¿Qué vitaminas nos protegen de las enfermedades respiratorias infecciosas?

La mejor forma de prevenir las enfermedades, especialmente las de tipo respiratorias, es a través del refuerzo de nuestro sistema inmunológico, para lo cual es necesario alimentarnos adecuadamente.

Carol Parra, académica

Así lo advierte la nutricionista y académica de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), Carol Parra Ibarra, quien sostiene que la clave está en combinar vegetales de todos los colores, incorporar legumbres, lácteos, carnes y frutas. ¿Pero qué vitamina nos proporciona cada alimento y cómo se relacionan con las enfermedades respiratorias? Es justamente lo que nos aclara la profesional.

“Es importante que las personas sepan que a través de la alimentación no solo nos nutrimos, sino también reforzamos nuestro sistema inmunológico. Por lo tanto, en este tiempo de pandemia, conocer qué vitamina impide las infecciones respiratorias o inflamaciones, es muy conveniente”, sostiene la profesional.

CUÁLES SON Y PARA QUÉ SIRVEN

Vitamina A: Atenúa infecciones virales por Coronavirus.
Dónde se encuentra: frutas y verduras de hoja verde y también de color naranjo (damasco, zapallo camote, zanahoria); hígado; lácteos; huevos.

Vitamina B2: Disminuye el síndrome respiratorio.
Donde se encuentra: Leche, vegetales verde, frutos secos, pescado y cereales integrales.

Vitamina B3: Inhibe la infiltración de los neutrófilos hacia los pulmones. Por lo tanto, tiene un efecto antiinflamatorio.
Dónde se encuentra: Huevos, frutos secos, hígado, pescado (atún), pimentón, paltas, pollo y cereales integrales.

Vitamina B6: Favorece el sistema inmunológico.
Dónde se encuentra: En distintos tipos de carne (hígado, pollo, cerdo y pescado). Además está en los plátanos, papas, productos de grano integral y en muchas otras frutas y verduras.

Vitamina C: Disminuye la incidencia de neumonías, pues previene infecciones en el tracto respiratorio. Además es antioxidante.
Dónde se encuentra: En los cítricos, tomate, pimentones, perejil, melón y brócoli, entre otras.

Vitamina D: Favorece el sistema inmune, disminuye la inflamación e impide la tasa de replicación viral.
Dónde se encuentra: La aporta la exposición al sol y ciertos alimentos, tales como: aceites de pescado y pescados como sardina y atún. Otras fuentes son los lácteos, yema del huevo, palta, germen de trigo y champiñones.

Vitamina E: Favorece el sistema inmunológico y es antioxidante.
Donde se encuentra: En aceites vegetales de maíz (germen de trigo, girasol y soya); en frutos secos como las nueces, almendras, maní y avellanas; y en hortalizas de hoja verde.

Zinc: Protege de enfermedades infecciosas e impediría que se repliquen los virus.
Dónde se encuentra: En el queso, mantequilla, pollo, almejas, levadura de cerveza, frutos secos, lechuga, espinacas, hígado, y en las semillas de calabaza, entre otros.

Selenio: es un micromineral que protege al cuerpo contra infecciones y el daño causado por los radicales libres.
Dónde se encuentra: En las carnes, semillas de mostaza y girasol, huevos, pescados, mariscos, ajo y pan.

Hierro: Es un mineral necesario para el crecimiento y desarrollo del cuerpo. Su exceso genera un daño oxidativo y el déficit provoca infecciones agudas recurrentes y anemia.

Dónde se encuentra: En mariscos, espinacas, hígado, legumbres, semillas de calabaza, pavo y quinua.

La académica Carol Parra entregó esta información en el marco de una charla virtual que organizó  la organiza el Club Deportivo Crucianos, en colaboración con la Dirección de Deportes y recreación y la carrera de Nutrición y Dietética de la Facultad de Ciencias de la Salud de esta casa de estudios.

Pruebe también

Profesor Carlos Moreno UPLA

“Mientras no se invierta en tecnología, mucha de la educación formal en los territorios rurales, estudiantes y familias sufrirán de una situación de desigualdad muy significativa”

Al igual que los estudiantes de las ciudades, los estudiantes del mundo rural han visto afectado su proceso formativo por el Covid-19 y los cerca de 25.000 profesores que trabajan en estos establecimientos han enfrentado serias complicaciones para impartir docencia, por problemas de conectividad y aislamiento.