La virtualidad como una respuesta de acercamiento a la Cultura

Profesor Gastón Gaete Coddou.

“Uno de los efectos más evidentes que está dejando la pandemia que afecta el nivel mundial y nacional, es el uso de la virtualidad que hace patente sus manifiestos en diversos entornos, siendo uno de esos ámbitos la cultura a la cual muchas personas han podido acceder para poder sustraerse del crítico ambiente socioeconómico que nos aqueja y, de esta manera, conocer colecciones de museos nacionales y extranjeros.

Está claro que el imaginativo según declara más de algún «experto», se ha masificado por medio de la internet, pero no hay que desconocer que previo a la invención y aparición de este sistema global (1960 como sistema y red global desde 1969), existían y están en uso otros mecanismos para despertar en la mente del ser humano un viaje hacia otras realidades reales o ficticias. Me refiero a través de la lectura, los murales, o bien de relatos orales que eran transmitidos por generaciones a través de los padres, abuelos, teatro popular, bufones, relatos de viejos marinos y quizá cuantas formas de revelar y comunicar una situación que nos hacía soñar y construir mundos ficticios, en el que aparecían diversos personajes propios del mundo imaginario sino que, a la vez los representábamos en nuestros juegos de antaño en que nos ilusionábamos y encarnábamos con mucha soltura a tal o cual figura.

Son, precisamente, estas situaciones que originaron en muchas personas a lo largo de su existencia terrenal ser grandes actrices y actores, que dejaron con sus personificaciones una huella imborrable en las generaciones más avanzadas en el proceso de la vida.

En el patrimonial Valle del Aconcagua, son innumerables los testimonios de registro que nos legaron los pueblos originarios quienes dejaron una impronta en la pétrea página de cerros y quebradas acerca de su visión cosmológica, rutinas diarios, calendarios astronómicos u otros registros, representaciones que en dibujos muchos de los cuales inentendibles aún han fomentado el uso de la imaginación para su interpretación y crear interpretaciones terrenales o de la visita de seres extraterrestres que, tal vez, arribaron a este maravilloso paisaje atraídos por su luz mágica y se quedaron por un rato para disfrutarlo.

A lo dicho, hay que poner en evidencia como por medio del lenguaje de la imagen que en el interior del monumento nacional Templo de San Antonio de Padua de El Almendral, la orden franciscana promovió la divulgación de la fe católica ya sea través de la santería y las pinturas que hay en diversos sectores de este santo lugar.

En relación a lo indicado, los numerosos museos aconcagüinos han recopilado por años piezas que revelan en su exposición muestras, que al conocer sus usos y antigüedad, logran en los visitantes comprender la interacción del ser humano con su entorno y como el aprovechamiento de los recursos del Valle crearon estratos socioculturales que, en su conjunto, nos invitan a recrear el antaño e imaginar a través de la virtualidad mental escenarios y ambientes vividos y que nos han sido legados como testimonios mudos de un pasar por estas tierras.

A sabiendas de la pandemia que nos asola, muchas instituciones por sí solas o en alianzas estratégicas, no han dejado de trabajar en pro de que el venidero Día del Patrimonio (29, 30 31 de Mayo), no deje de ser admirado por quienes deseen aprender remotamente más, y así la virtualidad cibernética ha sido una herramienta útil y de variadas aplicaciones que nos permitirá no desalentarnos frente a la adversidad y acercarnos a la multifacética riqueza patrimonial de Chile y otros rincones del mundo”.

 

Gastón Gaete Coddou,  geógrafo y académico de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas, Universidad de Playa Ancha.

Columna de opinión publicada en diario El Trabajo de San Felipe, el miércoles 13 de mayo de 2020.

Pruebe también

¿Sabe cómo identificar si usted es víctima de ciberacoso?

Profesionales de la Universidad de Playa Ancha realizaron un taller sobre el tema y explicaron que el no consentimiento es clave para identificar si una persona sufre violencia digital, especialmente si el mensaje o publicación le resulta intimidante y perturbador.