Un caso de unidad en tiempos difíciles

Vivimos tiempos muy complejos, con escenarios caracterizados por la inestabilidad y la falta de certezas sobre la duración de esta pandemia y sus consecuencias. Chile es sólo una parte de este fenómeno mundial, otro país víctima del brutal avance del nuevo coronavirus que día a día nos recuerda cuán vulnerables y frágiles somos, obligándonos a adoptar medidas de emergencia para proteger la integridad de las personas.

Como era de esperar, se ha producido un fuerte impacto social y en la actividad económica, con el empleo y las remuneraciones severamente golpeados. Ha habido consecuencias en lo político, en lo social y hasta en nuestras más básicas rutinas.

Por supuesto, la Universidad de Playa Ancha y todo el sistema de educación superior chileno se ven afectados. Mientras la prudencia y la sensatez aconsejan no retornar a las dependencias universitarias y permanecer en nuestros hogares para evitar más contagios, el cercano inicio del año académico 2020 agrega un desafío: cómo lograr que la mayoría de las clases y de los procesos administrativos se hagan de forma virtual y no presencial, minimizando posibles inconvenientes.

Como universidad, estamos realizando un gran esfuerzo para contar con los productos y soportes que nos permitan, adecuadamente, realizar clases virtuales. Nuestro objetivo es que nadie quede sin la posibilidad de participar en esta modalidad. Afortunadamente, durante las últimas semanas hemos contado con el esfuerzo y el compromiso de estudiantes, académicos y funcionarios que han trabajado conjuntamente para que tareas como el proceso de admisión y las primeras actividades de los nuevos estudiantes se realizaran de la mejor forma posible.

Esto alienta nuestra esperanza en que enfrentaremos con éxito el desafío cercano. Ya hemos hecho un llamado a nuestra comunidad universitaria a estar más unidos que nunca. En estos momentos de incertidumbre, debemos ser fuertes, tenemos que mantenernos firmes, conscientes de nuestro rol en estas horas históricas. Queremos que nadie se sienta solo ni sola, sino parte de un sistema colaborativo, porque pertenecemos a una gran familia que integran personas mayores, de edad media y jóvenes de distintas áreas del saber; con diversas concepciones y visiones de la vida, pero con una mirada común: ser mejores personas, hombres y mujeres de espíritu transformador y solidario, con ganas de crecer y hacer surgir a quienes han confiado en nosotros y son parte de nuestro entorno.

Para nuestros estudiantes, nuevos y de cursos superiores, el llamado es a ser protagonistas de estos cambios, a ser parte activa y constructiva en la aplicación de los nuevos paradigmas de educación que estamos viendo. La Universidad de Playa Ancha la hacemos entre todos y todas.

Lo mismo se debe aplicar a escalas mayores: en la ciudad, la región, el país y el mundo. Debemos enfrentar unidos los distintos desafíos que trae el nuevo coronavirus, como una gran familia que tiene a personas muy distintas y con diversas visiones de vida, pero el mismo deseo de vivir y crecer. Como Universidad de Playa Ancha, como Valparaíso, como Chile, ya hemos vivido contingencias de distinta naturaleza y en todas hemos demostrado temple y compromiso inagotable con nuestros valores y principios. Es una nueva ocasión para enfrentar estas circunstancias con altura, sacrificio y espíritu de unidad.

Patricio Sanhueza V.
Rector Universidad de Playa Ancha

 

* Opinión publicada en El Mercurio de Valparaíso, domingo 5 de abril de 2020 (acceso solo para suscriptores).

 

Pruebe también

UPLA inicia primer curso de capacitación para beneficiarios del programa sociolaboral de Senda

Formación autoinstruccional lo ejecuta el Organismo Técnico de Capacitación de la universidad, en el marco de un convenio suscrito entre esta casa de estudios y Senda Región Valparaíso.