Youtube
  • Jackeline Rojas y Laura Villaseca.

    Hasta la Universidad de Los Lagos viajaron tres estudiantes de Pedagogía en Historia y Geografía de los campus Valparaíso y San Felipe de la Universidad de Playa Ancha, para participar en una pasantía de una semana, que les permitió conocer y profundizar respecto de las propuestas de innovación curricular y armonización del campus Osorno de dicha institución, así como enfatizar la vinculación con el medio y la investigación desde la carrera en la que se están formando.

    La experiencia académica se enmarcó en el Programa de Pasantías Estudiantiles Nacionales del Convenio Marco UPA 1758, destinado a reorientar la formación inicial docente y optimizar la implementación curricular de las carreras pedagógicas en los ámbitos de vinculación con el medio (bidireccionalidad y conocimiento compartido), prácticas e investigación.

    Agradecidos por la motivación que recibieron de parte de los coordinadores docentes a vivir la experiencia desde el 24 de septiembre al 1 de octubre, los estudiantes Laura Villaseca (cuarto año vespertino), Jackeline Rojas (tercer año diurno) y Juan Sepúlveda (tercer año campus San Felipe), compartieron sus vivencias en la U. Los Lagos.

    ¿Por qué decidieron ser parte de esta pasantía académica?

    Juan Sepúlveda.

    L.V.: Mi principal motivación fue la de verificar qué tan preparada estoy en comparación con compañeros de otras realidades y de otra casa de estudios. Además, era mi primera experiencia en una pasantía, pese a que yo ya cuento con una carrera, la de Técnico en Administración de Hotelería y Turismo.

    J.R.: “A mí me gusta mucho viajar, por lo que la posibilidad de conocer la realidad de la carrera de Pedagogía en Historia en el sur del país me entusiasmó mucho, así como relacionarme con sus estudiantes”.

    J.S.: “Decidí participar en un intercambio de experiencias académicas y administrativas entre dos carreras pedagógicas muy similares, pero en contextos diferentes, con el objetivo de contribuir desde una mirada más integradora al debate constructivo para fortalecer la carrera en San Felipe. Reflexiones que se canalizarán principalmente en las sesiones de la Comisión Curricular”.

    ¿En qué actividades participaron en la U. de Los Lagos?

    J.R.: “Conocimos al cuerpo docente. En reuniones con ellos nos informaron del proceso de cambio de malla que debiera estar operativa en 2019, la cual se centrará en el cumplimiento de competencias más que en objetivos, al igual que nuestra universidad. También nos entrevistamos con el Centro de Estudiantes de la carrera”.

    L.V.: “Nos reunimos, igualmente, con el director de Pedagogía en Historia así como con su coordinador docente. También recorrimos el campus, estuvimos en su biblioteca y participamos en aula en el ramo de Metodología de la Investigación en Educación II”.

    ¿Qué aspectos de lo observado en la U. de Los Lagos pueden destacar?

    J.S.: “Me llamó la atención la situación regional y periférica de esta universidad, ubicada en una provincia distante más de 900 kilómetros del centro político y administrativo del Estado. Pese a ello el plantel logra un aporte destacado en la producción intelectual desde una clara postura regionalista, en la que aprovechan al máximo los elementos locales para construir una mirada distinta de la sociedad. Situación similar al rol de la UPLA, tanto en Valparaíso como San Felipe.

    Otro de los aspectos relevantes es su compromiso con el desarrollo económico y social de las provincias de Osorno, Llanquihue y Chiloé. Puede observarse en sus alumnos de pregrado el deseo de contribuir localmente al crecimiento y desarrollo de los habitantes de la región, ya sea a través de proyectos estudiantiles, de investigación o vinculación mediante las prácticas tempranas. Aquello no solo aplica para las carreras pedagógicas, sino también a todas las que ofrece dicha universidad”.

    L.V.: “Es relevante la temprana participación de sus estudiantes en proyectos de investigación y la posibilidad de publicar sus trabajos en el área de historia y geografía en una revista de la institución. Me gustó mucho también el tema de las salidas a terreno, porque los profesores tienen autonomía y recursos para salir del aula y contextualizar en terreno los contenidos, lo que enriquece aún más el aprendizaje. Aquello me gustaría se potenciara acá”.

    ¿De qué manera valoran la pasantía realizada?

    J.S.: “Fue una experiencia muy positiva, porque sentó bases poderosas para acumular experiencia respecto de otras pasantías cortas que nuestra universidad pudiera desarrollar en el futuro. Además, como estudiantes de pregrado logramos sin lugar a dudas establecer un contacto útil con la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía de la Universidad de Los Lagos, para el intercambio de información, saberes y posibilidades de desarrollar actividades en conjunto”.

    J.R.: “Lo vivido me permitió valorar aún más nuestra universidad. Muchas veces los estudiantes UPLA no aprecian que ésta sí es una buena casa de estudios, que contamos con una muy buena relación con los profesores, quienes están abiertos a responder consultas y son comprensivos. Tenemos un sello que es reconocido en los establecimientos educacionales del sistema, sabemos bajar la materia a los estudiantes, sabemos utilizar metodología pedagógica de acuerdo a las necesidades del aula”.

    Los estudiantes agradecieron la posibilidad de vivir esta experiencia académica a la directora de Gestión Curricular, Catalina Rojas, a los coordinadores docentes de los campus Valparaíso y San Felipe Juan Manuel Galea y Francisco Figueroa, respectivamente, así como al coordinador docente de U.Los Lagos, Víctor Neira, y a los académicos quienes les abrieron las puertas de dicha institución.

    Interesados en obtener más información sobre el Programa de Pasantías Estudiantiles Nacionales, consultar en el correo de la directora de Gestión Curricular, Catalina Rojas: crojas@upla.cl

  • El decano de la Facultad de Humanidades, Juan Saavedra Ávila, ha sido protagonista y testigo de poco más de la mitad de los años que cumple nuestra institución.


    Allá en 1977, un novato profesor de Historia y Geografía iniciaba su camino docente en el Centro de Estudios Históricos y Filosóficos de la entonces Universidad de Chile en Valparaíso.

    “Estábamos en Viña del Mar –recuerda-, luego me trasladé a la Academia Superior de Ciencias Pedagógicas en 1981, fecha en que se produce la separación con la Universidad de Chile. Fuimos Instituto Pedagógico y más tarde Universidad de Playa Ancha. Desde ese año, junto a los profesores Vicente Pizarro, Joaquín Gallastegui y Eugenio del Villar, echamos a andar la carrera de Historia y Geografía.

    “Nuestra carrera Pedagogía en Historia y Geografía siempre fue una carrera crítica dentro del ámbito de las humanidades, lo que nos llevó incluso a apartarnos de Casa Central.

    “Tuvimos varias sedes. La primera, una casona en calle Bismark, inolvidable, tan cerca de la cárcel en avenida Alemania. Luego, nos trasladamos a calle Molina, a una casa de dos pisos, hoy estacionamiento del Club Naval de Valparaíso. Ahí se veló al estudiante de Historia, Marcelo Barrios, asesinado en 1989 en el cerro Yungay. Después estuvimos en Recreo, una sede con un jardín muy bonito. Me acuerdo que tenía una cancha de rayuela. Don Luis Carreño Silva fue su director. Hasta allí llegó también Bibliotecología. Ya en 1987 llegamos a Casa Central.

    “En 1990 comienza una nueva etapa política en el país y es elegido como rector Norman Cortés, a quien le suceden otros docentes de la Facultad de Humanidades, Oscar Quiroz y Patricio Sanhueza.

    “Rescato de aquellos tiempos una muy buena convivencia entre los colegas: se compartían conocimientos y publicaciones. Había una participación activa en el Centro de Estudios de Lenguas de Tradición Oral (CELTO), en los Centros de Estudios Árabes y Helénicos, así como en otros. Además, estaba la Nueva Revista del Pacífico, hoy indexada a la colección SciELO-Chile.

