Con novedosa técnica de ADN Ambiental laboratorio UPLA describe ecosistemas acuáticos

Recrear lo que ocurrió hace cientos de años con las especies que habitaron un ecosistema acuático o describir el impacto de especies invasoras sobre ambientes nativos, es el trabajo que realiza el Laboratorio de Limnoecología de la Universidad de Playa Ancha, utilizando tecnología de vanguardia.

Es de los pocos espacios de investigación del país que trabaja con el ADN Ambiental, herramienta de identificación genética que permite rastrear el ADN que los organismos dejan en el ambiente, con lo cual es posible identificar especies desconocidas, detectar otras extintas, o describir especies invasoras, plagas o pestes en diversos ecosistemas.

Dirigido por el Dr. Claudio Quezada, el Laboratorio de Limnoecología instalado en la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas de la UPLA, estudia desde 2018 los sistemas acuáticos continentales y los ambientes marinos del país.

Dr. Claudio Quezada, director del Laboratorio de Limnoecología.

Es así que, mediante proyecto Fondecyt adjudicado hace 2 años, Quezada colecta muestras del fondo del Lago Chungará para determinar el ADN allí presente, con el objetivo de describir el proceso de colonización de la trucha arcoíris y cómo la llegada de esta especie invasora, que no tiene depredador, cambió el ecosistema.

“Entonces lo que nos interesa es comprender como grupo cómo responde el ecosistema frente a las especies invasoras. El Lago Chungará es un ecosistema único en el mundo, y prístino, allí llegó la trucha arcoíris y con esta herramienta genética vamos a inferir la historia, la diversidad y la composición del ecosistema de los últimos 300 y 500 años”, sostuvo el Dr. Claudio Quezada, quien también es investigador joven del Núcleo Milenio de Salmónidos Invasores (INVASAL).

Lenka Kurte a 4.120 metros sobre el nivel del mar, muestreando en el altiplano chileno.

En dicho proyecto colaboran de la UPLA el Dr. Jean Pierre Francois, de la Universidad de Chile, Mauricio Moraga, de la Universidad de Washington, Adam Summers, y de la Universidad de Antofagasta, Chris Harrod.

Respecto de la herramienta de ADN empleada en el laboratorio, agregó que “probablemente somos unos de los pocos laboratorios del país, que está en condiciones de ofrecer servicios en esta área, donde las empresas que realizan estudios de impacto ambiental, tomen muestras de ADN Ambiental y, posteriormente, nosotros las analizamos. En un plazo acotado uno puede describir la biodiversidad, es decir esta es una herramienta que no está sujeta a error al ser una herramienta de identificación genética, forense, y se puede aplicar en estudios de impactos ambiental, se pueden realizar líneas de base para proyectos ambientales, o bien utilizarlas como compromiso de monitoreo en las resoluciones de calificación ambiental. Es un instrumento para la gestión de la biodiversidad y una herramienta útil para evaluar la presencia de especies en categoría de conservación”, explicó el investigador de la UPLA.

 Nuevas especies
Nueva especie nombrada Diplomystes incognitus.

Por otro lado, en el Laboratorio de Limnoecología investigadores y estudiantes de pre y postgrado de la institución, así como de universidades chilenas y extranjeras pueden emplear en él herramientas morfológicas e  informáticas como la tomografía computarizada, para describir y estudiar peces, en lo que es otra área de desarrollo: la ictiología.

“Estamos trabajando con el Museo de Historia Natural para generar una colección. Todos los peces que hemos colectado hace unos 14 años los estudiaremos en conjunto, lo cual es muy interesante, porque estamos describiendo nuevas especies de peces.

Pseudorestias lirimensis.

Hay una serie de especies nuevas que hay que ponerle nombre. Chile tiene baja diversidad de peces de aguas continentales, sin embargo, aún nos falta describir parte de esta biodiversidad”, afirmó.

Entre el río Rapel y el Itata, Quezada junto a la Dra. Gloria Arratia de la Universidad de Kansas identificaron un nuevo pez al que nombraron Diplomystes incognitus (Rollo de agua dulce). En tanto, en el altiplano de Iquique, el especialista junto a la Dra. Arratia e investigadores de la Universidad de Chile describieron una especie y género nuevos, denominándola Pseudorestias lirimensis.

A lo anterior, el laboratorio sumará en 2020 la colaboración que su director hará al proyecto Fondecyt Regular liderado por Jorge Nimptsch de la Universidad Austral, en el cual investigarán el destino de los desechos de salmoniculturas en el sur de Chile y su impacto en los ecosistemas acuáticos continentales.

De esta manera, este espacio de investigación genera nuevo conocimiento y estrecha vínculos con universidades, servicios públicos y privados para la investigación conjunta, la protección y sostenibilidad de los ecosistemas acuáticos.

Pruebe también

UPLA desarrolla Guía de Actividad Física en Casa

Documento elaborado por la Dirección de Deportes y Recreación comparte rutinas de ejercicios físicos para mantener activa a la comunidad en los días de cuarentena.