El 88% de las comunas de nuestro país no tiene programas para la educación de adultos

Para conocer el trabajo que se está realizando en distintos territorios del país y contribuir a la construcción de una panorámica, análisis y reflexión en torno a los desafíos emergentes para la educación de jóvenes y adultos en sus distintas modalidades en el actual contexto de crisis social, sanitaria y económica, la Red de Universidades por la Educación de Personas Jóvenes y Adultas (RUEPJA) y Programa de Desarrollo Disciplinario de Educación de Adultos de la Universidad de Playa Ancha (PDDEJA-UPLA) reunió, a través de la plataforma Zoom, a más de 300 especialistas, docentes e investigadores.

Mediante conferencias virtuales y un diálogo abierto a través de preguntas e intervenciones hechas desde chat de la plataforma en línea, los participantes conocieron la realidad y los desafíos de la educación de adultos y cómo esta modalidad ha sabido mantenerse y salir adelante a pesar de las actuales circunstancias provocadas por el COVID-19.

El Dr. Guillermo Williamson explicó que en base a diversos estudios y encuestas realizadas por instituciones integrantes de la RUEPJA, solo 40 de las 340 comunas de Chile mantienen programas para la educación de adultos y que a pesar de los problemas de financiamiento y conectividad no ha habido grandes problemas de pérdidas de matrículas, lo que demuestra la adaptabilidad de todos los actores involucrados.

Existe una noción de comunidad, dice el especialista, de un colectivo que está representando a un grupo de docentes preocupados por la educación y mantenerla respondiendo a las necesidades y requerimientos de una población bien particular: “Yo creo que a partir de eso debemos tener una consideración muy relevante de lo que viene en la pospandemia donde vamos a tener que tener una reestructuración de muchos procesos productivos, de muchos procesos económicos, tenemos una elección, tenemos un plebiscito, tenemos una constitución en la cual vamos a tener que debatir y discutir el tipo de educación que queremos en Chile y yo creo que lo que estamos demostrando es que tenemos la necesidad de avanzar”.

Un territorio que aprende es un territorio que se desarrolla, comenta el especialista, por lo que no se puede dejar fuera a una amplia cantidad de personas que desean terminar o continuar sus estudios básicos y secundarios por lo que el derecho a la educación debe quedar instalado en las políticas públicas: “Porque hemos demostrado prácticamente en una situación como esta, la capacidad que tiene una modalidad de educación de jóvenes y adultos de instalarse, de desarrollarse y de adecuarse a cambios radicales abriendo espacios para los hijos de los trabajadores y para los hijos de las mayorías de este país, para los propios trabajadores en sí mismos. Por eso que una noción amplia y el concepto de educación de adultos va a requerir un debate más amplio para poder entender esta lógica de una educación a lo largo de toda la vida”, comenta Williamson.

En este encuentro también expusieron Elsa Cortez, Magíster en Dirección y Gestión Escolar de Calidad. Educadora de Párvulos y Directora de CEIA Valparaíso; Paola Merino, Profesora de Español y Coordinadora de Red de Jefes Técnicos y Directivos Tralkalen de la Provincia de Concepción; y, Karin Flores, Magíster en Literatura Hispánica, Profesora de Castellano y Filosofía y Directora del CEIA Limarí, Ovalle.

Finalmente, la Vicerrectora Académica de la Universidad de Playa Ancha, Dra. Violeta Acuña Collado, quien moderó este panel, anunció que en agosto próximo realizará un segundo encuentro para abordar la temática de la educación en contextos de encierro.

 

 

Pruebe también

Educar más que prohibir resulta clave para prevenir el ciberacoso

Roberto Álvarez Marín, Director General de Informática de la UPLA, entregó varias recomendaciones para evitar que nuestros hijos sean víctimas de ciberbulling.