Lo más importante son las personas

En tiempos de incertidumbre, con una grave amenaza a la salud y a la vida, acompañado de una transformación de las rutinas y la vida cotidiana, se hace urgente tener clara una prioridad: lo más importante son las personas.

Para las universidades, especialmente las públicas y de regiones, dicho norte está siempre presente. Por eso reaccionaron rápidamente ante la pandemia y, desde el confinamiento domiciliario, han estado haciendo todo lo posible para aportar con conocimientos, investigación, estructuras de apoyo a la comunidad; creando nuevas soluciones sanitarias, informando a las personas, educándolas, acompañándolas con actividades culturales, científicas, tecnológicas y psicosociales en línea.

La Universidad de Playa Ancha, por ejemplo, tiene distintas acciones en ejecución. La Facultad de Ciencias de la Salud habilitó el laboratorio de análisis para diagnóstico complementario de Covid-19 y nos preparamos para abrir otros laboratorios para exámenes que permiten detectar la enfermedad. Además, se han elaborado protocolos y planes de contingencia para los profesionales de la salud que están en la primera línea del combate a la enfermedad, así como para la atención de pacientes que pudieran tenerla. Es momento de agradecer a todos/as quienes se han comprometido con la salud pública y han asumido que lo más importante son las personas.

No olvidaremos nunca a nuestras familias, seres queridos y comunidades universitarias; estamos llamados al mutuo cuidado. Por ello, las actividades presenciales están suspendidas hasta que nuestro retorno pueda ser lo más seguro posible. En materia de prevención, hay que tener realismo y sentido común. Y si bien el gobierno emitió instrucciones para que los funcionarios públicos inicien el regreso progresivo a sus labores, no creemos que sea posible normalizar la vida universitaria aún.

Crear las condiciones para trabajar o estudiar desde las casas no es fácil ni barato. La estrategia que desarrollamos contempla teletrabajo, educación virtual y apoyo material a los estudiantes con problemas para sumarse a la nueva modalidad. Todas las universidades están en la misma situación y un reciente informe del Consejo de Rectores muestra que el total de nuestras instituciones ha incurrido en costos cercanos a los 17 mil millones de pesos para adaptar el proceso de enseñanza e implementar medidas de seguridad sanitaria.

Dicho informe se elaboró para una mejor comprensión de la realidad y para que iniciativas que se promueven no terminen hiriendo gravemente la sustentabilidad de las instituciones. Este año, las universidades del CRUCH tendrán menores ingresos por un monto estimado en 146 mil millones de pesos, lo que no ha borrado nuestro compromiso social que nos obliga que incurramos en costos adicionales para sumarnos a la lucha contra el coronavirus. En estas circunstancias, suspender el pago de aranceles, asumir los costos de la gratuidad de quienes exceden el tiempo nominal de las carreras o disminuir partidas presupuestarias para la educación superior, pone en peligro la viabilidad de las instituciones. Así es que el esfuerzo universitario de esta hora también es para proteger… Lo más importante son las personas.

 

Patricio Sanhueza V.
Rector Universidad de Playa Ancha

 

Fuente: El Mercurio de Valparaíso, sábado 25 de abril de 2020.

 

Pruebe también

¿Sabe cómo identificar si usted es víctima de ciberacoso?

Profesionales de la Universidad de Playa Ancha realizaron un taller sobre el tema y explicaron que el no consentimiento es clave para identificar si una persona sufre violencia digital, especialmente si el mensaje o publicación le resulta intimidante y perturbador.