Agenda
Inicio / Academia / Estudiante de Periodismo es reconocido por el Museo de la Memoria y los DDHH

Estudiante de Periodismo es reconocido por el Museo de la Memoria y los DDHH

A Joaquín Cáceres González lo conmovió viajar en el tiempo. Regresar, a través de las voces, pausas breves o prolongadas, respiraciones entrecortadas y gesticulaciones que se amalgaman en las corporalidades de hombres y mujeres, hasta aquellos lugares que fueron utilizados por la dictadura cívico-militar para reprimir, desaparecer y torturar.

Su idea como estudiante de tercer año de Periodismo de la Universidad de Playa Ancha era realizar un reportaje de investigación acerca de los centros flotantes y móviles de tortura –como La Esmeralda, buque insignia de la Armada- que trasladaban el terror por toda la costa de Valparaíso. Una prolongación del horror mar adentro, dificultando así que familiares y amigos supieran el paradero de los y las detenidas. Pero su margen de investigación se amplió, precisamente por la relación que sostuvieron los centros de detención emplazados en el continente, la Academia de Guerra Naval, por ejemplo, con los buques y embarcaciones que prolongaron la extensión de la política de represión del Estado.

Finalmente, la investigación que realizó Joaquín Cáceres González dio como resultado el reportaje denominado “Valparaíso: Las cicatrices de un puerto torturado”, que este 10 de diciembre fue reconocido por el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos –con la colaboración del Colegio de Periodistas– con el segundo lugar del Premio de Periodismo, Memoria y DDHH, en la categoría Prensa Escrita y Digital para trabajos periodísticos realizados en universidades.

Las cicatrices del puerto

Joaquín viajó hasta el Museo de la Memoria no sólo para recibir su galardón sino que también para unir los hilos de algunas historias íntimamente relacionadas. Las cicatrices de un puerto se unen a un conjunto indefinido de otras heridas, huellas y suturas necesarias de rescatar del olvido neoliberal. “Me inspiró la memoria nacional, informar a la gente sobre estos centros de detención y tortura poco conocidos. Vemos cada año zarpar al Buque Escuela Esmeralda con grandes honores, pero dentro de sus paredes se vivieron violaciones a los Derechos Humanos. Creo que una de las funciones del periodismo es mantener la memoria y resguardar los Derechos Humanos, más ahora que surgen grupos neofascistas y ultraderechistas que buscan quitar ciertos derechos, como el derecho a la migración”.

El estudiante de la UPLA, además, criticó las lógicas que despliegan los medios de comunicación tradicionales, más bien ausentes de los ejercicios de memoria histórica. “De todos los trabajos participantes elegían dos nominados por categoría. Yo participé en categoría prensa estudiantes, que primera vez es incluida. Fui elegido por el jurado como uno de los dos nominados, junto a una estudiante. Ella ganó el primer lugar, yo quedé en segundo lugar. A pesar de no ganar nada material me hace muy feliz que se reconozca a trabajos tan importantes como la escritura de memoria. Creo que estos premios son necesarios porque empujan a trabajar temas que muchas veces los medios tradicionales esconden bajo la alfombra”.

“Mi trabajo investiga los centros de detención que funcionaron en la bahía de Valparaíso durante la dictadura militar. Estos fueron la Academia de Guerra Naval, el Cuartel Silva Palma y los busques Maipo, Lebu y La Esmeralda. El trabajo consistía en conocer las historias de quienes estuvieron detenidos y fueron torturados en estos centros. También lo que intenté conocer es si reciben ayuda del Estado y si se ha hecho justicia”. Una deuda que aparece como pendiente, no sólo en lo referido a la reparación material o a la imprescindible justicia, sino que fundamentalmente a la articulación integral con políticas referidas a los derechos humanos integrales.

El futuro de Joaquín tiene una orientación evidente. Más que un norte. Es un sur. “En términos personales quiero seguir aportando a generar una sociedad con memoria, porque un pueblo sin memoria es un pueblo sin futuro. Me gustaría continuar trabajando en temas de Derechos Humanos, tanto del presente como del pasado. Espero en algunos años generar algún texto más extenso, ya que tengo aún bastante información sobre el tema”.

Pruebe también

Estudiantes realizan jornadas para fortalecer su futuro desempeño en las aulas

Cuatro pedagogías abordaron temáticas que complementarán sus conocimientos profesionales.