Agenda
Inicio / Academia / Más de 300 escolares de la región de Valparaíso accedieron a la educación superior con PACE-UPLA

Más de 300 escolares de la región de Valparaíso accedieron a la educación superior con PACE-UPLA

Hablar de equidad en el acceso a la educación superior, implica habilitar mecanismos que contrapesen el sesgo socioeconómico existente en los requisitos académicos.

En esa línea, la Universidad de Playa Ancha desde que implementó en 2015 el Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE), ha apoyado y preparado a 7.121 escolares destacados de tercero y cuarto medio, de 20 establecimientos educacionales vulnerables de la región de Valparaíso.

Con dicho acompañamiento y el cumplimiento de determinados requisitos, se les garantiza cupos de acceso a la educación superior. Desde el 2017 hasta la fecha, 389 jóvenes que participaron en el PACE-UPLA ingresaron a las universidades e institutos que están en convenio con el Ministerio de Educación. A la UPLA se incorporaron 189 estudiantes, de los cuales 51 ingresaron este año.

La coordinadora del componente Preparación en la Enseñanza Media del PACE-UPLA, Mercedes Pérez, explica que esta vía de admisión alternativa a la PSU exige trabajar en terreno con los escolares. Un equipo multidisciplinar desarrolla capacidades y habilidades transversales, nivela sus competencias en lenguaje (comprensión lectora y escritura académica) y matemática (razonamiento lógico), y les brinda orientación vocacional.

Igualmente, se desarrolla un ciclo pedagógico con los profesores de aula y se realizan jornadas para padres, orientadas a elevar las expectativas sobre sus hijos.

“Nosotros tenemos establecimientos de los cuales un estudiante ingresaba vía PSU a la educación superior y con el programa PACE entran 5. Al entrar 5, aumentan las expectativas de los profesores hacia los estudiantes para seguir en la educación superior, que antes eran casi nulas. La exigencia es mayor a la que existía antes del PACE y la matrícula de los establecimientos también ha crecido, y eso es tremendamente relevante”, precisa

Actualmente el PACE-UPLA, que depende de la Unidad de Acceso, Inclusión y Permanencia Universitaria, acompaña a 2.288 escolares de 20 establecimientos educacionales de la región.

Acompañamiento en la educación superior

Una vez que ingresan a la UPLA, en los campus Valparaíso y San Felipe dos equipos psicoeducativos conformados por orientadora, psicólogos, educadores diferenciales y profesoras de Lenguaje y Matemática, apoyan a los estudiantes con acciones para facilitar su progreso académico y permanencia en la institución.

Se consideran también en este acompañamiento a tutores par, que son alumnos de cursos superiores de la misma carrera, que en una relación simétrica guían el proceso formativo y de aprendizaje de los estudiantes PACE.

“Así se van rescatando las necesidades que pueda presentar el estudiante, desde entender cómo funciona el profesor, dónde están los mejores lugares para estudiar, dónde encontrar la bibliografía o lo específico de una materia. Nos ha resultado muy bien esta metodología de trabajo, y hay buena asistencia, pese a ser un espacio voluntario”, expresó a coordinadora del componente Acompañamiento en la Educación Superior del PACE-UPLA, Montserrat Rodríguez.

La coordinadora agregó que el estudiante PACE se caracteriza por igualar o superar en rendimiento académico a los compañeros de su generación, además de registrar mejor asistencia, lo cual es un importante logro y refleja el apoyo que, durante enseñanza media y luego en la universidad, reciben los alumnos del programa.

Recorridos patrimoniales por Valparaíso y San Felipe, para promover el sentido de pertenencia con las ciudades donde estudian, junto con generar vínculos entre estudiantes, forman parte del acompañamiento en la educación superior.

Voces PACE-UPLA

En el Liceo Politécnico de Llay-Llay Magdalena Flores participó en el programa PACE y hoy cursa tercer año de Pedagogía en Educación Física. Desde 2018 es tutora par, y destaca la ayuda del programa. “Ellos me acompañan en la permanencia en la universidad con psicólogos y orientadores. También me apoyan en las fotocopias y en fortalecer aptitudes y habilidades dentro de la carrera. Ahora soy tutor par que significa mucho, porque estoy devolviendo la mano a lo que ellos me dieron desde un principio”.

En tanto, el alumno Marcelo Araya de segundo año de Ingeniería Civil Industrial ingresó vía PACE desde el Liceo Santiago Escutti Orrego de Quillota, y compartió su testimonio. “Crecimiento personal y académico eso significa el programa PACE para mí. Uno recibe mucha ayuda académica, para ser más organizado, para tener una metodología mejor en los estudios. Además, hacen muchas actividades que te van a servir para toda la vida, como salidas en la ciudad muy interesantes”.

Pruebe también

La UPLA se llenó de niños y ciencia

Estudiantes de la carera de Pedagogía en Educación Básica realizaron una concurrida feria científica destinada a estudiantes de enseñanza básica.