados Unidos, cuyo análisis desarrolla el profesor Nelson Llanos Sierra, especialista en historia mundial contemporánea y relaciones internacionales. Se trata del docente de la carrera de Pedagogía en Historia de la Facultad de Humanidades y Periodismo, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), quien asegura que América Latina no tiene mucho que esperar del resultado de las elecciones, pues Mandatarios de ambos partidos han realizado intervenciones directas e indirectas en la región, y desde el fin de la guerra fría, este rincón del mundo no parece prioritario para Washington.

Nelson Llanos Sierra, quien además es director del Centro de Estudios Hemisféricos y Polares, Viña del Mar, califica, además, como una “estrategia esperable” por parte de Donald Trump y sus asesores tratar de elaborar un cuestionable relato en el que, si llegase a perder, no será debido a una victoria legítima de su adversario, sino a un fraude. De tal modo, Trump no quedaría como un “derrotado”, sino como la víctima de un robo electoral.

-¿Cuál es la principal característica que ha marcado las elecciones en Estados Unidos?

“Además de los factores tradicionales, como la inmigración y la economía, estos comicios han estado marcados por temas contingentes de enorme importancia para la sociedad norteamericana, y por que no, también para el resto del mundo. Entre ellos, es posible identificar la pandemia del coronavirus, que ha contagiado a casi 10 millones de personas y ha acabado con la vida de alrededor de 250 mil personas en Estados Unidos. La administración de (Donald) Trump ha sido fuertemente cuestionada por el manejo del gobierno durante la crisis sanitaria y se cree que ello podría incidir en las votaciones. Un segundo tema que ha caracterizado estas elecciones es la situación de marginalidad o injusticia que viven importantes grupos de la población en el país del norte, entre ellos los afroamericanos y los inmigrantes latinos. Aunque las demandas de igualdad y justicia por parte de los afrodescendientes son centenarias, en el último tiempo se han hecho más palpables, y mediáticas, a través de casos como los de George Floyd y Breonna Taylor, entre otros. Justamente, estos y otros casos han enarbolado la consigna “Black Lives Matter”, la que –a través de las redes sociales y los medios de comunicación- se transformó en un reclamo mundial”.

-Mencionó el fenómeno de la inmigración como un factor a considerar en estas elecciones…

“Sí, la inmigración de indocumentados, principalmente latinos, también ha causado revuelo durante la campaña electoral, y durante todo el gobierno de Trump. La promesa del presidente, de construir un muro en la frontera mexicana, las miles de personas en los centros de detención de inmigrantes, y la consecuente separación de estas familias, fue denunciada por sus opositores, acusándolo incluso de violar los derechos humanos. Los demócratas, durante la campaña de Joe Biden, han sabido sacar partido a esta situación”.

FACTOR TRUMP

-El triunfalismo de Donald Trump le jugó una mala pasada…

“Es un factor que pasará a la historia en relación con esta elección presidencial es el propio Donald Trump. Su triunfalismo inicial, se estrelló con resultados preliminares muy estrechos, y con una tendencia que favorece a Biden. Esta situación, lo ha llevado a emitir acusaciones de fraude y a amenazar con no reconocer los resultados electorales, cuestión que, además de tensionar aun más el proceso, ha puesto en tela de juicio al propio sistema electoral de los Estados Unidos, para muchos, ya obsoleto. Se ha llegado al absurdo de que mientras un grupo intenta detener el conteo de votos, el otro exige “que se cuenten todos”. Los opositores a Trump lo acusan incluso de poner en riesgo la democracia norteamericana”.

-Más allá de los estados clave ¿Qué cree que definirá (o definió) esta elección?

