“Es deseable que el Estado entregue un subsidio que permita a estas empresas (Mipymes) sobrevivir”

“Es deseable que el Estado o el Gobierno entregue un subsidio que permita a estas empresas sobrevivir hasta un mínimo de normalización de los mercados. Más aún cuando existen muchas personas que, al no tener trabajo, se han visto obligadas a crear emprendimientos para poder subsistir, lo cual mejora paralelamente los indicadores de desempleo, reemplazandolos con actividades precarias o de subsistencia, aspectos que los perjudica frente a la decisión de los bancos”.

Así lo planteó el director del Departamento Disciplinario de Industria y Economía de la Facultad de Ingeniería UPLA, Dr. Luis Espinoza Brito, frente a los resultados de un sondeo que reveló que un 98% de los rechazos bancarios corresponde a Mipymes.

Respecto a este estudio, elaborado por Defensadeudores.cl, la Universidad de Playa Ancha y Convergencia Nacional de Gremios Pymes y Cooperativas de Chile (Convergencia Pymes) para monitorear la respuesta de la banca frente a la nueva línea de financiamiento del Fondo de Garantía para Pequeños Empresarios (Fogape), el académico planteó que actualmente se visualiza la precariedad del empleo y el emprendimiento, pues su generación diaria o mensual no es suficiente para enfrentar una problemática de la actual envergadura.

Esto es equivalente, agregó, a lo que sucede con las personas que no se definen como pobres, pero que en definitiva están cerca del límite y su precariedad se demuestra en los momentos problemáticos como los que se viven actualmente, pues no cabe duda que ese segmento de la sociedad volverá a ser pobre nuevamente, si es que ya no está en ese nivel hoy.

Espinoza recordó que en la gran depresión del 29, Keynes propuso que la inversión del Estado era necesaria para la reactivación de la economía, pero podemos ver -según sus palabras- que el actual gobierno no piensa del mismo modo y solo ha trasladado presupuestos de un ministerio a otro para financiar los costos de salud, los costos asociados a desempleo (bonos directos) y asegurar la logística de productos de primera necesidad.

“El gobierno no está dispuesto a endeudar al Estado para reactivar la economía, eso lo deja en manos de los privados, que corresponde al paradigma del libre mercado que se vive en Chile. Cuidar el patrimonio y el capital ha sido la reacción de las empresas grandes y el gobierno, sin pensar en el costo social que conlleva. Muchos ya han sacado sus recursos financieros a otros países para que le renten más, pues en mercados complicados como el nuestro, el retorno de la inversión será cada vez más bajo y eventualmente hay o habrán pérdidas como las que han experimentado las AFP”, detalló el Dr. Espinoza.

Los resultados entregados por el Grupo Defensa Deudores, la Facultad de Ingeniería y la Facultad de Ciencias Sociales de la UPLA, agregó el Ingeniero Civil Industrial, solamente ratifican que existen grandes sectores de nuestra sociedad que poseen un nivel socioeconómico precario, que con cualquier accidente simplemente pueden llegar a la quiebra.

Para este tipo de empresas, reiteró, es fundamental que puedan recibir un subsidio estatal ya que en muchos casos la pérdida es completa (patrimonio personal y el de la empresa). En ese sentido, sugirió que quienes no puedan cumplir con sus pagos se declaren en quiebra, opción disponible para empresas y personas, con el objeto de partir de nuevo cuando las condiciones sean más favorables.

Respecto al Fogape precisó que como política de gobierno, de libre mercado, es una fuente de financiamiento con la que los bancos siguen haciendo sus análisis de riesgos, tal y como lo han hecho desde siempre, por ejemplo el Banco Estado. “Por tanto, si una empresa no es viable, ésta debe quebrar, dado que no tuvo éxito. Si el libre mercado funcionara implicaría que la quiebra de una empresa dejaría el espacio disponible para que otras personas iniciaran su emprendimiento y eventualmente tuvieran éxito. De este modo habría un recambio de iniciativas innovadoras y emprendedoras que vayan agregando valor a los productos y servicios y cubriendo necesidades que aparecen en tiempos de pandemia y post-pandemia”, concluyó.

Pruebe también

Profesor Carlos Moreno UPLA

“Mientras no se invierta en tecnología, mucha de la educación formal en los territorios rurales, estudiantes y familias sufrirán de una situación de desigualdad muy significativa”

Al igual que los estudiantes de las ciudades, los estudiantes del mundo rural han visto afectado su proceso formativo por el Covid-19 y los cerca de 25.000 profesores que trabajan en estos establecimientos han enfrentado serias complicaciones para impartir docencia, por problemas de conectividad y aislamiento.