Académico UPLA advierte problemas metodológicos en proceso electoral

Ignacio Rojas, académico.

La capacidad económica no es el único factor que explicaría las razones del rechazo a la nueva Constitución que registraron las comunas cercanas a Valparaíso, donde se alcanzó más del 30 por ciento. El factor educativo-cultural y las desigualdades territoriales son, sin duda, variables que es necesario considerar.

Así lo plantea el académico del Departamento Disciplinario de Historia de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), Ignacio Rojas Rubio, quien otorga una significativa importancia a las  cifras del rechazo pues, desde su punto de vista, entregan información que es relevante y que no se ha considerado.

Desde un punto de vista político y territorial, advierte que es interesante cómo las tendencias, concentración y localización del voto, en cualquiera de las dos opciones (apruebo o rechazo), permite realizar diferentes tipos de análisis, especialmente de carácter generalista o totalizador. Ello, al buscar patrones de regularidad que permitan explicar los resultados obtenidos en el proceso eleccionario. En este sentido, asegura que muy pocas veces se hace referencia al porcentaje de votos que fueron parte de la opción “perdedora”. Por ejemplo, en la Región de Valparaíso destaca el alto porcentaje obtenido por la opción apruebo en la comuna de Petorca (sobre el 90%), cuyo resultado se ha asociado al proceso de lucha que han llevado las comunidades de este sector por el acceso al agua, ante la concentración de ésta por parte de las grandes empresas agrícolas.

Si este análisis lo llevamos al área metropolitana de Valparaíso, se puede observar cómo los resultados son dispares en las comunas que conforman esta región urbana. Menciona que, considerando Valparaíso, Quilpué, Villa Alemana, Concón, Viña del Mar y Casablanca, tan solo la primera obtuvo un porcentaje mayor al 80% de la opción apruebo. El caso de Concón, esta opción alcanzó un 64,69%, colocándola como una de las comunas con los más bajos porcentajes, junto a Santo Domingo Algarrobo y Zapallar, en la Región de Valparaíso, cuyos resultados se concentraron entre el 60-70% (por el apruebo). Las comunas de Quilpué, Villa Alemana, Viña del Mar y Casablanca obtuvieron resultados que rondaron entre el 70-80%.

“Territorialmente es muy interesante, porque cambia como discurso decir que solo tres comunas concentran el poder y las decisiones políticas, sino que dentro de las propias comunas también hay un porcentaje importante de la población que vota por el rechazo, lo que a nivel espacial también es muy importante, porque también genera procesos de marginación interna dentro de las ciudades y dentro de la estructuras espaciales del cono urbano metropolitano Valparaíso”, dijo Rubio.

En el caso de Concón, se trata de una comuna de segunda residencia o un desplazamiento de población desde Viña del Mar hacia el norte Reñaca, cuya condición socioeconómica puede condicionar el voto. Sin embargo, para Ignacio Rubio, ese no sería el único factor determinante del voto, pues también está el factor educacional/cultura, refiriéndose a la falta de información.

Por otra parte, advierte que vivimos un período donde la visualización del territorio se hace desde  la centralización, la  que requiere ser modificada, principalmente, en el ámbito  electoral. Ello, porque de esa forma se considerará la realidad y tendencias al interior de las comunas, lo que permitirá conocer de qué modo se distribuye la votación.

Ignacio Rubio plantea que al observar estos resultados espacialmente, se puede prestar atención a cómo se conforma una “medialuna” en la que la comuna de Valparaíso queda “aislada” de las demás, al obtener los porcentajes más altos de la opción apruebo y los más bajos de la opción rechazo, pero ¿Qué sucede con las otras comunas? ¿cuál es el peso territorial que tiene el “rechazo” en estas comunas? y ¿cómo esto puede ser un aspecto para los procesos eleccionarios venideros?

Tras estas preguntas, el académico subraya que es importante tomar mayor atención a los resultados que obtuvo la opción rechazo en el plebiscito, ya puede permitirnos comprender las dinámicas internas de los territorios, y la segregación geopolítica micro escalar que existe en las comunas de la Región de Valparaíso en particular, y del país en general. Con un tipo de metodología menos centralizada, asegura que también podríamos acercarnos a enfoques que permitan relacionar estos resultados con otras dimensiones de análisis, que pueden incluir aspectos sociales, culturales, económicos y/o ambientales.

Enfatiza que es importante que exista una modernización del proceso eleccionario en su conjunto, lo cual, por motivos de la pandemia, se hace cada vez más necesario. Junto a ello, y no solo con un afán científico, sugiere conocer la espacialidad y la localización de las tendencias de las votaciones, pues ello permitiría potenciar la educación cívica y el voto informado.

¿Y EL COVID?

Ahora bien, para el académico, le centralización no solo se da en el análisis territorial de los votos, sino también en la ubicación y número de locales de votación. Sostiene que durante el reciente plebiscito se movilizó mucha gente de una comuna a otra, lo que puede incidir sobre el eventual rebrote del COVID-19 y en la decisión de no ir a votar. Rubio comenta que la mayoría de los locales de votación están ubicados a pie de cerros, lo que no facilita la convocatoria para que que los ciudadanos participen en estos procesos.

”Eso, fundamentalmente es problema de la política pública. Es decir, la política pública tiene que responder a las necesidades políticas de la población, las necesidades de la democracia, que aseguren que procesos como éste que son importantísimo e históricos se dieran con las mejores condiciones sanitarias.., todavía tenemos sistemas muy obsoletos de lo que significa la comprensión del territorio, la distribución de la población para realizar el voto”, afirma Rubio, quien subraya que lo ideal es que los centros de votación estén lo más cercano a las residencias de los electores (considerando que se nos viene un calendario electoral muy agitado), lo que podría incidir positivamente en las cifras de abstención.

Pruebe también

UPLA integra nueva Red Iberoamericana de Investigadores en Desplazamiento Activo, Salud y Sostenibilidad

Dr. Hernaldo Carrasco de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte será coordinador para América de la red, conformada por 20 instituciones de 8 países, para promover investigación de hábitos en salud.