    “Nuestras aulas han sido honradas con el paso de verdaderos maestros como Norman Cortés, Oscar Quiroz, Félix Morales Pettorino, Leopoldo Sáez, Leopoldo de los Ríos, Miguel Rojas Mix, Sergio Villalobos, Mario Góngora, Fernando Zavala, Francisco Soler, y Cedomil Goic, por nombrar a algunos-

    “Con toda esta trayectoria podemos decir de cara a los 70 años de la Universidad de Playa Ancha, que somos la facultad más grande, con mayor cantidad de estudiantes en el ámbito pedagógico y, para mí, la más importante.

    “Es, además, la facultad que más libros publica. Hay un despertar en avanzar en investigaciones y publicaciones. Los profesores cuentan todos con grados académicos, la mayoría con doctorados y muchos son jóvenes, lo que nos da nuevos aires y desafíos. Contamos con tres magísteres y un doctorado acreditados.

    “Siempre estamos discutiendo y tratando de proyectarnos. Estamos, por cierto, en una etapa de desafíos frente a lo que necesita hoy la institución como universidad compleja”.

  • El estudiante de tercer año de Pedagogía en Inglés de la Universidad de Playa Ancha, Franco Rivas Quiroz, es uno de los cinco universitarios chilenos seleccionados para viajar a Estados Unidos y participar en el programa “Study of the United States Institute for Student Leader 2018 (SUSI) on U.S. History and Government”, a desarrollarse entre el 13 de enero y el 17 de febrero, en el Instituto de Capacitación y Desarrollo en Amherst, Massachusetts.

    Se trata de un programa académico intensivo orientado a grupos de estudiantes líderes de pregrado de Chile, Argentina, Brasil y Uruguay con el objetivo de proporcionarles un conocimiento más profundo de Estados Unidos, y mejorar sus habilidades de liderazgo.

    Franco fue seleccionado por lograr un destacado desempeño académico – tiene promedio 6,1 – por participar en actividades extracurriculares –desde 2016 integra el Ballet Gimnástico UPLA y estudia danza clásica en el Conservatorio de Música Izidor Handler- y por su servicio a la comunidad.

    En entrevista compartió sus expectativas del viaje y sus sueños como futuro profesor.

    ¿Será primera vez que viaja a Estados Unidos?

    “Sí. Es una de las cosas que siempre había querido hacer. Cuando me enteré de la selección, no lo podía creer y me cuestioné si realmente cumplía con el perfil exigido. Pero claro, participo de muchas actividades en la universidad y me demostré a mí mismo que puedo con este otro desafío”.

    ¿Cómo se enteró de la convocatoria?

    “El coordinador de carrera, profesor Ricardo Núñez, envió un correo a los estudiantes informando sobre el proceso de postulación, pero fue mi mamá que está terminando la misma carrera que yo estoy iniciando, la que me avisó”.

    ¿Qué aspectos considera este intercambio universitario?

    “El traslado y estadía de los 20 estudiantes seleccionados de los países latinoamericanos está cubierto por el programa. Allá nos quedaremos en una casa del Instituto de Capacitación y Desarrollo en Amherst. Participaremos como asistentes y protagonistas en seminarios, conferencias, debates, discusiones, presentaciones grupales y viajes educativos a otras universidades. Visitaremos también Nueva York, Arizona y Washington D. C”.

    ¿Cuáles son sus expectativas para este viaje?

    “Primero, perfeccionar el inglés, porque todo el programa se realiza en ese idioma. Me interesa mucho aprender de su cultura, de su sistema educacional y legistalivo, así como del sistema federal de gobierno, por ejemplo. Como el programa está enfocado en la vida estadounidense contemporánea, se abordarán temas sociales muy actuales como identidad de género, inmigración y discriminación racial, que me interesa conocer sus perspectivas”.

    ¿Por qué eligió estudiar pedagogía?
    “Desde que salí del Liceo Coeducacional La Igualdad de Valparaíso, que quería estudiar Pedagogía en Inglés y en la UPLA. Fue mi primera opción, y es que la Universidad de Playa Ancha es fuerte en formación de profesores. Los ramos de la malla académica me gustan mucho, y ya cursarlos, aún más. No me arrepiento de mi elección, me gusta mucho lo que vivo acá”.

    ¿Dónde le gustaría ejercer como pedagogo?

    “Me veo en muchos lados. Me gustaría trabajar en establecimientos educacionales rurales y llegar a lugares donde pueda crear, porque además del inglés me interesan otras áreas como la artística, la danza, el teatro desde donde puedo aportar. Dado que me gusta la formación de personas, a través de prácticas pedagógicas me gustaría ofrecer orientación a los estudiantes, ayudarlos a que se desarrollen como personas. El perfeccionamiento profesional mediante postgrados también lo tengo contemplado y si eso me ayuda a ser profesor universitario, muy bien”.

    ¿A las promociones que le siguen, qué les diría respecto de las oportunidades que la universidad ofrece?

    “Les diría que aprovechen el proceso de formación profesional, porque uno tiene dos opciones en la universidad: estudiar para pasar el ramo y sacar la carrera, o preocuparse realmente por ser parte de un proceso de formación integral, que va más allá del cumplimiento de una malla académica. En 2017 me di cuenta que la UPLA ofrece muchas oportunidades de desarrollo en seminarios, capacitaciones, congresos y talleres, como los de monitores en habilidades sociales a los que quiero asistir este año. Si a uno le gusta la pedagogía, lo anterior debiera uno tomarlo y disfrutarlo, porque ayudará a ser un mejor profesor, diferente del resto”.

  • A la filósofa Adela Cortina Orts, su reciente viaje a Valparaíso la sorprendió en medio de la desaparición de uno de sus maestros, el teórico alemán de las comunicaciones y también filósofo, Karl-Otto Apel, fallecimiento ocurrido el lunes 15 de mayo a la edad de 95 años. En la ciudad puerto, la académica recibió el jueves la máxima distinción que entrega la Universidad de Playa Ancha (UPLA), la de Doctora Honoris Causa.
    Fue precisamente en contacto con uno de los máximos expositores, junto a Jürgen Habermas, de la Escuela de Fráncfort, y fundador de la ética de la comunicación o ética discursiva, que la doctora valenciana Adela Cortina, incursionó en lo que a la postre sería su principal área de especialización: la ética. Y en momentos en que cobra relevancia tanto en nuestro país como en el mundo, la académica abrió espacio en su agenda para hablar, precisamente, de aquellos conceptos que a sus 70 años le siguen quitando el sueño: la democracia y la pobreza.

    – ¿Exagero si digo que, para el anecdotario, se le recordará por introducir en nuestro léxico un concepto que muchos prefieren evadir: la aporofobia?
    “Pues hasta me siento orgullosa, que acabo de publicar un libro que se titula Aporofobia, el Rechazo al Pobre. Está en la Editorial Paidos y la idea del libro es justamente tratar de recuperar ese nombre, ponerlo en el tapete, que me parece muy importante, y además hacer un diagnóstico de la aporofobia y tratar de dar soluciones para superar lo que yo creo que es una patología social”.

    – Llama la atención una cosa. Usted expone que la aporofobia (del griego aporos = pobres) es cultural pero con raíces biológicas…
    “Efectivamente. Es que yo creo que tiene las dos raíces, una raíz biológica porque cuando se fue formando el cerebro humano vivíamos en pequeños grupitos que tenían que protegerse de los extranjeros, de los que venían de fuera, de los que parecía que venían a molestar. Se encerraban los grupitos en sí mismos y eso suponía que intentábamos dejar de lado a todos aquellos que no nos aportaban nada bueno, a todos aquellos que podían traer problema. Entonces hay una cierta tendencia biológica a dejar de lado a los que puedan no traernos ventajas”.

