Inicio / Entrevistas / “El espíritu de la ley hace ‘un poco de justicia’ en cuanto al respeto que un país debiese tener con la cultura”

“El espíritu de la ley hace ‘un poco de justicia’ en cuanto al respeto que un país debiese tener con la cultura”

Listo para su promulgación quedó el proyecto de Ley de Fomento a las Artes Escénicas que el 5 de junio fue aprobado de forma unánime por la Cámara de Diputados, restando solo la firma del Presidente de la República y posterior publicación en el Diario Oficial para que se convierta en Ley de la República.

Dicha iniciativa, impulsada hace alrededor de dos años por la Plataforma de Artes Escénicas que agrupa a representantes del teatro, danza, circo, titiriteros y narradores orales, fue buen recibida por los sectores involucrados debido a que contempla otorgar financiamiento a proyectos y fomentar las artes escénicas del país.

Giulio Ferretto Salinas, director del Departamento de Artes Escénicas de la Facultad de Arte de la UPLA, no quiso quedarse al margen de las repercusiones que tendrá este proyecto y decidió mostrar su sentir respecto a la aprobación y futura ley que vislumbra la creación de un Consejo Nacional de Artes Escénicas, de un Fondo Nacional de Fomento y Desarrollo a las Artes Escénicas, y la instauración del Premio a las Artes Nacionales Presidente de la República.

-¿Cuál es su apreciación del proyecto de ley recientemente aprobado por la Cámara de Diputados?

“Como director del Departamento de Artes Escénicas, colega, profesor y compañero de trabajo, mi sentir es agradable. Estoy contento porque de alguna manera me siento integrado porque en el espíritu de la ley hay un centro que hace ‘un poco de justicia’, en cuanto al respeto que un país debiese tener con la cultura teatral, las artes, la representación, la danza, el teatro y el cine. Creo que eso es un avance enorme en relación a lo que sucede actualmente con el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio”.

-¿A que se refiere cuando habla de “un poco de justicia”?

“Me refiero al concepto de justicia propiamente tal, se debe poner en su justa dimensión lo que debe tener un país en los tiempos que estamos viviendo. Esta iniciativa debe venir a reconocer el sufrimiento de un país, donde su gente ha sido maltratada social y laboralmente y donde todo cuesta concretar. Me refiero a que el Estado pueda contribuir con sus ciudadanos, respecto del acceso a la cultura, al teatro y a las manifestaciones artísticas; y así evitar que existan salas fantasmas o centros culturales construidos, pero que no tienen programación alguna. A tener la esperanza que los artistas, los creadores consolidados y nuevos tengan ayuda para crear, a tener la posibilidad de no concursar o de no caer en el Fondart que en realidad pasó a ser una especie de lotería gigantesca”.

-Según su punto de vista ¿cuál es la principal contribución que contempla esta nueva normativa?

“Para mí la principal contribución es el espíritu que hay detrás de este proyecto. Que un país tenga una Ley de Artes Escénicas me parece tranquilizador desde el punto de vista de un desarrollo posible del arte y la cultura, especialmente del teatro, la música o la danza. Creo que así debiera ser en los países civilizados y en la época que estamos viviendo. Esto último se puede traducir en que cuando asistas a un teatro este tenga una programación, y que sea el Estado el encargado de ayudar y garantizarla, sean de Puerto Montt, Valdivia, Arica o Valparaíso. En el fondo la contribución debe ser para cualquier centro regional y que la ayuda recibida les permita hacer cosas con su respectiva comunidad, con el consiguiente beneficio para ellos como para el país en su conjunto”.

-Usted dice que el espíritu de esta ley es buena, pero con respecto a su implementación ¿cuál es opinión?

“Da un poco de miedo pensar en cómo se va a hacer o implementar. Por qué digo un poco de miedo, principalmente por lo que está pasando a nivel nacional respecto a cómo se están otorgando los cargos y cómo se están haciendo las cosas que no es para nada bueno. Hoy podemos ver corrupción, tráfico de influencias, injusticias del punto de vista laboral, entre otras cosas.

Ojalá que tal como existe un espíritu muy prospectivo, muy iluminador de la ley, también exista un buen modo de implementarla. Es decir, que los cargos se concursen, que haya un equilibrio, que no haya un cuoteo político, por ejemplo, que estén las personas adecuadas y que sean las que tienen que estar.

Lamentablemente estas situaciones se ven a diario, incluso a nivel local. Por esa razón los distintos actores involucrados debemos ser fuertes para enfrentarlas y poder ser respetuosos, justos y no mentir tanto, que es algo que se percibe en todo ámbito de cosas.

Ese aspecto en particular creo que es una de las grandes cosas que podría frenar todo este espíritu maravilloso de la ley. Lo que queremos nosotros, como representantes de las diversas manifestaciones artísticas, es que se nombren y estén los que tienen que estar, que las regiones estén bien representadas y que no sean solo promesas como viene ocurriendo en el último tiempo”.

-¿La creación de un consejo, de un fondo y de un premio ayudará a un mayor fomento y desarrollo de las artes escénicas?

“No tanto, pero estimo que debe ser necesario un reconocimiento a los artistas. No creo que sea algo tan imprescindible, pero si creo en el reconocimiento de los grandes artistas y a aquellos que trabajan (hombres y mujeres) por lograr importantes cosas para y por el país”.

-¿Es suficiente entonces esta ley para revitalizar la actividad?

“No lo sé. Habrá que analizarlo y ver qué sucede de aquí en adelante. En su momento hablé con Alejandro Sieveking (Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales 2017) y me decía que en sus obras de teatro y su dramaturgía se preguntaba con preocupación por qué el ser humano es malo, por qué una persona buena puede actuar de mala manera y en qué momento traspasa ese límite. Esto lo digo en relación a las buenas intenciones de la ley que puede quedar solo en eso por la actitud de personas con estas características que llegan a un cargo sin las capacidades suficientes y sin un debido concurso”.

-¿Cómo recibe el Departamento de Artes Escénicas de la UPLA la Ley de Fomento a las Artes Escénicas?

“Primero decir que nos gustaría que nos beneficiara. Pero también quiero ser claro que a diferencia de otras instituciones nos encuentra bien parados. Tenemos una sala, una gestión ya hecha con casi 10 años de funcionamiento. Sin duda será una gran ayuda para seguir contribuyendo a Valparaíso, la región y el país. Con el equipo hemos hecho un buen trabajo de posicionamiento de producción, de agendas, de mantención y de defensa de un espacio público desde la universidad, ya que es un cable a tierra con la comunidad territorial de Playa Ancha, con el centro de la ciudad y con las comunidades que vienen a la sala”.

Pruebe también

Maratón para innovadores llega a Valparaíso y la UPLA

Hasta el martes 15, estudiantes y funcionarios de esta universidad podrán inscribirse gratuitamente.