Inicio / Academia / Especialistas concordaron en la necesidad de revalorizar las aguas residuales

Especialistas concordaron en la necesidad de revalorizar las aguas residuales

Cómo se gestiona el recurso hídrico en la región, cuál es la utilidad de las aguas residuales y cómo se pueden crear biopolímeros a través de efluentes industriales fueron parte de los temas tratados en el seminario internacional que se realizó el 12 de julio en la Universidad de Playa Ancha.

El encuentro denominado “Aguas residuales como fuente de recursos” contó con la masiva presencia de universitarios de la región de Valparaíso y de representantes del sector público-privado vinculados con el recurso hídrico, los que escucharon atentamente a especialistas de las universidades de Playa Ancha, de Concepción, Adolfo Ibáñez y Santiago de Compostela (España) y de la empresa agrícola AASA.

José Meza Guzmán, académico de la Facultad de Ingeniería UPLA, presentó los datos de cobertura e infraestructura en agua potable y alcantarillado de la región de Valparaíso, fuentes de abastecimiento y principales riesgos que se presentan frente a la sequía, la descarga de relaves, los terremotos, la ausencia de fuentes convencionales cercanas y la dependencia de la energía eléctrica.

Dicho contexto le permitió a la Dra. Gladys Vidal Sáez, directora del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y Minería (CRHIAM) de la Universidad de Concepción, hablar de aquellas aguas que son reusadas luego de su uso doméstico o de procesos industriales. Respecto, a esto último planteó la necesidad de generar una institucionalidad sobre el reuso de efluentes industriales, ya que éstos contienen contaminantes químicos, biológicos, microbiológicos, que son necesarios retirar a través de tecnología con personal especializado, con lo cual se evitaría un impacto negativo en los ecosistemas y posteriormente en la salud de las personas.

“Para ello probablemente se debiera generar un ente regulador que esté conectado en los mismos ministerios y de esa manera poder evaluar algún tipo de normativa o delineamiento nacional respecto al reuso del agua”, recalcó. Actualmente, detalló, que lo que está normado son las descargas a ecosistemas fluviales, superficiales, la infiltración en la napa freática y el riego, con una normativa muy antigua que merece ser otra vez revisada.

“En este nuevo período de escasez hídrica y pensando que los ecosistemas están recibiendo cada vez menos agua y por lo tanto existe más concentración no solo de nutrientes sino también de microcontaminantes, se hace prioritario ver la microbiología que tienen las aguas. Es un desafío país que tiene que estar presente en un nuevo momento histórico que está viviendo el país y que tiene que ver con el cambio climático y la escasez hídrica”, concluyó la Dra. Vidal.

Posteriormente, el Dr. José Luis Campos, académico de la Universidad Adolfo Ibáñez, sede Viña del Mar, se refirió al gestión del nitrógeno presente en efluentes ganaderos para la generación de fertilizante o energía. Para ello, hizo un balance económico de algunos procesos químicos haciendo hincapié que en el futuro se deberán tener en cuenta los impactos ambientales que generan residuos descargados a un cauce del río, al lago o al mar.

“Eso va a causar un impacto y va a tener costos asociados, por lo tanto lo que hoy en día no es rentable porque no se consideran los costos de esos impactos ambientales quizás en el futuro cuando la normativa, que realmente es la fuerza impulsora de los cambios, lo consideren quizás lo sea”, adelantó el académico UAI.

El ejemplo práctico de lo planteado por los especialistas, lo presentó el gerente de Gestión y Proyectos de Agrícola AASA, Chile, Alejandro Gebauer Arredondo, quien dio cuenta del trabajo de la empresa líder en la industria de la carne en el país. Basados en un modelo de gestión que procura la sustentabilidad en la producción porcina han aplicado procedimientos que les han permitido disminuir los olores y el consumo de agua en sus procesos, reutilizar este recurso para distribuir a sus vecinos para el riego, estrechar los vínculos con la comunidad y generar biogás a partir de los purines de los cerdos. Esto último, le permitió a la empresa sustituir el diesel como combustible y abastecerse de energía eléctrica y calórica.

“Somos una empresa que está tratando de ser 0 residuos, esperamos al 2020 alcanzar esa meta y lograr las 4R (reducir, reciclar, reutilizar y reeducar) y para ello empezamos con puntos limpios en distintas comunas, en colegios, para comprometer a todo el mundo. Tanto así que hemos logrado reciclar nuestras propias botas, estamos poco a poco haciendo reducción. Esta es una experiencia, esperamos que desde sus profesiones también puedan lograrlo en sus organizaciones”, finalizó Gebauer.

Invitada especial: Dra. Anuska Mosquera Corral

Iniciando su estada en Chile, la investigadora del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Santiago de Compostela, España, expuso acerca de la creación de biopolímeros a partir de la revalorización de efluentes industriales con un enfoque de economía circular.

“Lo que pretendemos es valorizar los residuos de manera que generemos algún producto que pueda tener valor y entre ellos podrían estar los biopolímeros que tienen propiedades muy parecidas a los plásticos y pueden sustituirlos, pero lo que es más relevante aún es que al producirse con residuos son biodegradables frente a los plásticos convencionales”, explicó.

Anuska Mosquera agregó que en vista de la disminución de las reservas de petróleo se hará necesario sustituir los plásticos, para que ese combustible sea utilizado para producir energía. “Por lo tanto, está clarísimo que tenemos que enfocarnos a sustituir los plásticos convencionales por otros que además sean biodegradables; y valorizar un residuo que en este momento no tiene ningún valor. Esos dos puntos deben ser los que nos muevan a desarrollar nuevas tecnologías, nuevos procesos para producir biopolímeros u otros compuestos que sean de utilidad”, finalizó.

Evento internacional 

El seminario “Aguas residuales como fuente de recursos” fue organizado por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha en colaboración con el Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura Minería (Crhiam), y las universidades de Concepción, Adolfo Ibáñez, y Santiago de Compostela, España, y financiado por el Programa de Atracción e Inserción de Capital Humano Avanzado de Conicyt.

Lo anterior en el marco del proyecto MEC Nº 80180081 “Fortalecimiento en la Investigación y Formación de Capital Humano Avanzado en Universidades Chilenas, en el uso de aguas residuales como una nueva fuente de recursos no convencionales aplicando procesos físicos, químicos y biológicos (Biotecnología)”, que dirige la coordinadora de Investigación y Postgrado de la Facultad de Ingeniería, Dra. Marisol Belmonte Soto.

La académica UPLA agradeció la masiva concurrencia de estudiantes de diversas casas de estudios de la Región de Valparaíso y representantes de empresas como Esval. Asimismo valoró la posibilidad que brindan estas instancias de generar redes para potenciar y proyectar futuras alianzas entre la academia y el sector público-privado para poder realizar proyectos que tengan que ver con las necesidades de la comunidad.

Pruebe también

En Campus San Felipe se disputa torneo de futsal femenino

En su segunda versión, el campeonato contempla la participación de equipos de distintas categorías quienes competirán en la modalidad "todos contra todos".