    – ¿Nos dan vergüenza ajena los pobres?

    “Nos dan vergüenza propia los pobres (ríe la Dra. Cortina). Los pobres de la propia familia, incluso, porque tal parece que tener un pariente pobre no es algo que nos llene de orgullo, en cambio tener un pariente rico siempre explicamos que está ahí nuestro pariente. Entonces hay ahí una aporofobia que no es solo con el extranjero sino que es incluso con el de la propia casa”.

    – ¿Y efectivamente la fobia a la pobreza se da cuando el pobre no tiene nada que ofrecer al poderoso o no será que esconde también algún temor personal de caer un día en desgracia?
    “No. Yo creo que es más bien porque cuando se fue formando el cerebro se nos ha ido formando una mentalidad contractualista, una mentalidad del toma y daca. Yo te doy, tú me das, nos devolvemos, a cambio nos hacemos favores y siempre buscamos hacer favores a aquel que de alguna manera nos lo puede devolver. Entonces, el pobre parece que no puede devolver favores, que no puede devolver nada bueno, cuando es un error porque todo el mundo tiene algo bueno que dar”.

    Adormecer la aporofobia
    – Aporofobia no es solo un temor en lo material y no es solo de los poderosos, según usted ¿Es que todos sufrimos algún grado de aporofobia?

    “Claro, pues al tener una base biológica todos tenemos una cierta tendencia a apartar a los que nos parece que no nos van a dar nada positivo. Todos tenemos esa tendencia, lo que pasa es que no quiere decir que vayamos necesariamente a sacar a la luz esa tendencia sino que podemos limarla y educarla para dejarla adormecida”.

    – Mencionaba usted que reforzar el Estado Social y la educación aparecen como posibles herramientas para ayudar a combatirla…
    “Claro, yo creo que fundamentalmente para evitar que esa tendencia se ponga en marcha, por una parte la educación es fundamental. En la familia, en la escuela, en la vida pública en la que siempre hay tendencia a alabar a los poderosos, y justamente dejar de lado a los demás y eso, si se va cultivando, cada vez es peor, para los niños, para todo el mundo. Pero también es fundamental crear unas instituciones que sean igualitarias y por eso me parece fundamental el estado social de derecho, que es el que trata de que todos tengan satisfechos sus derechos de primera y segunda generación, es decir, los económicos, sociales y culturales. En sociedades igualitarias, la aporofobia es más difícil y en las sociedades radicalmente desiguales es muy fácil que la aporofobia se ponga en marcha”.

    – ¿Es utilizada ideológicamente la pobreza?
    “Totalmente. Lo malo es que cuando no se pone un nombre a una tendencia como la aporofobia, puede funcionar como una ideología. Los poderosos siempre intentan mantener su posición de dominio, de reforzar la desigualdad y, bueno, eso hace imposible suprimir esa tendencia”.

    A flor de piel

    – ¿El neoliberalismo alimenta la aporofobia?
    “Pues evidentemente el neoliberalismo alimenta la aporofobia porque al desregular todas las situaciones económicas y sociales hace que haya mayores desigualdades y creo que ese es el gran tema, que en las sociedades desigualitarias la aporofobia está a flor de piel. Pero también hay que decir que esta es una lacra que está a lo largo de toda la historia y por eso es biológica. Siempre ha habido castas, incluso en las tribus más elementales había los mejor situados y los peor situados. Creo que de alguna manera hemos ido avanzando en el sentido que por lo menos ahora nos damos cuenta que eso no debería de ser, porque todos los seres humanos son dignos y ahí es donde está nuestra contradicción, porque quiere decir que no deberíamos dejar que esa tendencia aflorara”.

    – ¿Cuando usted acuña este concepto, intenta generar desde la ética un aporte para visibilizar la pobreza?

    “Claro, es que esa es la idea y me alegro mucho que en el libro, en la portada, aparecen unas manos envejecidas y una persona evidentemente pobre, con una cartera abierta y vacía. En muchas ocasiones mis amigos que están trabajando para acabar con el “sinhogarismo” dicen que normalmente cuando vemos mendigos, pues sencillamente no los miramos, sencillamente los hemos hecho invisibles. Cuando vienen extranjeros se trata de apartar a los pobres, y poner esto sobre el tapete es darle visibilidad y por lo menos decir, ¡mire, está ahí!”.

    – La pobreza y la desigualdad aparecen como primas hermanas, y en Chile lo sabemos pues estamos considerados como uno de los países más desiguales de América Latina, ¿cómo lo percibe usted?
    “Pues yo percibo que los dos grandes retos del siglo XXI son, por una parte erradicar la pobreza, pues hay medios suficientes como para que nadie sea pobre. Pero la desigualdad por otra parte produce más pobreza porque en una situación desigual las personas que están situadas en un ámbito superior, son las que siguen progresando en ese ámbito mientras que los demás nunca tienen oportunidades e incluso pierden muchas de las oportunidades, con lo cual la desigualdad además agenda pobreza”.

    Trump y Le Pen

    – ¿Se está gestando en Europa algo de hipocresía al respecto? Aquellos que enarbolaban banderas antidiscriminación contra la exclusión, la xenofobia y el racismo, hoy sacan rédito político precisamente de lo inverso…
    “Totalmente, y además es uno de los motivos por los que me he dado cuenta de que efectivamente hablar de la aporofobia es enormemente oportuno, porque se está extendiendo y aflorando también en las campañas políticas, lo cual es nuevo. Hay partidos políticos que están sacando a la luz la lucha contra los pobres y la exclusión de los pobres como una verdadera ventaja y bandera y, además, lo peor no es que lo hacen sino que tienen éxito. El caso de Trump en Estados Unidos, poniendo las barreras frente a los mexicanos y no frente a los canadienses; el caso de Marine Le Pen, que asombrosamente creímos que era algo que ya había desaparecido con su padre. Pero también en otros lugares; Alternativa, por Alemania, ha conseguido un poco más”.

    – ¿España tampoco está lejana a ese fenómeno?
    “Afortunadamente en España no tenemos ningún partido político aporófobo, ni xenófobo, cosa que me alegra mucho porque ni España ni Portugal tienen ningún partido así. El resto de los países europeos todos tienen algún partido de esos”.

    – Dicen que lo obvio por obvio no se dice y que por no decirse se olvida. Y el olvido usted lo menciona como un tremendo mecanismo de adaptación para esconder la pobreza.
    “Lo mantengo totalmente porque tenemos un cerebro disociativo, que quiere decir que nuestro cerebro tiene tendencia a poner entre paréntesis aquello que nos molesta. Entonces se disocia, nos olvidamos de aquello y ya no existe. Bueno, la pobreza molesta y en vez de hacer lo obvio que es buscar soluciones, pues lo que se hace es ponerla entre paréntesis”.

    Ética y política

    – También en Chile hoy en día cobra relevancia esa relación descrita como incestuosa entre política y economía, entre el mundo de la política y el de los negocios.
    “(ríe la profesora) Es que ésa está tan extendida como la aorofobia. Pues yo percibo que la corrupción, si es a eso a lo que usted se refiere, es una de esas lacras sociales increíbles que desgraciadamente es como una gangrena que está en todos los países. Ahora, creo yo, que como nuestras sociedades son cada vez más democráticas, se descubren más los casos de corrupción; porque estoy segura que los ha habido a lo largo de toda la historia solo que antes no se sabía, y las personas estamos asombradísimas porque además tememos que eso es nada más la punta del iceberg, que lo que va saliendo es lo que nos vamos enterando pero que hay muchísimo más, que hay una serie de tramas increíbles. Y ahí lo que me preocupa enormemente es que no son personas concretas que casualmente son muy corruptas sino que hay unas tramas que hacen que sea casi imposible para la gente no caer en esos casos”.

