Advierten que cuarentena puede producir aumento en el consumo de drogas

La angustia, la incertidumbre, el desempleo y la pobreza que genera la cuarentena obligatoria, podrían ser factores desencadenantes de un mayor consumo de drogas, especialmente de marihuana y alcohol.

Así lo reveló recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuyas recomendaciones para hacer frente al estrés que genera la emergencia sanitaria fueron muy claras: “No busquen canalizar sus emociones fumando, bebiendo alcohol o consumiendo productos estupefacientes”.

En cuanto a cifras, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó que 4,4 millones de hombres y 1,2 millones de mujeres de América Latina y el Caribe sufren trastornos causados por el uso de drogas —como dependencia y otros padecimientos— en algún momento de su vida. Estos datos complementaron la información que un grupo de expertos entregó en un reciente seminario sobre el consumo de drogas en el contexto de la pandemia mundial, donde advirtieron que el alcohol lidera las preferencias.

BUSCANDO ALIVIO

Al respecto, el psicólogo de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), Juan Pablo Araya, comentó que, efectivamente, el mayor consumo de drogas (incluido el alcohol), se produce porque en condición de confinamiento, las personas buscan sentirse más tranquilos y aliviados. Sin embargo, advirtió que, el consumo permanente de una sustancia genera resistencia en el organismo, por lo cual este efecto puede ser cada vez más efímero, y la persona requerir cada vez mayor consumo (dosis) para lograr el mismo efecto de calma o placer.

“Sin duda que esta situación de confinamiento despierta muchas emociones y entre ellos también la sensación de agobio, de incertidumbre que, evidentemente, pueden disparar otro tipo de estados emocionales”. Ahora otras otras cosas que se consumen, también pueden generar comportamientos adictivos, como los videojuegos, los juegos en línea y la pornografía. Por lo tanto, si consideramos todo esto, no solo hablamos de alcohol, marihuana y cocaína… Estamos hablando de un conjunto diverso de sustancias o productos que se consumen que pueden ser favorecedores de adicciones”, dijo Araya.

LÍCITAS E ILÍCITAS

En cuanto a las sustancias, el profesional diferenció aquellas que son lícitas de las que no lo son, y precisó que en este último tiempo, además del alcohol (droga lícita), la marihuana (droga ilícita) registra un mayor consumo en distintas poblaciones de adolescentes a adultos, y de grupos vulnerables a segmentos más acomodados. De hecho, el aumento del consumo de marihuana es una tendencia que el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA) registró en su último estudio (2018).

El profesional aclaró, además, que el consumo por sí solo, así como el consumo ocasional, no necesariamente generan adicción, pero sí puede constituirse en un “consumo problemático”, si se hace a diario o frecuentemente, según el tipo de sustancia (más pura, de mejor o peor calidad), el estado emocional y corporal de la persona que consume, así como los efectos que este consumo provoquen en el entorno familiar, social o laboral.

VARIABLES

Araya, asimismo, fue enfático en precisar que no todas las personas que están en cuarentena obligatoria recurrirán a las drogas (incluido el alcohol) para lidiar con las emociones que genera el encierro. Dijo, además, que el consumo problemático involucra distintos factores que se conjugan en la situación de una persona, tales como una predisposición genética a algunas sustancias, variables psicológicas y emocionales, el contexto familiar y factores sociales y ambientales.

En forma paralela, mencionó que en nuestro país hay un alto consumo de otras sustancias que también representan un comportamiento problemático, como los medicamentos sin receta, sobre todo analgésicos, relajantes musculares, antiinflamatorios, inductores del sueño, ansiolíticos y antidepresivos, y que habría que esperar que también aumente su consumo en esta situación de pandemia, frente a lo cual compartió algunas recomendaciones.

“Quizás ahí tengamos que hacer un examen a conciencia de qué y cuánto se está consumiendo, así como de cuándo y para qué lo hacemos. Un ejemplo muy concreto es, por ejemplo, revisar cuánto dinero estoy gastando en consumir, y también, si prefiero consumir a realizar otras actividades que no impliquen consumo… Por otro lado, hay que insistir que, cuando hablamos de elementos que generan comportamientos adictivos, no solo debemos considerar las sustancias o las drogas”.

Por último, también deben considerarse en este tema variables del contexto social, así como condiciones económicas y culturales, que hacen que el consumo de drogas, medicamentos u otros productos, se vuelva una vía de satisfacción más inmediata y accesible para un número importante de personas, concluyó el psicólogo UPLA.

Pruebe también

UPLA inicia primer curso de capacitación para beneficiarios del programa sociolaboral de Senda

Formación autoinstruccional lo ejecuta el Organismo Técnico de Capacitación de la universidad, en el marco de un convenio suscrito entre esta casa de estudios y Senda Región Valparaíso.