Inicio / Academia / 23 por ciento de los estudiantes universitarios presenta problemas de salud mental

23 por ciento de los estudiantes universitarios presenta problemas de salud mental

La etapa juvenil es el período más crítico en el que se establece la mayoría de las enfermedades de salud mental crónicas, razón por la cual es clave que las instituciones de educación superior establezcan estrategia para detectar y, en lo posible, prevenir estas patologías.

Así lo advirtió Juan Bustamante Donoso, académico y psicólogo de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Playa Ancha, a propósito de las agrupaciones estudiantiles que han acusado un exceso de la malla curricular en sus respectivas carreras.

En opinión de Bustamante, esto obedece a que la población universitaria ha aumentado considerablemente en la última década, (por el apoyo del Estado a través de subvenciones o créditos). Esto se traduce en que también aumentó la cobertura universitaria para los grupos sociales más vulnerables, quienes tendrían un mayor riesgo de fracaso académico.

“Desde los años 90 a la fecha experimentamos un aumento de matrícula del 300 por ciento de los quintiles 1,2 y 3, que constituye el 40% de la población más vulnerable…y obviamente llegan con más desventajas a esta instancia y lo que solemos ver es que ese grupo presenta una vulnerabilidad mayor a generar un psicopatología y algún problema de salud mental. Hoy entendemos que los problemas de salud mental son siempre contextuales”, sostuvo  el profesional.

Agregó que en torno al 23 por ciento de los estudiantes universitarios presenta problemas de salud mental, entre los cuales destacan los de carácter depresivo, ansioso y consumo de diversas drogas.

El especialista sostuvo que esta situación obliga a las instituciones de educación superior a hacerse cargo y elaborar estrategias para prevenir el fracaso académico. Una vía es la nivelación de los estudiantes que recién se integran a la universidad, a fin de que cuando enfrenten los desafíos del espacio educativo, cuenten con las herramientas para hacerlo en igualdad de oportunidades con los estudiantes que sí ingresaron con las competencias adecuadas, como la compresión lectora, la autorregulación y organización del del tiempo, estrategias de estudio, etc.

  Bustamante sostuvo, además, que es necesario que las universidades reflexionen, además, respecto a su carga académica. Advirtió que –en general- una carrera requiere 56 horas semanales de un estudiante, considerando las clases directas, el trabajo autónomo, en aula virtual, etc. Por lo tanto, es una exigencia mayor a la que enfrenta un trabajador, que labora 45 horas semanales. A ello se suma que, un alto porcentaje de los estudiantes que pertenece a los quintiles más bajos, deben trabajar, desplazarse por largos trayectos, y que muchos de ellos son primera generación, lo que complica más su adaptación a la exigencia universitaria.

“El desafío hoy en día, tiene que ver con pensar  sobre cómo las universidades están previniendo que se genere esta situación. Cómo promueve ciertos espacios que permiten proteger a los estudiantes, pues hay un tema comunitario también , de cómo la comunidad se hace cargo de recibir a los compañeros y compañeras que llegan sobre todo en primero.Lo ideal es llegar a prevenir, para que no se convierta en una situación más compleja”, afirmó Juan Bustamante”, quien agregó que era fundamental generar espacios de convivencia y diálogo entre la propia comunidad educativa.

 

Pruebe también

Facultad de Ciencias de la Educación  certificó en gestión y liderazgo a directivos educacionales

Participaron en el curso profesionales de la Región de Valparaíso y los módulos fueron impartidos por docentes pertenecientes a tres facultades de la universidad.