    – Y qué es más reprochable éticamente, que la política se deje permear por los negocios o que los negocios intenten coimear a la política?
    “Me parece igual de impresentable. Por una parte los políticos debiesen preocuparse del bien común y gestionar bien los recursos públicos, pero por otra partes las empresas, como decía el Premio Nobel de Economía Amartrya Sen (India. Por sus contribuciones al análisis del bienestar económico), tienen que ayudar a crear buenas sociedades. Entonces, todos estos temas de la corrupción son malos por la política y por la economía; las dos en esos casos están en contra de sus propias metas”.

    – Usted mencionaba construir la democracia desde la ética y desde la política.
    “Hoy en día, uno de los grandes temas que tenemos entre manos es el de cómo construir democracias que unan ética y política, porque curiosamente no hay ningún tipo de planteamiento en el que se diga que hay un régimen político mejor que la democracia sino que es dentro de la democracia donde nos lo jugamos todo. Entonces, si estamos haciendo democracias que son insatisfactorias, a las gentes eso les crea desafección, etc. y entonces hay quienes lo aprovechan para llevar el agua a su molino”.

    Reconocimiento Dra Honoris Causa por la UPLA.
    “Significa muchísimo, es una alegría enorme, que la Universidad de Playa Ancha me acoja en su claustro de profesores como doctora Honoris Causa. Es un honor, una alegría y estoy encantada de estar acá con estos amigos”.

    Reciente muerte de su maestro Karl-Otto Apel.
    “Considero que Apel ha sido uno de los mejores filósofos del siglo XX y XXI. Creo que ha sido una persona extraordinaria y providencial, y yo tuve la suerte de estudiar con él…Apel es una de estas personas que en Alemania tuvo una posición muy importante en relación con el nazismo, porque él cuando vio la actitud de muchas gentes que decía ‘manda fhürer nosotros te obedecemos’, le dio muchísimo miedo dejarse llevar por las pasiones, por las emociones y no argumentar, y por eso tuvo tanto interés en hacer una filosofía en que tuviera mucha importancia la razón práctica… Apel fue un defensor de la posibilidad de argumentar y de defender una ética universal. Es una gran pérdida, pero bueno, así como hay un tiempo para nacer, también hay un tiempo para morir”.

  • Es la segunda de tres hermanos y la primera de la familia en seguir estudios universitarios.

    Con 23 años, Alice Picci, estudiante de Literatura y Lenguas Extranjeras de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Milán – una de las más grandes de Italia-, decidió completar sus estudios hace un mes y medio en la Universidad de Playa Ancha.

    Forma parte de los 40 estudiantes extranjeros que optaron por nuestra casa de estudios para continuar su formación profesional en este primer semestre.

    En la UPLA Alice cursa ramos de Pedagogía en Castellano, Literatura Chilena-Contemporánea, asignaturas de Pedagogía en Inglés y otros de Lingüística.

    En éste su último año de formación académica, la experiencia de vivir un intercambio estudiantil en Chile, sin duda la marcarán como persona y futura profesional.

    En medio de su horario de clases se dio tiempo para compartir las vivencias y sentimientos de sus primeras semanas en esta casa de estudios.

    -¿Había realizado con anterioridad un intercambio estudiantil en otro país?

    “No, ésta es mi primera experiencia. Me siento muy motivada, porque he visto que los profesores transmiten una pasión al enseñar, y eso es importante para mí”.

    -¿Por qué eligió la Universidad de Playa Ancha para completar su formación profesional?

    “Como a mí me interesa lo concerniente a Latinoamérica y mi investigación final se refiere a la literatura, principalmente hispanoamericana, me llamó la atención esta universidad. Al ser la UPLA una institución destacada en educación y por estar ubicada en Valparaíso, un lugar muy interesante desde el punto de vista cultural, histórico y social, entonces me decidí por continuar aquí mis estudios.
    Espero desarrollar en Chile mi proyecto de tesis. La universidad tiene una biblioteca muy grande, completa y bonita, que me ayudará a profundizar en la literatura chilena”.

    -¿Cómo ha experimentado la cotidianidad de estar en nuestra universidad?

    “Aquí me han acogido muy bien, las personas demuestran una preocupación e interés particular por mí. El primer día, los estudiantes de intercambio participamos en un recorrido por los principales edificios de la universidad, para ayudarnos en nuestra ubicación, y estuvimos también en charlas informativas de seguridad. Me he acostumbrado a nuevas personas y nuevos lugares. Con los estudiantes extranjeros también hemos compartido más y los compañeros chilenos son muy amables, de cualquier manera te ayudan, lo mismo puedo decir de los profesores.
    Me he sentido muy cómoda y eso es posible también, porque la dirección general de Relaciones Internacionales está siempre ahí para ayudarme, así como el personal de Informaciones de Casa Central”.

    -Mencionó la Biblioteca Central de Valparaíso como un espacio muy completo para llevar a cabo su investigación.

    “La biblioteca me encanta, porque tiene muchísimo espacio, servicios y títulos. Se puede estudiar individualmente con toda comodidad, conectar tu computador, y también en salas para grupos. Es un lugar donde me encuentro muy cómoda, sobre todo en el primer piso, que es donde puedo leer más tranquila. Es como estar en tu casa”.

    -En sus estudios en Chile ¿qué es lo que más le ha costado enfrentar?

    “Aquí la organización es un poquito más flexible. Por ejemplo, los profesores pueden cambiar de salas según la disponibilidad, lo que al principio me desajustó un poco. Ya después cuando vas conociendo la dinámica de algunos profesores, ya sabes a qué atenerte. Es la única diferencia grande entre la UPLA y la Universidad de Milán”.

    -¿La vida que lleva acá es muy distinta a la que llevaba en Italia?

    “Es una manera de vivir muy diferente a la que tengo en Italia. Mi vida acá es mucho más entretenida, tengo mucho más que hacer y eso me llena, me siento muy feliz. El hecho de ser independiente y vivir sola, tener que ocuparme del aseo, la limpieza, ya es una gran diferencia. Soy estudiante y ama de casa al mismo tiempo -ríe con ganas-. A veces me falta un poco de tiempo. Sé que cuando me vaya extrañaré muchísimo la universidad, su gente y mis compañeros”.

    -¿Cuáles son sus expectativas para este primer semestre?

    “Tengo la expectativa de aprender desde un punto de vista distinto, es decir, desde un enfoque diferente al que mis profesores en Italia me pueden brindar. Espero que ese enfoque permita abrir mi mente, así como desarrollar discursos que consideren diversas perspectivas”.

  • La interna convicción de que el conocimiento de nuestros pueblos originarios es clave para comprender nuestra historia y lo que somos, es lo que mueve al doctor Daniel Lagos Altamirano a trabajar desde hace más de cuatro décadas en el estudio y rescate de la lengua y la cultura de las distintas etnias de nuestro país.

    Gran parte de este trabajo lo ha desarrollado a través del Centro de Estudios de Lenguas de Tradición Oral (Celto), compuesto por un destacado equipo de académicos e investigadores. Según sus propias palabras, es un centro de investigación, de difusión y apoyo a todas las unidades educativas (parvularia, básica, media y universitaria) que trabajan en el tema de la interculturalidad.
    “Nosotros, como universidad y como centro, partimos trabajando desde el año 68 de manera sistemática. Es un espacio de larga tradición en el país, que empieza a trabajar el tema de las lenguas y la cultura indígena cuando en el país nadie había tomado conciencia de los pueblos originarios en nuestro país”.

    – ¿En qué se ha traducido el funcionamiento de este centro especializado?
    – A la fecha ya contamos con más de cien publicaciones sobre todas las lenguas y culturas indígenas de Chile, con una fuerte presencia en el estudio comunitario de la lengua y cultura de Isla de Pascua (rapa nui, a través del profesor Antonio Riffo); las lenguas  del extremo sur (kawashkar y yagán), a cargo de la profesora Ana María Guerra; el doctor Carlos Villalón, con la lengua Aymara; y yo, con las lenguas mapuche, colla y diaguita, de la tercera y cuarta región.

