Agenda
Inicio / Entrevistas / Matías Asún: “La solución para Quintero y Puchuncaví es cerrar las fundiciones y centrales termoeléctricas”

Matías Asún: “La solución para Quintero y Puchuncaví es cerrar las fundiciones y centrales termoeléctricas”

Chile está dentro de los 18 países más amenazados por problemas hídricos al año 2030 y, actualmente, ya hay 111 declaraciones de escasez hídrica en el país. Dentro de este registro está la Región de Valparaíso que, en agosto pasado, el gobierno declaró en emergencia agrícola justamente por este mismo problema.

Con estas cifras, que expresan una realidad muy poco alentadora, Matías Asún, director de Greeenpeace Chile, argumentó que la mitad de las comunas del país ya requiere cierto nivel de ayuda, y que por ello, es altamente valorable que la Universidad de Playa Ancha genere espacios de conversación para informarse y exigir cambios en las políticas de gobierno radicales.

El ambientalista se refería a la Escuela de Primavera que organizó la Dirección General de Vinculación con el Medio, cuya primera jornada abrió él, con una conferencia donde se refirió al “modelo corrupto” que no ha permitido implementar los cambios para enfrentar el cambio climático.

-Desde el punto de vista técnico ¿Qué deberíamos entender cuando hablamos de crisis ambiental?

“Lo que estamos viendo es un proceso progresivo de acidificación de los océanos, como resultado de la degradación planetaria en su conjunto. El aumento de CO2 en la atmósfera está también afectando a los océanos que, a su vez, también reaccionan”.

-¿En qué se traduce eso?

“En que las cadenas alimenticias de los océanos no están pudiendo regenerarse a la velocidad suficiente: los moluscos no están pudiendo crear sus caparazones y, fundamentalmente, el fitoplancton no está pudiendo regenerarse a la velocidad que debiera. Esto supone que la base de la cadena alimenticia de los océanos y, por lo tanto, que la salud de los océanos, está afectada”.

-¿Esto se entiende entonces en que los océanos son el pulmón del planeta?

“Así es. Para funcionar requiere que la tierra esté sana, que los ríos sean saludables y que aporten minerales, porque ello permitirá a los bordes costeros (el lugar donde se reproduce la mayoría de los seres vivos en los océanos), que también estén saludables. Lo que estamos viendo  son efectos sinérgicos globales, cuyos impactos no somos capaces de evaluar”.

-¿De qué modo afecta a esta crisis los incendios en el Amazonas?

“Degrada la capacidad que tiene ese ecosistema de acumular agua y, por lo tanto, degrada la capacidad de ese ecosistema de producir un río saludable como el río Amazonas, uno de los más importantes del mundo”.

-¿Y en relación al derretimiento de los glaciares…?

“Primero, decir que hay dos tipos de hielos: los hielos milenarios y los mantos de nieve (la nieve estacional), esta última se derrite y alimenta los ríos. Cuando esa nieve se derrite, dependemos de napas subterráneas y, fundamentalmente, de hielos glaciares. Ese hielo es zona congelada que se está deshielando a una velocidad más alta. Paradógicamente, los hielos milenarios, a medida que el cambio climático aumenta, surten de más agua a los ríos. Es lo que vemos en el valle del Huasco, los glaciares destruidos por Pascualama de Barrick Gold, que aportaron durante mucho tiempo muchísima más agua. De hecho, parte de los problemas logísticos que tiene la minera (luego de haber reventado buena parte de los glaciares en sus protecciones mineras), y con el descuido en sus operaciones, ha generado un impacto gravísimo”.

-Parece que hay serios problemas de conciencia…

 “Creo que hay una progresiva conciencia a nivel mundial, que choca también con la distribución de la riqueza y el bienestar en el mundo. Buena parte de los problemas asociados al cambio climático, tiene que ver con los modos de vida de las personas y, especialmente, con los procesos productivos que aportan lo necesario para esos modos de vida”.

REALIDAD LOCAL

-Por ejemplo ¿Cómo influye la producción de paltas en la Región de Valparaíso?

“Sí. Es muy evidente que el auge del mercado de las paltas, que se han vendido como alimentos saludables, ha generado (y lo ha denunciado muy bien en esta región Modatima), serias consecuencias. Es un negocio que tiene pies de barro, porque son pies de expropiación, de privatización del agua, de erosión de suelos, de desprotección de los campesinos, de modelos de vida sustentables. Y, por lo tanto, en la práctica, todos los beneficios que estamos viendo, también están basados en ese modelo que produce injusticia y desigualdad. En estricto rigor, como muy bien dice Rodrigo Mundaca (Modatima), lo que estamos viendo es un ecocidio planetario, modelos de producción ecocidas y de lo que se trata justamente es de poner la vida en el centro, la vida de todos nosotros y la vida del planeta, porque de eso depende nuestro futuro”.

