Dirigentas de campamentos expusieron en la UPLA sus experiencias, problemas y opiniones

Una interesante conjunción entre la academia y la sociedad se dio en el marco del diplomado de extensión “Construcción de territorios para el buen vivir”, que reunió a sus profesores y estudiantes con dirigentas de campamentos de Viña del Mar y Antofagasta, quienes compartieron las experiencias en sus territorios y sus anhelos para el futuro.

Se trató del conversatorio “Mujeres y campamentos. El papel de las mujeres en la construcción del hábitat popular”, en el cual participaron: María Medina y Carolina Rojas, dirigentas del campamento Manuel Bustos; Katherine Riffo (campamento Felipe Camiroaga); y Luisa Muñoz (campamento Nueva Sinaí), todas de Viña del Mar; más Elizabeth Andrade, dirigenta del campamento Los Arenales, de Antofagasta.

Que todas fueran mujeres no es casualidad, ya que concidieron en que los hombres que participan como dirigentes en los campamentos son una minoría. Lo atribuyeron tanto a que ellos alegan otras responsabilidades como a la mayor capacidad organizativa de las mujeres.

Aun así -como dijo Carolina Rojas– “es un tremendo desafío no solo organizar nuestras casas sino también organizar el barrio, a la comunidad, tener esta conexión con los otros campamentos que nos piden opiniones o experiencias… también la relación con las autoridades”.

Carga que se ha hecho mayor con motivo de la pandemia, que afectó a los campamentos doblemente: con alto número de contagiados (confinados en su casa) y con muchas familias que perdieron su fuente de trabajo. Esto se ha enfrentado con las redes asistenciales de los propios campamentos, que tienen su rostro más visible en las numerosas ollas comunes levantadas para ayudar a los más necesitados.

“Las que asumimos este rol de dirigentas ahora asumimos el desafío y cargamos la mochila que es la alimentación de tantas familias, una mochila que en ningún momento debería ser responsabilidad de nosotras, porque es responsabilidad totalmente del gobierno de turno, del Estado. Sin embargo, desde un principio, hemos tenido tremendos problemas para poder sacar adelante estas ollas comunes o comedores sociales para poder llegar a la gente, recurriendo a los amigos, los contactos, los empresarios, pero de forma particular, no en común trabajo entre el gobierno y los dirigentes. Han sido tremendos la labor y el desgaste sicológico que hemos tenido”, aseguró María Medina, quien lleva 22 años como dirigenta del campamento Manuel Bustos, el mayor de todo Chile por número de habitantes.

El segundo en tamaño es el campamento Felipe Camiroaga, también de Viña del Mar. Katherine Riffo reconoció que allí la situación motivada por la pandemia ha mejorado un poco, pero sigue siendo preocupante. En todo caso, permite volver a poner el acento en la preocupación principal de todas ellas: la lucha por una vivienda digna, que esperan ver recogida en la nueva constitución que saldrá del plebiscito realizado este domingo 25.

“Debe forjarse algo esencial, que es el tema de la vivienda social, no solamente para la gente que vive en campamentos sino también para la gente que espera por 20-30 años una postulación a la vivienda o están en comités de allegados, los cuales quizás no han tenido la valentía de venirse a un campamento pero sí tenen la misma necesidad de nosotros”, dijo Riffo.

En cuanto al plebiscito mismo y la futura constitución, una de las opiniones más aplaudida fue la de Elizabeth Andrade, dirigenta peruana de Antofagasta, quien resumió así su postura y la de amplios sectores: “Queremos un Chile de respeto, un Chile integral, un Chile que ame a sus niños y niñas, que respete la igualdad de género, que sea paritario. Porque eso es lo que necesitamos. Y nosotras, pobladoras, mujeres feministas que amamos nuestro cuerpo reconstruido, queremos que exista esa igualdad de derechos. Queremos que esta sociedad nueva que viene tras el 25 de octubre sea excepcional… Todos queremos un cambio y ese cambio tiene que ser de respeto, de integración y con una vida y una vivienda digna”.

El video de la sesión completa se puede ver en este enlace.

 

 

Pruebe también

Escuela de Música Popular de la UPLA culminó con la formación de 60 jóvenes de la región

El proyecto, liderado por el docente de Pedagogía en Educación Musical José Godoy Valenzuela, involucró a estudiantes del Liceo Artístico Guillermo Gronemeyer de Quilpué y de la Universidad de Playa Ancha.