    – ¿En qué consiste el trabajo específico que realiza con esas lenguas?
    – Lo primero fue rescatar qué estudios se habían hecho. Nos dimos cuenta que eran investigaciones realizadas por misioneros, por extranjeros.  Luego estudiamos cuáles eran los pueblos originarios vigentes en nuestro país. Descubrimos que algunos habían perdido sus lenguas, pero mantienen sus formas de vida ancestrales. De sus lenguas estudiamos los sonidos, la gramática y la sintaxis de las lenguas y su cultura.

    – ¿Efectivamente se han perdido esas lenguas?
    – Nunca un pueblo pierde totalmente su lengua, porque siempre deja una marca, una impronta en la lengua del invasor. Es lo que llamamos “indigenismos”. Son marcas que quedan en la toponimia, en los nombres de lugares. Por ejemplo, aquí en la zona la población mapuche fue rápidamente expulsada, pero quedó el nombre de Quilpué (lugar de tórtolas) y Concón (agua que sale del fondo). Ocurre lo mismo con Quillota, nombre de origen quechua. Para qué decir los apellidos; hay muchos de origen mapuche.

    Visión de mundo

    Daniel_Lagos– ¿Y por qué es importante estudiar las lenguas de los pueblos?
    – Cada ser humano percibe el mundo y lo segmenta desde su propia lengua. Por lo tanto, lo soñamos, lo vemos y lo apreciamos desde nuestra perspectiva lingüística. En la medida que estudio una lengua indígena, me acerco a una visión de mundo distinta. Eso significa que  cuando mueren los hablantes, muere también una concepción única. Por ello, en la medida que aprendamos a tratarnos y conocernos, los distintos integrantes de una comunidad enriquecemos nuestra forma de ver el mundo.

    – ¿Por qué entonces los chilenos somos tan discriminadores?
    – Porque desde el comienzo nos enseñaron que en Chile no había población indígena. Desde que nace la República, se tiende a hacer desaparecer en los textos la presencia de los pueblos originarios. Por lo tanto, no es casualidad que nos tildaran de “los ingleses de América”, frente a países como Perú, Bolivia o Ecuador, donde se decía que sí había indios. Bajo este argumento, los indígenas desaparecieron de nuestra historia. Y si alguna vez nos decían algo de los mapuches, por ejemplo, era siempre en pasado, como que ya no existían, cuando en realidad se estima que, en Chile actualmente bordean sobre el millón y medio de personas.

    – Además, las representaciones sociales que se asociaron al mapuche eran siempre negativas….
    – A lo largo de la historia se crearon muchos estereotipos. Cuando los españoles no pueden dominar a los indígenas, se los representa como guerreros audaces, feroces, implacables. Se escribe entonces la Araucana, tomando el modelo de la Ilíada y la Odisea, y se recrea un indígena mítico. Luego, cuando se envían soldados a la zona de la Araucanía para que tomen dominio de los territorios que todavía estaban en manos de los mapuches,  se inventa la sublevación de la Araucanía (lo que nunca ocurrió). La idea era pacificar la Araucanía, por lo que surgió el estereotipo de que las tierra no produce porque los mapuches son flojos, no trabajan, solo se divierten. Entonces traen a los colonos extranjeros. Lo último que se transmitió sobre los pueblos originarios es que no existen.

    – ¿Y qué ocurre en la actualidad?
    – Felizmente, esto cambió a partir del retorno de la democracia en 1990. Muchos de los dirigentes políticos (que aún se mantienen vigentes) vivieron en el extranjero (México, Venezuela) y se dieron cuenta de que allí los pueblos indígenas eran tratados de manera distinta. Entonces, surge la necesidad de reconocer a las etnias en nuestro país, lo que se concreta en 1993, a través de  la Ley 19.253 y se crea la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi).

    Daniel_LagosAportes del centro

    – ¿Cuál fue el rol de Celto en este proceso?
    – Muy importante, porque participamos en la entrega de información y apoyo a la Comisión Especial de Pueblos Indígenas, CEPE, que redactó el proyecto y lo presentó al congreso. En esa oportunidad se reconoció a ocho etnias y quedó marginado el pueblo diaguita, al que finalmente se reconoció en 2006. A partir de ese momento, comienza un fuerte proceso de involucramiento del Estado en la educación, lo que en 2010 deriva en el Programa de Educación Intercultural bilingüe, al cual podían acceder aquellas escuelas que cuenten con un 30 por ciento de estudiantes de origen indígena.

    – ¿De qué otra forma la Universidad de Playa Ancha estuvo presente en ese proceso?
    – Además de asesorar técnicamente a la comisión que creó el expresidente Patricio Aylwin, formamos a los educadores interculturales y  elaboramos los textos escolares de enseñanza de la lengua y la cultura indígena que utilizan las escuelas interculturales (mapuches, rapa nui, aymaras y quechuas, yaganes, kawashkar, diaguitas, collas y atacameños). El año pasado se comenzó a implementar la educación intercultural en Valparaíso, en la Escuela E-266 Pedro Angel Cariaga Mateluna del Primer Sector de Playa Ancha, y en la actualidad ya hay 22 escuelas en toda la región, lo que es muy positivo.

    – ¿Qué significa este logro para nuestra institución?
    – Es un gran desafío para nosotros, porque es una forma concreta de vincularnos con el sistema escolar y con la sociedad. Incluso, nos reunimos con la comunidad y generamos espacios de encuentro con ellos y entre ellos. Estamos ayudando a reconocernos y valorar lo que somos. El 60 por ciento de nuestra población es de origen indígena; por lo tanto, debemos dejar de colocar el foco en los conflictos y centrarnos en el aporte que los pueblos originarios hacen a nuestra sociedad nacional. Hay mucha riqueza en nuestras raíces y es necesario reconocer que los indígenas forman parte de nuestra historia.

  • dr_matias_jaque1_uplaLuego de seis años en la península ibérica regresó a Chile en septiembre de 2014 con un doctorado en Lingüística Española por la Universidad Autónoma de Madrid, un máster en Lexicografía Hispánica de la Real Academia Española, más estudios y trabajos sobre morfología y relaciones entre el léxico y la sintaxis, sus áreas de interés.

    Con dicha experiencia más un magíster en Estudios Cognitivos de la Universidad de Chile, el Dr. Matías Jaque a sus 30 años de edad arribó al Departamento de Lingüística de la Universidad de Playa Ancha en el marco del Convenio de Desempeño en Formación de Profesores.

    Como hijo de la educación pública chilena, tras egresar de las aulas del Instituto Nacional y de la Universidad de Chile, siempre tuvo claro que quería desarrollar su carrera académica en una universidad del Estado.

    “Y la UPLA tiene una tradición muy rica y fuerte en mi área, con una obra monumental como la del maestro Félix Morales Pettorino. Además tiene una mística y una dinámica muy especial, sus estudiantes son muy críticos, entonces, hay aquí muchos ingredientes que, para alguien como yo que está empezando, hacen pensar que saldrá algo bueno”, explica Jaque.

    -¿Hacia dónde está enfocado su trabajo en nuestra universidad?

    “Entré para apoyar la docencia en pregrado, hago clases en la carrera de Pedagogía en Castellano y en postgrado, en el Magíster en Lingüística. Colaboro también en el desarrollo de proyectos de investigación en el área de lenguaje, idealmente en iniciativas con impacto en la formación de profesores. Y apoyo el compromiso asumido por la universidad en innovación curricular, integrando la comisión curricular de Pedagogía en Castellano”.

    -¿Cuál cree Ud. que será su aporte?

