Inicio / Destacados / La revaloración del Valle del Aconcagua (segunda parte)

La revaloración del Valle del Aconcagua (segunda parte)

“El territorio aconcagüino, es una plataforma territorial que tiene una serie de recursos de diversa índole, que de alguna manera han sido estudiados, pero no necesariamente ordenados temáticamente.

En este sentido, surge la necesidad por parte de las autoridades, especialmente las gobernaciones provinciales, que para el caso de la microrregión de Los Andes – San Felipe de tomar la decisión política y de vinculación con el medio para organizar un catastro de los materiales que se encuentran en diversas organizaciones de administración comunal (municipios); las universidades presentes en este contexto (Playa Ancha, Valparaíso, Aconcagua); los Centros de Formación Técnica, como es el caso del Instituto Tecnológico Ignacio Domeyko (que pertenece a la Universidad de Playa Ancha); centros de investigación y culturales, museos, casas de la cultura, organizaciones comunitarias, diarios locales, entre otros para que en una mesa técnica se pueda interactuar y conocer los distintos agentes.

Seguidamente, poner a disposición de estas instituciones un sistema de almacenamiento digital con acceso libre en el que se catastren y elaboren diversas colecciones
de datos con su correspondiente link de navegación para saber en qué parte se halla el documento y el protocolo de solicitud.

Como un ejemplo de ello, perfectamente se pueden poner a disposición de la comunidad los instrumentos rectores del territorio (planes reguladores, planes de desarrollo comunal, planes de desarrollo turístico y los planes de desarrollo cultural), materiales esenciales para poder desarrollar propuestas de desarrollo local.

A la vez, las universidades tanto del Estado como privadas podrían enviar a la base de datos los títulos de tesis que se han desarrollado en las provincias de la  microrregión, a lo que se sumarían las de los Institutos Técnicos. Toda esta información que tiene un valor relevante son indagatorias de un preciado contenido al momento de tener en cuenta un dato, que no necesariamente se podría obtener a través de una consultoría, por ejemplo.

En referencia a los beneficiados destacan, entre otros, los colegios que al tener un acercamiento por la vía de internet se favorecerían para poder hacer clases más interactivas y relacionarse con los investigadores, a fin de generar redes de comunicación, ya sea presenciales o en línea, dando así un salto tecnológico que induciría
a mejorar ciertos aspectos de la educación y fomentaría la mejora de la calidad de esta.

Otro de los aspectos para los que serviría esta base de datos estaría orientado a la mejora de los conocimientos del valle en pro del turismo del mismo, dado que hasta la actualidad no hay casi mapas digitales en las páginas web de las gobernaciones o municipios en los que se destaquen los atributos patrimoniales del área en cuestión, lo que sin duda sería un positivo aporte a los emprendimientos turísticos que hay en el Aconcagua y, para estos efectos, solo la puesta en valor de los cementerios locales
con excelentes muestras de arquitectura mortuoria, daría paso a la exploración y explotación del necroturismo, que en varias ciudades de Chile y el mundo ha dado favorables dividendos para quienes llevan adelante esta tendencia de manifiesto cultural.

Queda pues hecha la oferta para que las autoridades la tomen en consideración ya que en opinión profesional urge ponerla en práctica, ya que el Valle debe tener alternativas de desarrollo en el corto plazo por los problemas propios que está generando el cambio ambiental que ya está alterando el otrora valioso capital agrosocial”.

 

Gastón Gaete Coddou,  geógrafo y académico de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas, Universidad de Playa Ancha

Columna de opinión publicada en diario El Trabajo de San Felipe, el miércoles 5 de junio de 2019.

 

Pruebe también

Estudiante y técnico UPLA integran selección nacional taekwondo en Juegos Olímpicos Universitarios

El evento internacional se realizará entre el 3 y el 14 de julio en Nápoles, Italia.