-¿Lo que ocurre en la Región de Valparaíso grafica lo que ocurre en el país?

“Chile está dentro de los 18 países más amenazados por problemas hídricos al año 2030. Ya lo estamos viendo, hay 111 declaraciones de escasez hídrica en el país. La mitad de las comunas requiere cierto nivel de ayuda. Se declaró hace poco en emergencia hídrica la Región de Valparaíso. Son distintas las situaciones que nos están alertando, y es por eso que es importante tener espacios de conversación (como estos) para informarse y poder exigir los cambios que hoy en día un modelo corrupto no ha permitido cambiar. Muchos de los políticos que ejercen o han ejercido cargos, tienen derechos de agua, entonces, no están disponibles para legislar a favor de la vida, y eso es también parte de las demandas que los distintos movimientos sociales han venido levantando”.

-¿Qué espera de la COP 25 que se realizará en nuestro país a fines de año?

 “En general, en las cumbres de cambio climático, hasta el más Bolsonaro podría tratar de aparecer como más verde. La realidad es que hay que juzgar (a los Presidentes) por las cosas que van a hacer y no por los discursos, porque por los discursos venimos salvando el planeta desde el día 1, pero en la realidad lo estamos haciendo pedazos”.

-Pero en concreto ¿Qué debería ocurrir?

“En el caso internacional, se espera conocer los mecanismos que permitan que las naciones se comprometan de manera vinculante a reducir sus emisiones (eso es lo que está en juego en esta COP en particular)”.

-¿Y en el caso de Chile?

“Considerando que Chile tiene tantas oportunidades de energías limpias, el foco central es apagar las ocho centrales a carbón más sucias, antes de la COP 25. Eso es lo que estamos pidiendo al Presidente de la República, para que no lleguemos con un récord de emisiones. Y luego pedimos continuar con las siguientes 20 centrales de carbón, durante los próximos 10 años. Él se propuso como meta el 2040 (y la letra chica dice 2045). Lo que estamos pidiendo es que las saque de circulación de aquí al 2030 y apague las más sucias de aquí a la COP 25, en diciembre.

-¿Entre esas centrales estaría Quintero y Puchuncaví?

“Sí, y permítame ser muy claro: no hay manera alguna que un científico invente con una varita mágica una solución, porque la verdadera solución para Quintero y Puchuncaví es cerrar las fundiciones y cerrar las centrales termoeléctricas de AES Gener que, por lo demás, fueron aprobadas ilegalmente”.

-A su juicio ¿Falta voluntad o valentía del gobierno?

“Yo diría que hay mucha complacencia y, hasta cierto punto, mucha complicidad con las empresas que lucran con la destrucción del medio ambiente”.

¿DE QUÉ SE TRATA?

 -Y el ciudadano a pie ¿Qué puede hacer?

“Se ha puesto de moda un meme que dice `Ya no alcanza con reciclar. Hay que rechazar y exigir´. Y la realidad es esa, hoy en día estamos viviendo en una verdadera emergencia climática que nos está golpeando de distintas formas a nivel global. Hay tifones, huracanes, inundaciones, sequías, marejadas…son situaciones que están afectando de manera gravitante y que ponen en riesgo nuestros modos de vida, nuestra economía, nuestro futuro. Es decir, en 10 años, puede que Chile sea uno de los países con mayores crisis hídricas del mundo”.

-¿Y en lo concreto?

“Lo que nosotros podemos hacer, efectivamente, es muy importante: ducharnos en tres minutos, reciclar el agua del lavaplatos, utilizar detergentes con menos contaminación, todo eso tiene mucho sentido, pero como están distribuidos los procesos productivos en Chile, no va a alcanzar”.

-¿De qué se trata entonces?

“De que no haya que destruir los salares para producir litio que, además, debiera producir beneficios en Chile; que la minería no siga generando más relave y que se haga cargo de sus pasivos ambientales; que no sea necesaria la apropiación de las aguas para el modelo de agricultura; que no tengamos que importar salmones noruegos, bañados en antibióticos y químicos; y que la pesca artesanal pueda hacerse cargo de cultivos locales con acuicultura con especies nativas y no con especies exóticas. Se trata de que tengamos una ley que proteja los glaciares, los humedales, los ríos. Es necesario proteger nuestro patrimonio, porque nosotros somos ese patrimonio”.

.

 

 

 

 

 

Pruebe también

Pianista José Ignacio Riveros Donoso: “Yo llegué con cero formación musical a la UPLA”

Con 34 años, este joven integrante de "Los Jaivas" ya ha visitado 27 países, y pronto iniciará su cuarta gira por Asia. Acá recuerda sus años en la Universidad de Playa Ancha.