    “Espero fomentar un ambiente propicio para privilegiar la investigación relacionada con la docencia. Introducir el espíritu de la investigación crítica en el aula y en la formación de los futuros profesores. Quiero focalizar los esfuerzos de los docentes hacia la investigación más que a las tareas administrativas y tratar de convocar en esas actividades a los estudiantes. Fomentar en ellos que lo que están aprendiendo es algo que se construye y que ya pueden participar de eso. Soy un convencido de que si las personas se apasionan por lo que aprenden y estudian, seríamos mejores individuos. Más allá de todas las técnicas pedagógicas que puedan aprender, si no hay un enamoramiento por ello, difícilmente podrás transmitirlo a los demás y para eso hay que vivir dicha disciplina como una experiencia práctica”.

    DESMITIFICAR LA INFERIORIDAD LINGÜÍSTICA

    dr_matias_jaque_upla-¿Cómo fue su experiencia de colaborar en el proyecto lexicográfico Diccionario de Uso del Español de Chile?

    “Fue una experiencia muy rica. Estaba terminando la Licenciatura en Lengua y Literatura Hispánica en la Universidad de Chile y Alfredo Matus, director de la Academia Chilena de la Lengua, me invitó a trabajar. El diccionario tiene una riqueza y un valor lingüístico, porque describe un fenómeno con un alcance científico y cultural muy importante. Lo que se trató de transmitir fue desmitificar que en Chile tenemos un lenguaje más pobre o que tenemos esta especie de inferioridad lingüística y mirar la realidad lingüística de manera no prejuiciada. Todos los hablantes y culturas tienen una capacidad muy rica de expresarse y crean maneras interesantes y complejas de darle forma a la realidad. El léxico es un ejemplo muy potente de eso”.

    El Dr. Jaque plantea que trabajos como el Diccionario de Uso del Español de Chile evidencian un giro en los estudios lingüísticos de nuestro país, al abordar el lenguaje desde un punto de vista descriptivo y no tan normativo. “Se trata de sacarle el jugo al lenguaje sin un sesgo represor, que es a lo que estamos acostumbrados de niños, que siempre estábamos equivocados con respecto a una norma ideal, que nunca éramos capaces de cumplir. Creo que es una de las grandes lecciones de ese trabajo y de la lingüística que se hace ahora”.

    –Siendo becario en la Universidad Autónoma de Madrid dictó clases en pregrado y postgrado. Lo común es que un español hable de morfología y lingüística.

    “Es que va en la línea de la lingüística actual, que no parte de la base de que hay modelos de lengua superiores a otro. En ese sentido, no es que un chileno tenga menos autoridad para hablar de lenguaje que la que tiene un español, un peruano o mexicano. En una comunidad científica de lingüistas, todos estamos al mismo nivel, lo que se juega ahí son nuestras capacidades, nuestra formación, nuestra creatividad, aportar ideas nuevas. La gente fuera del ámbito lingüístico tiene muchas inseguridades, si tengo acento o no, si se me va a notar que no es mi lengua materna, y entre lingüistas hay mucha tolerancia a las formas diversas de hablar”.

    ESQUIZOFRENIA POR EL BUEN USO DEL LENGUAJE Y ESCRITURA

    -¿Cuál es el nivel de conocimiento que los estudiantes de pregrado tienen de nuestro lenguaje?

    “Hay varias aristas de este tema. La opinión generalizada y dogmática en nuestro país es que los chilenos tenemos mal manejo del lenguaje y en eso hay algo de realidad y de mito. Normalmente cuando la gente opina sobre uso del lenguaje cita rasgos dialectales, es decir, si se cae la “s” final o si voceamos, rasgos que en sí mismos no son ni buenos ni malos. Otra cosa es el manejo de la escritura, la comprensión lectora y la capacidad de emitir juicios críticos sobre lo que leen, que podrían recibir una mejora sustantiva. Los alumnos de pregrado tienen muy buena disposición a cuestionarse las cosas y a afrontar los problemas como desafíos, no tienen miedo.

    En estudiantes de postgrado se ven deficiencias en la escritura, no solo en lo ortográfico, sino de saber sintetizar las ideas, de organizarlas, de tener un control de lo que quiero decir, y en ese nivel no debería pasar”.

    -La enseñanza del lenguaje centrada en la norma es una fuerte herencia del sistema escolar.

    educacion_niños“En la expresión lingüística se dan dos planos, los rasgos dialectales y la organización de ideas en el lenguaje, que requiere práctica, disciplina y mucha lectura. Muchos creen que escribir mejor es hacerlo con ortografía adecuada sin rasgos dialectales chilenos. Pero dejan sin tocar aspectos más profundos e interesantes como la organización del pensamiento, de lo que no sabemos mucho. Parte de las deficiencias en el manejo del lenguaje, tienen que ver también con las condiciones adecuadas para el ejercicio de la profesión. Los profesores en Chile trabajan muchas horas, no tienen tiempo para preparar material y corregir evaluaciones. Entonces, a veces no es tanto problema de conocimiento de lenguaje, como tener el tiempo para que los alumnos practiquen desde niños, y que en la enseñanza media hayan tenido una experiencia larga con la escritura. Hay cierta esquizofrenia en las declaraciones oficiales, que por un lado se quiere fomentar el buen uso del lenguaje y de la escritura, pero por otra parte las políticas concretas van en contra. Por mucho que pongas medidas remediales, no puedes pedirle a la gente que realmente tenga una relación saludable con la escritura y lectura, si en la práctica no le das el tiempo para trabajar en ello”.

    -¿Cuál es su opinión con respecto a la formación de profesores en Chile?

    “Tengo mis inquietudes, hay cierta sobrecarga de trabajo en los primeros años, que no deja asimilar con relativa calma los contenidos que deben manejar. Entonces, eso puede impactar en el manejo de dichos contenidos en años posteriores.

    En Chile hay dos sistemas en la formación de profesores. El hacer la licenciatura y después la Pedagogía, la primera permite profundizar en los conocimientos antes de introducirte en el área pedagógica; y lo otro tiene menos ramos de especialidad, pero desde el primer año ya se tiene una formación de profesor. Aquí tiene que haber un delicado equilibrio entre la formación pedagógica y la especialidad, porque pueden sacrificarse contenidos que sí son importantes. Eso aún no está muy resuelto en las universidades”.

    -Momentos clave vive el profesorado con el proyecto de ley que regula la Carrera Docente.

    “Se está redefiniendo el papel que juegan los profesores y la importancia social que tienen. Durante muchos años la formación de los ciudadanos ha estado de capa caída y dejada a su suerte, no se valoraba mucho. Común era escuchar estudió Pedagogía, porque no le alcanzó para otra cosa, lo que revela cierto prejuicio y desprecio por la tarea de la enseñanza. Eso poco a poco ha ido cambiando, y la gente se está planteando que no puede dejarse esta labor de lado, porque de eso depende nuestro futuro como sociedad”.

  • Sherbrooke_nieveA pocas semanas de que finalice el intercambio estudiantil en la Universidad de Sherbrooke, ubicada en la ciudad de Quebec, Canadá, seis jóvenes de las carreras de Pedagogía en Inglés y Pedagogía en Educación Básica de la Universidad de Playa Ancha, compartieron a la distancia sus experiencias.

    Zhannel Campos, Loreto Muñoz, Lindsay Auger, Kelly Sánchez, Camilo Encina y Paula Arancibia, desde el 23 de agosto se incorporaron a la Facultad de Educación de la Universidad de Sherbrooke, tras ser seleccionados en concurso convocado por la Dirección General de Relaciones Internacionales de la UPLA. Viajaron gracias a becas entregadas por esta universidad en el marco de programas del Convenio de Desempeño en Formación de Profesores y del Fondo de Fortalecimiento para Universidades del Consejo de Rectores.

