Experto UPLA explica que elección de una carrera puede ir más allá de la vocación

Las condiciones vocacionales no influyen necesariamente en la elección de una carrera, sino, más bien el tipo de personalidad que tienen los estudiantes, por ello, muchas veces, la toma de decisión sobre cuál carrera elegir se ve condicionada, también, a la rentabilidad, los años de estudio, las nuevas profesiones y el ambiente de aprendizaje que pueda ofrecer una institución de educación superior.

Para el Dr. Alejandro Gallardo Jaque, especialista en orientación de la Universidad de Playa Ancha, lamentablemente en nuestro país la educación superior todavía está muy distanciada de la educación secundaria, y el ingreso a la universidad es visto de manera reduccionista, en torno a la posibilidad de ingresar o no a ella de acuerdo a un puntaje: “Se mide mucho por puntajes, por resultados, por intereses, por capacidades, pero no por cómo es la persona y que su modo de ser tiene influencia en las decisiones que va a tomar y tiene influencia en los resultados que va a obtener cuando acceda a la educación superior. Por eso yo creo que el sistema educativo, tanto enseñanza media como universidades, tienen que considerar variables que son de personalidad que tienen que ver con identidad personal, que tienen que ver con variables emocionales, de motivación”.

En este sentido, existe la motivación de logro, dice el académico donde existen personalidades pragmáticas que buscan estudiar una carrera rentable sin la vocación suficiente y otras que aspiran a la realización personal. No obstante, dada las condiciones actuales, los postulantes y sus familias deberían pensar, en postergar el ingreso a la educación superior, si es que el estudiante se ve forzado a tomar una decisión: “En general, si la persona está forzada a tomar una decisión yo invitaría a ese joven, a esa familia, a que revise lo que ha ido ocurriendo a ver la posibilidad, sobre todo a las familias si le pueden dar la oportunidad de volver a dar la prueba o bien tomar esa decisión más adelante porque hay costos muy altos asociados en lo personal, en lo académico, en lo emocional, en lo económico”.

Como orientador, prosigue el especialista, se hace necesario sumar iniciativas y mecanismos en la educación media o superior donde se evidencien previamente las motivaciones para seguir un camino profesional y se reduzcan los campos de opciones más allá de las áreas, científica, humanista, artística, etc.: “La formación profesional no es un carril único, no se puede concebir como algo único; yo en lo personal como joven, si me pongo en el lugar de ellos tengo que entender que puedo moverme entre distintos carriles, distintas áreas; el profesional que está requiriendo el mundo actual no es alguien que se encasilla solo en un camino, los desafíos del mundo son tan cambiantes. Cada vez empiezan a aparecer nuevos requerimientos, nuevas profesiones, empiezan a aparecer otros elementos, profesiones que aparecen y desaparecen, se configuran según lo que la sociedad requiere”, concluye el Dr. Gallardo.

Pruebe también

UPLA desarrolla Guía de Actividad Física en Casa

Documento elaborado por la Dirección de Deportes y Recreación comparte rutinas de ejercicios físicos para mantener activa a la comunidad en los días de cuarentena.