El trabajo de las universidades estatales para enfrentar el COVID-19

Chile atraviesa un momento difícil, al igual que muchos países frente a la inédita situación que ha representado la pandemia por COVID-19 inducida por el virus SARS-CoV-2 y que ha afectado la vida de millones de personas alrededor del mundo. En este contexto, las Universidades del Estado de Chile, se han organizado para apoyar a sus comunidades, reafirmando el compromiso que tienen con el acceso, la equidad y la educación de calidad para todos y todas, los chilenos y chilenas.

En un espíritu de colaboración mutua e intercambio de conocimientos y prácticas, las universidades estatales comenzaron a transitar juntas este camino de aprendiza­je, frente al nuevo virus, aportando desde diferentes disciplinas, con profesionales, investigación y desarrollo tecnológico, pero también realizando un trabajo extenso con la comunidad universitaria, velando por la correcta implementación de la docencia remota en este contexto de emergencia.

Con el objetivo de asegurar la calidad en este proceso, se han implementado ade­más diferentes estrategias que van en apoyo de la labor docente, incorporando nuevas plataformas, cursos en línea y sitios a través de los cuales las y los docentes pueden compartir experiencias y conocimientos.

Construyendo redes de ayuda a los estudiantes

A partir del 16 de marzo, las 18 universi­dades estatales decidieron pasar a la moda­lidad de teletrabajo y la docencia remota, priorizando la salud de quienes integran la comunidad universitaria. Sin embargo, esto dejó en evidencia la necesidad que muchos estudiantes tenían de recibir algún tipo de ayuda, algo que podía anticiparse dado el alto número de estudiantes con situacio­nes de vulnerabilidad que cada año reciben estas instituciones.

A esto se le debía sumar la cantidad impor­tante de territorio que cubren las universi­dades del estado, en todas las regiones del país con muchos estudiantes que viven fuera de las capitales regionales.

En este contexto, cada universidad comen­zó a desarrollar un trabajo arduo y minu­cioso, recabando información e implementando estrategias que han implicado una alta inversión de recursos. Todo esto con el fin de asegurar que todas y todos, las y los estudiantes reciban educación de calidad, sin excepción.

Las Becas de Conectividad han permiti­do que, hasta la fecha, se hayan beneficia­do más de 20 mil estudiantes entregándo­les chips y planes de conexión.

Además, se han facilitado ayudas econó­micas y entregado más de 9 mil dispositi­vos como tablets y notebooks, cubriendo así a todos los y las estudiantes que nece­sitaban este tipo de apoyos, dejando en evi­dencia el fuerte compromiso social que tie­nen las universidades públicas y la convic­ción de la equidad como un valor funda­mental.

Como un apoyo adicional, se han construi­do redes de ayuda para llegar a quienes nece­sitan de otros recursos, como alimentos, ade­más de atención psicológica a distancia.

Estas ayudas han llegado a gran parte de los 185 mil estudiantes de pregrado de las universidades estatales de todas las regio­nes de Chile, asegurando educación uni­versitaria de calidad en todas las institucio­nes del estado.

Apoyo a la docencia y teletrabajo

Junto con el apoyo a los estudiantes, se crearon también estrategias en ayuda de académicos y académicas con el objetivo de facilitar el desarrollo de la docencia en línea en este escenario de emergencia.

Para esto, las universidades invirtieron en diversas plataformas e implementaron capa­citaciones en el uso de programas de video­conferencia. Además, se desarrollaron sitios web con información para apoyar las cla­ses con recursos digitales y lecciones para el manejo de herramientas. Finalmente, se han generado instancias de apoyo psico­lógico y espacios en que las y los docentes pueden compartir sus experiencias y for­mar redes de apoyo mutuo.

Esta labor no ha resultado sencilla, ya que ha significado trasladar todo el sistema uni­versitario a lo digital, integrando nuevas metodologías de aprendizaje, comprome­tiendo recursos técnicos y el tiempo de aca­démicos, académicas y funcionarios. Una tarea sin precedentes que ha fortalecido el quehacer docente, resguardando la calidad en la educación superior estatal.

Estas acciones han permitido que hasta ahora se hayan podido desarrollar gran parte de las clases de forma completamente remota con un compromiso irrenunciable con la calidad.

Vinculación con la comunidad

Fuera de las salas de clase, las universi­dades han continuado desarrollando una fuerte vinculación con la comunidad, com­prometidas en apoyar al personal de salud y a la población en general, pero también poniendo todos sus recursos a disposición para ir en ayuda de los millones de chile­nos y chilenas que se han visto afectados de una forma u otra por la pandemia.

En ese sentido, las Universidades del Estado se han unido a las Mesas Sociales regionales, conformadas por actores rele­vantes, poniendo a disposición el conoci­miento y la investigación universitaria para contribuir con la toma de decisiones duran­te la emergencia.

También, se han facilitado teléfonos abier­tos a toda la comunidad con profesionales de la salud para guiar a personas con sín­tomas de COVID-19, además de abrir sitios web con información relevante.

Finalmente, en su permanente compro­miso con la democratización del acceso a la cultura y las artes, las universidades han reestructurado la cartelera cultural que han desarrollado en conjunto, para trasladar todas sus actividades a un formato digital, agrupándolas en la página accioncultural.uestatales.cl.

Es así, como las Universidades del Estado continúan colaborando, apoyándose y con­tribuyendo al país para acompañar a la comunidad universitaria y a todo Chile a sobrellevar esta pandemia.

 

Fuente: publirreportaje publicado en La Tercera, domingo 24 de mayo de 2020, como resumen del trabajo realizado por las 18 instituciones de la Red de Universidades del Estado. incluyendo la U. de Playa Ancha. Como forma de destacar el trabajo conjunto, ninguna de ellas es mencionada explícitamente en el texto.

 

Pruebe también

Tomás Infestas: “Antes que ser profesores de educación física somos educadores”

El actual director de la sede Viña del Mar del colegio Seminario San Rafael, y profesional formado en la Facultad de Educación y Letras, sede Valparaíso de la Universidad de Chile, compartió su experiencia de vida con los futuros docentes de Educación Física.