    La pasantía de cuatro meses se enmarca en un convenio entre las universidades de Playa Ancha y de Sherbrooke, que tiene el segundo lugar entre las universidades francófonas de Canadá, según el Ranking Internacional de las Mejores Universidades del Mundo dado a conocer por la empresa británica Quacquarelli Symonds.

    En pleno invierno canadiense, los jóvenes cursan ramos de didáctica como “Second Language Acquisition in primary school”, “Introduction to teaching english as a second language” y “Teaching English as a second language in different contexts”, así como “Phonetics and phonology”, “Introduction to Literature” y cursos básicos de francés. Pues la ciudad es francófona, dato no menor.

    Zhannel Campos (Pedagogía en Educación Básica), que vivió dos años en Francia, tomó ramos de educación y cursos intensivos de francés y fonética de la misma lengua.

    Sherbrooke_Facultad¿Qué les ha llamado la atención de las metodologías de enseñanza vistas?

    Camilo: “Debo decir que las metodologías de enseñanza me han impresionado bastante, puesto que las clases son esencialmente prácticas. En estas se prioriza la discusión de los contenidos de la asignatura, la participación en reflexiones y actividades grupales. Todo lo que es teórico se “da por aprendido”, ya que al final de cada clase el profesor deja como tarea leer los contenidos que servirán para discutir en la clase siguiente. Algo que también considero útil es que la malla curricular tiene más de una asignatura de didáctica, en donde se trabaja detalladamente cómo enseñar a distintos perfiles de estudiante. Por ejemplo, una didáctica enseña específicamente cómo tratar con niños, según su desarrollo y características psicológicas. Otra nos introduce a las teorías sobre el aprendizaje de una segunda lengua. La tercera didáctica nos enseña cómo adaptar una planificación para responder a las necesidades de alumnos con problemas específicos e integrarlos a la clase”.

    Loreto: “En las clases se trabaja aplicando los conocimientos a casos específicos y situaciones cotidianas y eso hace que el conocimiento quede mejor, porque tenemos con qué relacionarlo, lo que en mi caso es muy útil, porque tengo memoria visual y mi mejor aprendizaje es kinestésico, por lo que el trabajo práctico ha sido lo mejor para mí. Acá todo lo que es planificación y evaluación es aprendizaje transversal, ya que se aplica en todos los ramos y en la mayoría de las actividades”.

    Paula: “Lo que marca la diferencia al desarrollar una clase son los estudiantes. Aquí ellos se preparan clase a clase para tener un rol activo y crítico cuando se trata de discutir un tema específico o defender su postura frente a algo. Es usar la teoría para un posterior trabajo práctico. Por otro lado, me llama mucho la atención la especificidad de los cursos. Estos son muy puntuales, por lo tanto los contenidos son bastante pertinentes también, sabemos que al final del curso tendremos las herramientas necesarias para desenvolvernos en un área específica  de lo que nos compete”.

     

    SEGUROS CON FORMACIÓN DE LA UPLA

    ¿La preparación que les ha otorgado la UPLA les ha servido para enfrentar este desafío?

    Lindsay: “Totalmente. Estando aquí nos hemos dado cuenta de lo bien preparados que estamos en cuanto a contenidos. En varias ocasiones nos topamos con información que ya habíamos visto en ramos anteriores en nuestra universidad, lo cual nos dio ventaja sobre nuestros compañeros. No nos sentimos perdidos a la hora de realizar trabajos de investigación, ni tampoco al crear actividades y material para nuestras clases en didáctica; creo que efectivamente nuestros profesores en la UPLA nos entregaron las herramientas necesarias para afrontar cada uno de los desafíos académicos que tuvimos“.

    Kelly: “Estoy muy agradecida de la formación que la UPLA me ha dado. Me ha servido mucho, ya que hemos tenido que hacer trabajos relacionados con temas y bibliografía conocidas, por lo que me sentí más segura al realizar lo que las profesoras nos pedían”.

    Camilo: “Absolutamente. Gracias a la formación que recibimos en la lengua inglesa hemos sido capaces de comprender totalmente las clases y también relacionarnos con compañeros de habla inglesa. Por otra parte, nuestra formación en el área pedagógica nos otorgó las herramientas necesarias para poder adaptarnos a las exigencias de algunas asignaturas. Me ha llamado mucho la atención la similitud en contenidos entre una de las asignaturas de aquí, “Introduction to Teaching ESL”, con la que aprobé en la UPLA, “Lingüística Aplicada”.

    Paula: “También decir que las experiencias en Vinculación con el Sistema Educativo, VISE, nos han sido de gran ayuda para aplicar y compartir nuestro conocimiento sobre el rol de los estudiantes y profesores, y las prácticas pedagógicas en general”.

     

    Sherbrooke_compañeros¿Qué dificultades han encontrado para enfrentar el día a día en la universidad?

    Paula: “Al principio una de nuestras dificultades académicas fue no conocer el programa del Ministerio de Educación de Quebec, ya que todo gira en torno a este. Sin embargo, tras recurrir al material necesario pudimos sobrepasar este inconveniente sin mayor dificultad. Respecto al nivel de exigencia, es realmente alto; por lo tanto, hemos tenido que estudiar bastante para poder tener un buen desempeño académico. En lo que respecta a mi experiencia personal, una de las mayores dificultades ha sido el idioma francés. Es verdad que nuestros cursos son en inglés, pero ser estudiante va más allá de asistir a una clase. Un día en la biblioteca pregunté por un libro y me dirigí en inglés a la señora que atendía, quien al escucharme me dijo amablemente: “Esta es una universidad francófona, usted debería saber hablar francés” y no me atendió hasta que yo hiciera el intento de dirigirme a ella en francés. Tuve que hacer mi mayor esfuerzo y pedir el libro en francés. Nunca supe si lo que dije estaba exactamente bien dicho, pero recuerdo que ella me sonrió, me siguió hablando en francés y me pasó el código del libro que necesitaba”.

    Zhannel: “Mi mayor dificultad al comienzo fue el idioma, ya que todos mis cursos se dictaban en francés y mi dominio de éste es de un nivel que me permitió comprender lo que se habla en clases y utilizar las expresiones más comunes para poder comunicarme. Al principio esto suena muy bien, pero a la hora de estar en clases todo se tornó más difícil, ya que los docentes impartían sus clases utilizando una fluidez al hablar que me obligaba a estar ciento por ciento atenta, al nivel de que si me dedicaba a buscar un lápiz, ya había perdido el hilo de la clase. No escuchar palabras clave hizo que todo fuera el triple más difícil para mí, por lo que debía llegar a la casa a estudiar y repasar todo lo que había escuchado en clases, sin mencionar que debía grabar las clases”.

    Camilo: “Creo que las dificultades con que nos hemos topado no son del todo académicas, han tenido influencia en cómo nos adaptamos al entorno y cómo dimos un nuevo orden a nuestra rutina. Pequeños detalles como la diferencia horaria y el clima nos obligaron a cambiar quizás la hora a la que estábamos acostumbrados a estudiar y leer en casa, a veces teniendo que trasnochar leyendo textos relativamente largos o complejos”.
    Y entonces, ¿cómo han logrado comunicarse con los demás en una ciudad de habla francesa?

    Paula: “Afortunadamente la mayoría de la población es bilingüe, por lo cual hemos podido comunicarnos de igual forma. Al ser un proceso difícil, creo que ha sido más enriquecedor, porque ponemos atención a distintos aspectos del lenguaje, como la comunicación kinésica y proxémica. Aquí no solo estamos relacionándonos con canadienses, también lo hacemos con personas de otras partes del mundo y estos aspectos del lenguaje demuestran parte de la cultura y actitud frente a algo”.

    Kelly: “Zhannel ha sido una gran ayuda para comunicarnos con otras personas en francés”.

