Recuerdos del Dr. Rafael Silva

Hoy terminamos una semana de Fiestas Patrias muy especial, que tuvo lugar bajo la sombra de la pandemia de covid-19. Las circunstancias no eran las más propicias para celebrar como estamos acostumbrados. Conocimos la polémica producida durante las últimas semanas sobre este tema, así como las acciones destinadas a festejar, con multitudes comprando sin medida, inconscientes turistas de fin de semana largo y fiestas clandestinas, como si aquello tuviera más valor que la vida.

Es comprensible el deseo de volver al menos a una apariencia de “normalidad” pretérita, sobre todo en una fecha en que aprovechamos para reunirnos con seres queridos. Lo sorprendente es que se haga a pesar de que enfrentamos una amenaza latente y mortal. Podremos discutir si las restricciones son más o menos necesarias, si están o no apegadas a las normas o si invaden la privacidad. Sin embargo, es indiscutible que la causa de todo es una enfermedad que en seis meses ha matado a más de 15 mil personas en Chile y que entera cerca de 500 mil contagiados. El dato no se puede discutir: la gente sigue muriendo.

Una de estas muertes conmovió recientemente a la comunidad de la Universidad de Playa Ancha. Se trata del reconocido académico, doctor Rafael Silva Córdova (QEPD), director del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas, quien formaba parte de nuestro plantel desde cuando éramos la Universidad de Chile, sede Valparaíso. Se unió a la universidad apenas titulado y fue parte fundamental de nuestro desarrollo desde entonces. Participó en la creación de las carreras de Pedagogía en Física y de Ingeniería Civil Industrial. También fue clave en la creación del Magíster en Enseñanza de las Ciencias, que se imparte desde el año 2004. En equipo, logró altas acreditaciones para esos programas (6 y 7 años). Se trataba de un académico con mayúsculas, de gran calidad formativa, como lo pueden atestiguar las y los estudiantes y sus colegas, quienes tuvieron la oportunidad de conocer y apreciar su dimensión humana, académica y científica.

Más allá de sus logros académicos y aportes institucionales, con él perdimos a una gran persona, llena de valores y principios. Nacido y criado en San Felipe, seguramente allí forjó su carácter amable, sencillo, respetuoso y acogedor.

Mucho más se podría decir de Rafael Silva Córdova como académico, profesor, investigador y persona, pero ahora queremos también poner nombre a una de las víctimas del covid-19. Si no fuera por esta enfermedad, aún estaría con nosotros.

Esas son razones para que nos cuidemos, para cumplir recomendaciones y restricciones dispuestas por el sistema sanitario. Cada persona debe aplicar los máximos recaudos porque lo contrario no sólo atenta contra la vida personal sino con la de otras y otros, y frustra la posibilidad de recibir las herencias maravillosas que personas como Rafael podían seguir entregando al desarrollo del conocimiento y al crecimiento humano e intelectual de jóvenes estudiantes.

¿A cuántas personas tendremos que perder para aprender a vivir en pandemia y salir de ella? El problema es real y nuestro deber es cuidarnos y cuidar a quienes queremos y a la sociedad a la que pertenecemos. De esto saldremos responsablemente juntos y con auténtico sentido de comunidad.

 

Patricio Sanhueza Vivanco
Rector Universidad de Playa Ancha

 

Fuente: El Mercurio de Valparaíso, domingo 20 de septiembre de 2020 (enlace para suscriptores).

 

Pruebe también

Es el momento de reflexionar qué país queremos

Profesor Aldo Meneses insistió en Radio Festival que el proceso constituyente significa una oportunidad única para repensar el modelo social de Chile.