“Creo que los estadounidenses no están votando por un proyecto político concreto. En general, pareciera que quienes apoyan a (Joe) Biden no lo hacen necesariamente por compartir una visión de país, sino simplemente para evitar que Trump continúe en la Casa Blanca. Aunque el presidente tiene bastante apoyo en los sectores conservadores y en el “Estados Unidos profundo”, también es cierto que posee un rechazo importante al interior del país y en el extranjero. La propia figura de Trump, entendida por muchos como un factor de división, es entonces el elemento principal que parece estar definiendo estas elecciones. Ello podría estar relacionado con la altísima participación de la ciudadanía, la más alta en la historia electoral del país del norte. Sin lugar a dudas, estos comicios serán recordados por la tremenda incertidumbre que han generado, por la polarización de los ciudadanos norteamericanos, la violencia callejera, y también por el intento de Trump de construir un relato victorioso, ante un eventual fracaso”.

POLARIZACIÓN

-¿Por qué la disputa ha sido tan estrecha?¿Qué es lo que realmente está en juego? (una forma de ver la sociedad, los valores, políticas migratorias, etc.)

“Creo que la percepción de una disputa “estrecha” tiene que ver con la propia naturaleza del sistema electoral norteamericano, y sobre todo, con la polarización del país. Por una parte, cabe hacer hincapié en que el sistema electoral de Estados Unidos tiende a generar competencias que parecen “estrechas”, pero que muchas veces no lo son tanto si se considera el universo total de votos. En estos momentos, Joe Biden es ya el candidato presidencial más votado en la historia, pero, eso no asegura su llegada a la Casa Blanca. Sin ir más lejos, el propio Trump se convirtió en presidente teniendo menos votos que su opositora en ese momento, Hillary Clinton. Por otro lado, esta elección pareciera estar poniendo en juego algunos valores esenciales de Estados Unidos, como la libertad y la democracia, y también otros elementos, como el prestigio internacional del país. En tal sentido, la figura de Trump ha extremado las posiciones políticas lo que también podría contribuir a que la elección sea tan estrecha. Mientras para algunos Trump ha avergonzado al país en la esfera mundial, para otros representa a un héroe –con tintes nacionalistas y populistas- que hará resurgir a Estados Unidos”.

-¿Cuál es el impacto mundial que tienen estas elecciones? (en lo económico, en el ámbito de las alianzas políticas, etc.).

“Los mercados internacionales se han mostrado bastante inquietos con las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Digo “mercados” como eufemismo para referirme fundamentalmente a los economistas y a quienes dominan el mundo bursátil, y que parecen ser personas bastante nerviosas e influenciables. Un triunfo de Trump, probablemente generará resultados positivos y estabilidad, pues es la continuación de lo que ya se conoce: una economía con tendencia proteccionista y competitiva frente a China: la famosa guerra comercial con el gigante asiático. Biden, por otra parte, representa el cambio, cuestión que muchos traducen como “incertidumbre”, y se espera de él un énfasis en el gasto social, similar a lo que intentó Obama durante su mandato”.

-¿Cómo visualiza un eventual segundo mandato de Donald Trump?

“Podría colaborar a contener el crecimiento chino, lo que para el caso de Chile podría no ser tan bueno, pues podría verse afectada la venta de cobre a la potencia asiática (uno de nuestros principales compradores). Asimismo, y en cuanto a lo estratégico, un triunfo de Trump podría alejarlo aún más de Europa y América Latina, aunque sin llegar a generar un escenario de aislacionismo. Cabe recordar que pese a su retórica agresiva, Trump se ha mostrado bastante reacio a aventurarse en intervenciones militares en el extranjero. Muchos auguraron una invasión a Venezuela y una guerra con Corea del Norte, pero nada de aquello ocurrió?

-¿Cuál cree que será el desafío de Joe Biden?

“Levantar la economía estadounidense sin recurrir a “guerras comerciales” como las de Trump, alejándose de medidas proteccionistas. No le será fácil, pues probablemente deberá enfrentar una gran presión por parte de los poderosos sindicatos norteamericanos. Algo más o menos evidente, será el mejoramiento de las relaciones con Europa occidental y América Latina, y el avance –al menos simbólico- en los asuntos de género, minorías étnicas, y derechos de la mujer. Sobre estos últimos puntos, es destacable el rol que ha jugado su compañera de fórmula Kamala Harris, hija de padre jamaicano y madre india, y quien podría ser la primera mujer en ocupar la vicepresidencia de los Estados Unidos”.

