“La universidad tiene un enorme papel como aportador de información confiable para las instituciones”

Reflexionar sobre si las universidades han logrado establecer un vínculo efectivo con la comunidad y estar a la altura de los desafíos que nos plantea esta pandemia, fue uno de los principales tópicos abordados por el psicólogo especialista en salud comunitaria Dr. Francisco Morales Calatayud del Centro Universitario Regional del Litoral Norte CENUR, Paysandú, Universidad de la República, Uruguay.

El análisis lo realizó en el marco de la exposición “Universidad, Salud y Comunidades: Necesidades y desafíos que emergen en la pandemia en una relación tan esencial y necesaria”, del ciclo de charlas virtuales “Quédate en Casa” que organiza la Dirección General de Vinculación con el Medio de la UPLA, ocasión en la que se reunieron más de 220 participantes on line, quienes se conectaron desde Argentina, Uruguay, Paraguay, México y Chile, entre otros países.

El Dr. Morales dijo que debido a la pandemia del COVID-19 surgieron nuevas situaciones e interrogantes que deben llevar a todas las instituciones, pero especialmente a las universidades públicas de América Latina, a preguntarse cómo se debe actuar especialmente para ir en ayuda de las comunidades más vulnerables: “Ha correspondido a las universidades públicas, a pesar de las limitaciones, a pesar de las dificultades que tienen para ser sostenidas por los estados y dado las dificultades económicas que muchas veces atraviesan, a poner todo el esfuerzo y la vocación y su compromiso con la investigación y el conocimiento de la sociedad con la que se vinculan”.

En ese sentido, explicó el académico cubano, la salud interpela permanentemente al conocimiento que se encuentra en las universidades: “La esencialidad está en que el conocimiento que debe ser producido por la universidad y que puede producir la universidad, es fundamental para entender cualquier problema de salud y en particular uno como este tan grande. Y, por otra parte, la salud está interpelando con sus problemas permanentemente al conocimiento que está en la universidad y cómo conjugar ese equilibrio es otro de los problemas que la pandemia esta nos está diciendo en este momento”.

El Dr. Morales destacó que las universidades están haciendo muchas cosas importantes para aportar al conocimiento y a la solución de esta crisis sanitaria, lo cual se ve reflejado, por ejemplo, en los cientos de publicaciones, especialmente on line, que estas casas de estudio ponen a disposición de la sociedad.

No obstante, la universidad tiene que demostrar que está a la altura y que tiene las potencialidades, sobre todo para influir en el desarrollo de la salud comunitaria de los grupos sociales que se han visto altamente vulnerados.

Y este trabajo, continúa el Dr. Francisco Morales, debe ser multidisciplinario: “A pesar de que muchas universidades públicas latinoamericanas se han puesto al servicio de la pandemia, es necesario preguntarse si hemos podido desplegar todo nuestro potencial de enfoque social del asunto y si teníamos preparación y hasta donde podemos hacerlo. Tenemos que buscar otras formas de relacionamiento con el medio y otra forma muy importante es la contribución que la universidad puede hacer a la propaganda de salud. En ese enorme papel de la universidad como aportador de información confiable para las instituciones, es necesario integrar políticas de salud a las universidades y no solo a los organismos oficiales de gobierno y abrirse a una relación colaborativa no solo con los saberes ligados al campo de la salud, sino que también con otras disciplinas como la educación física, el trabajo social, la comunicación, la veterinaria, las artes y las humanidades”, concluyó.

Pruebe también

Educar más que prohibir resulta clave para prevenir el ciberacoso

Roberto Álvarez Marín, Director General de Informática de la UPLA, entregó varias recomendaciones para evitar que nuestros hijos sean víctimas de ciberbulling.