Enseñar ingeniería en condición de confinamiento

“Los cambios repentinos provocan ansiedad y angustia, de igual modo el tener que adaptarnos rápidamente a una forma distinta de enseñar, los sistemas online son útiles y que probadamente funcionan, pero ¿cómo lo hacemos entre pares, algunos ad portas de su jubilación para estar atentos a esta nueva modalidad de enseñanza?, ¿el proceso cognitivo será igual en nuestros dirigidos?, ¿lograremos aprendizajes profundos en nuestros estudiantes de ingeniería?, son mil y más preguntas las que gatillan estrés e incertidumbre.

Por tanto, surgen iniciativas de trabajo colaborativo usando diversas plataformas interactivas, de a poco se consigue un manejo relativamente adecuado y pertinente, a ser majadero con capacitaciones, todo se entrena en la vida y esta es una de esas oportunidades desafiantes que hemos de abordar con la mejor disposición y entrega.

Personalmente llevo más de dos semanas capacitando colegas (en Valparaíso) en herramientas que permiten trabajar de manera sincrónica con los jóvenes, entusiasmarlos de forma lúdica y entretenida, pues ellos al igual que nosotros están bajo el mismo estrés o peor, conforme a las expectativas familiares, personales y del contexto país. Se puede y se logra encadenarse a esta nueva forma para algunos de entregar conocimiento, aplicar su experiencia, etc.

Hay métodos diversos, desde juegos en línea, encuestas, nubes con palabras, entre otros.  Todos bien aplicados con un objetivo claro y con un entregable esperable, funcionan perfectamente. Lógicamente dependerá de cuán certeros seamos quienes tenemos un rol activo en la formación de nuestros futuros colegas, precisando el qué, el cómo y sobre todo el para qué de lo que estamos entregando y haciendo.

Días de encierro y de falta de cercanía física a unos complica más, pero ante la incertidumbre de la duración del ciclo nacional ante el COVID19, nos lleva a plantearnos de otra manera, de apoyo, de ayuda, de intercambio en la virtualidad, sin mezquindades y con un enfoque en nuestros estudiantes, los que estamos en la academia.

Hay un compromiso ético asociado a la enseñanza de calidad, al rol de profesionales que se están armando cuando avanzan en sus planes de estudios, conforme a cada estructura curricular, tenemos un papel protagónico al momento de conseguir el cambio y adaptarnos en flexibilidad, compromiso y dedicación para que ellos internalicen de mejor forma lo que necesitan, en competencias y desempeño de su futuro profesional, de la mano con la entrega de valores, en este caso la colaboración efectiva, el trabajo en equipo y las relaciones humanas, mediante la resolución de actividades contextualizadas al quehacer de cada unidad académica”.

Por Eva Soto Acevedo
Directora del Departamento de Medio Ambiente
Facultad de Ingeniería
Universidad de Playa Ancha

Pruebe también

¿Sabe cómo identificar si usted es víctima de ciberacoso?

Profesionales de la Universidad de Playa Ancha realizaron un taller sobre el tema y explicaron que el no consentimiento es clave para identificar si una persona sufre violencia digital, especialmente si el mensaje o publicación le resulta intimidante y perturbador.