-(Suponiendo que gana Joe Biden) ¿Cómo queda el partido Republicano después de estas elecciones?

“Es probable que el partido republicano se aleje del extremo que Trump parece representar. Podría volver, de este modo, a su vertiente más tradicional, y sobre todo religiosa, que para Trump ha sido más bien secundaria. Al respecto cabe recordar, que el actual presidente de los Estados Unidos no era muy popular en los sectores más tradicionales del partido republicano. Constituía más bien un outsider, una figura que se popularizó a través de los medios de comunicación y redes sociales, y que –en un principio- no tenía mayor influencia, ni grandes aliados, al interior del partido. Es innegable que una posible derrota de Trump será interpretada como un gran golpe para el mundo republicano, pues hace 28 años que no pierden la elección por un segundo periodo presidencial. Este escenario podría hacer reconocer a muchos que Trump nunca fue el candidato más representativo de los valores y la tradición de los republicanos”.

-¿Qué reflexión hace sobre la impugnación de los votos en algunos estados por parte de Donald Trump?

“Creo que es una estrategia esperable por parte de Trump y sus asesores. No es imaginable un Trump aceptando de buenas a primeras una eventual derrota. Parece evidente que está tratando de elaborar un cuestionable relato en el que, si llegase a perder, no será debido a una victoria legítima de su adversario, sino a un fraude. De tal modo, Trump no quedaría como un “derrotado”, sino como la víctima de un robo electoral. La imagen que ha proyectado de sí mismo es la de un hombre exitoso, triunfador, y por lo tanto, parece preferible establecer la idea del fraude electoral antes que aceptar su condición de perdedor, o de “sore loser” como ya lo ha calificado cierto sector de la prensa norteamericana”.

VOTO LATINO

-De acuerdo a las estadísticas, En EE. UU hay 60 millones de hispanos, lo que los convierte en la minoría más grande del país y equivalente al 18 por ciento de la población. Considerando estas cifras ¿qué candidato favorece más a este sector y por qué?

“Sería un error considerar a los hispanos como un grupo cohesionado. Su cultura y origen étnico, evidentemente, no define su postura política. De lo contrario, no existiría “Latinos for Trump” y tampoco el actual presidente habría ganado en Florida, donde el voto de los hispanos es decisivo. Se entiende que, mientras cubanos y venezolanos podrían inclinarse por Trump, los mexicanos y algunos otros grupos serían más cercanos a Biden. Teniendo aquello en cuenta, no es tan fácil –ni práctico- intentar establecer qué candidato beneficiará más a la población latina. Algunos se sentirán más protegidos, apoyados e interpretados por Trump y otros, por Biden”

-¿Qué debería esperar América Latina del nuevo Presidente de Estados Unidos? (En el caso de Biden y en el caso de Trump?

“Creo que sería tremendamente equivocado que América Latina espere algo de Estados Unidos, especialmente considerando que ni siquiera los norteamericanos esperan mucho de su gobierno. Existe una percepción de que los demócratas son mas cercanos o amigables con América Latina, pero aquello no tiene tanto asidero histórico. Rara vez las buenas intenciones se han traducido en acciones concretas y, tanto las administraciones republicanas como las demócratas han contribuido a la expansión y consolidación del imperialismo estadounidense en la región. Mandatarios de ambos partidos han realizado intervenciones directas e indirectas en la región, y desde el fin de la guerra fría, este rincón del mundo no parece prioritario para Washington. No creo que vuelva a serlo, ni con Trump ni con Biden”.

Pruebe también

Renato Cárdenas Álvarez: “El desarrollo debe proyectarse siempre desde las identidades de los pueblos”

Ganador del Premio Margot Loyola 2020 estudió en la Universidad de Playa Ancha cuando aún era la Universidad de Chile, sede Valparaíso, y nos cuenta sobre aquellos años y las personas que alimentaban la vida cultural y política entonces.