Estudiantes con distintos tipos de discapacidad pueden rendir PSU adaptada

Cerca de 300 adaptaciones para rendir la Prueba de Selección Universitaria, PSU, se otorgan cada año a jóvenes con discapacidad a fin de que puedan enfrentarla en igualdad de condiciones, así lo informó el profesional del Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional, DEMRE, Joaquín Molina, en su participación como panelista en la jornada “Vive la Diversidad en la UPLA”, organizada por la Unidad de Inclusión.

La actividad que estuvo orientada a equipos del Programa de Integración Escolar, PIE, y profesores de los establecimientos educacionales de la región de Valparaíso, tiene como objetivo entregar información acerca de las adaptaciones que otorga el DEMRE a jóvenes con discapacidad auditiva, visual, física, multidéficit, e incluso a aquellas que sufren trastornos del ánimo.

Entre estas adaptaciones, explicó el profesional del DEMRE, figuran intérpretes en lengua de señas, lupas, computadores con software especiales, salas neutras (sin estímulo) individuales, acompañante en el exterior, tiempo adicional y otras más específicas, todo con el fin de cumplir con la accesibilidad universal también en este proceso, pero respetando la igualdad de condiciones para todos los futuros estudiantes universitarios.

En este sentido, Molina destacó el caso de las personas sordas, quienes se encuentran muy bien organizadas y han hecho valer sus derechos a la hora de rendir la PSU: “Tenemos permanente comunicación con ellos y plantean sus necesidades, declarando que necesitan algo distinto a lo que existe actualmente. El desafío más grande es que toda la PSU sea en lengua de señas, obviamente esto hay que analizarlo con expertos, pero eso es lo que se quisiera”.

Joaquín Molina opinó que el país debe propender a generalizar el uso del lenguaje de señas, en todo nivel, para así otorgar oportunidades en todo nivel: “La idea es que todo esto se generalice y que el país tome asuma una política de que la lengua de señas es muy relevante e importante y debería ser una segunda lengua de hecho. Debería existir, por ejemplo, en todos lados una persona capacitada para poder interpretar, obviamente que eso es lento, es difícil y es caro, pero es el Estado quien debe asumir este desafío futuro”.

Para acceder a la PSU adaptada, el postulante debe solicitarlo al momento de cursar su inscripción para rendirla y contar con todos los documentos que certifiquen su condición de persona con discapacidad, ya que deberá digitalizarlos y subirlos al sitio web.

La inclusión ya está en el tapete y es una ley, dice el especialista, por lo tanto, todas las universidades ya debieran estar preparadas para recibir estudiantes con discapacidad, ya sea por cupos especiales o vía PSU: “El llamado es a respetar el derecho a la educación, la gente cree a veces que está haciendo favores a las personas, pero en realidad no, lo que se está haciendo es darle un piso mínimo para que pueda integrarse a la comunidad universitaria y seguir su trayectoria desde el colegio a la universidad”.

Finalmente, Romina Norambuena, psicóloga del PIE del Liceo Técnico de Valparaíso y una de las asistentes a esta jornada, agradeció la oportunidad de acceder a esta información que en parte era desconocida para ella: “Me pareció súper interesante, porque la verdad nosotros desconocíamos tanto el programa como los tipos de adecuaciones y apoyo que había en el proceso de selección universitaria, trabajamos hace varios años orientando a los alumnos para insertarlos en la educación superior y esto nos ayuda para poder trabajar, pues tenemos varios estudiantes ahora en cuarto año medio, quienes tienen necesidades educativas especiales y que necesitan una oportunidad para poder continuar con sus estudios”.

Pruebe también

UPLA inicia primer curso de capacitación para beneficiarios del programa sociolaboral de Senda

Formación autoinstruccional lo ejecuta el Organismo Técnico de Capacitación de la universidad, en el marco de un convenio suscrito entre esta casa de estudios y Senda Región Valparaíso.