    Zhannel: “Ha sido un desafío realmente gratificante. Poder pulir el idioma francés resultó muy positivo, porque pude mejorar mi acento, recordar y aprender conceptos,  palabras y nuevas formas de expresiones. No obstante, no fue fácil lograr una comunicación inmediata con los compañeros de clase, ya que respetan mucho el espacio del otro, pero de todas maneras su ayuda fue con una muy buena disposición siempre, con mucho respeto y amabilidad”.

    Loreto: “Tomar cursos de francés fue interesante, porque nos puso en el lugar de nuestros alumnos cuando no entienden nada y eso crea una empatía mayor al momento de planificar una clase. Creo que si viene un segundo grupo a Sherbrooke sería importante que traigan una mejor base de francés que la que traíamos nosotros. En todo caso, eso no ha sido un impedimento para nuestro desempeño y desarrollo acá; igual hay gente en las residencias que habla inglés y han sido muy amables con nosotros”.

     

    Facultad_nieveVALIOSA OPORTUNIDAD

    Al momento de destacar lo que han vivido en la Universidad de Sherbrooke, los jóvenes concuerdan en agradecer el trabajo de la Universidad de Playa Ancha por darles la oportunidad de estudiar un semestre en el extranjero. Igualmente, agradecen el apoyo del vicedecano de la Facultad de Educación de Sherbrooke, Enrique Correa, y la coordinadora del programa BEALS, Lynn Thomas.

    Zhannel: “Ha sido una grandiosa oportunidad que nos dio la Universidad de Playa Ancha de realizar esta experiencia. Me ha ayudado a crecer tanto intelectualmente como emocionalmente. Es muy importante para las próximas pasantías manejar el idioma francés al nivel B2 antes de venir, de esta manera todo será más simple y más productivo. Valoro también el apoyo incondicional que he encontrado en mis compañeros chilenos, hemos podido formar una amistad y crear lazos como una pequeña familia, donde nos hemos ayudado, aconsejado, escuchado, orientado y divertido mucho juntos. Creo que su compañía ha sido un pilar fundamental en esta experiencia. Por último destacar que Canadá es un lugar muy lindo, tranquilo y amigable con el medio ambiente, eso me ha llamado mucho la atención, tanto como su seguridad. La Universidad de Sherbrooke es una institución que valora mucho el bienestar de sus estudiantes y el compromiso que tiene con la formación de ellos. Donde se les facilita todo lo que los estudiantes necesitan para lograr un buen desempeño académico, como préstamos de medios audiovisuales (proyectores, videocámaras, parlantes, etc.), la apertura de la biblioteca de lunes a domingo, el acceso a túneles para llegar a las clases los días fríos, acceso gratuito a buses que trasladan a los estudiantes a sus hogares o donde ellos quieran ir durante toda la semana, solo mostrando su carta de estudiantes. También la disponibilidad gratuita  de un bus que pasa en la madrugada para estudiantes que necesiten utilizarlo en dicho horario”.

    Camilo: “Ésta ha sido entre muchas cosas una experiencia que ha ampliado nuestra visión, no solo del entorno, sino que de nosotros mismos. Nos ha hecho más conscientes de nuestras habilidades y de lo que se puede mejorar. Siento también que hemos ganado más empatía, al vivir con personas con otros puntos de vista, incluso cuando compartimos entre nosotros. Fuimos capaces de superar nuestras diferencias y logramos unirnos como una familia, guiados por un objetivo común“.

    Lindsay: “Sin duda esta pasantía ha sido enriquecedora, de crecimiento personal y académico. Me siento profundamente agradecida de la UPLA y del enorme apoyo que hemos recibido de parte de nuestra querida familia y profesores, apoyo que nos han hecho sentir cerca de casa, a pesar de estar a más de 8 mil kilómetros de distancia”.

     

     

  • Andrés CáceresUn programa de carácter interdisciplinario. Es decir, que su malla curricular está en la frontera con otras disciplinas como filosofía, historia, estética y ciencia, es una de las principales características del doctorado en Literatura Hispanoamericana Contemporánea, que impartirá a partir de este semestre la  Escuela de Postgrado de la Universidad de Playa Ancha.

    Así lo precisó el  Dr. Andrés Cáceres, coordinador del  programa, quien comentó que un segundo rasgo distintivo de esta propuesta era su  carácter académico, lo que se traduce en que se promoverá que los estudiantes puedan realizar publicaciones indexadas y que sean un foco de investigación para la universidad.

    CON EL FOCO EN VALPARAÍSO

    -Usted ya mencionó que este nuevo programa será interdisciplinar, ¿hay algún otro rasgo que marque la diferencia?

    “Sí, es regional. Es decir, que está centrado en Valparaíso, lo que se traduce en que se impartirá un seminario sobre la literatura de Valparaíso denominado “Análisis e interpretación de la literatura en Valparaíso”.  Éste será muy interesante, tanto como la propia geografía de la ciudad, que es anárquica en su forma y en su literatura”.

    -¿A quiénes está dirigido este doctorado?

    “Sin duda, a todos los profesionales del área de las humanidades. A todas las personas que ya cuenten con una magistratura en literatura o en alguna área de las ciencias sociales, profesores destacados, periodistas, entre otros, porque no solo está orientado a la investigación, sino también a quienes quieran ejercer la docencia”.

    ¿Qué tanto influyó en la creación de este doctorado, el contar previamente con un magíster en literatura?

    “Mucho, porque la acreditación fue el hito que marcó una aceleración en la presentación del proyecto. De hecho, el magíster en Literatura de nuestra institución obtuvo un reconocimiento por siete años. Este hecho nos abrió la puerta para pensar en el doctorado”.

    -¿Cómo visualiza usted este programa?

    “Como una contribución que potenciará la investigación y la publicación indexada, porque este programa no solo tiene las raíces del magíster y del Proyecto Educativo, sino que también está dentro del Plan Estratégico de la universidad y, en consecuencia, de la Vicerrectoría de Investigación, Postgrado e Innovación, de las políticas de la Dirección General de Postgrado, y de la Facultad de Humanidades”.

    -En relación al cuerpo académico, ¿qué podría destacar?

    “La planta de docente estará conformada por personas que tienen productividad científica, porque si queremos que este programa se acredite, es necesario contar con un claustro académico en el que,  por lo menos, siete personas registren productividad científica. Ellos, además, son los únicos facultados para conducir tesis. Luego hay un grupo de profesores visitantes y un grupo de profesores invitados, con lo cual se completa la planta”.

    -¿Cuáles son sus expectativas en relación al doctorado?

    “Espero que potencie la investigación y la publicación de artículos de primera fuente, en revistas de circulación nacional e internacional; que genere una masa crítica que dé cuenta del perfil del programa, y que enriquezca el patrimonio literario de Valparaíso como un sector geopolítico importante dentro de las letras y la cultura. Esto permitirá rescatar una línea literaria que hoy está dispersa y que, como universidad comprometida con la cultura, estamos obligados a visibilizar. Quiero resaltar que estamos hablando de un doctorado fundacional de la Facultad de Humanidades, por lo tanto, estamos haciendo historia con este programa”.

    Las inscripciones para este doctorado permanecerán abiertas hasta fines de agosto. El lanzamiento del programa  se realizará  el viernes 22, a las 12 horas, en la sala de Conferencias de la Facultad de Educación.

  • Patricia González San Martín Tras participar en los “Diálogos Filosóficos”, organizados por el Departamento de Filosofía de la Universidad Paris VIII y por la Maison de l’Amerique Latine, en París, Francia, la directora del Centro de Estudios del Pensamiento Latinoamericano de la Universidad de Playa Ancha, Dra. Patricia González San Martín, reflexiona en torno al ejercicio pedagógico y los desafíos de la disciplina.

    La docente de la carrera de Pedagogía en Filosofía destaca el interés con que se reciben en Europa las investigaciones de profesores y estudiantes de otras latitudes, principalmente de África y América Latina. Subraya el vasto número de estudios acerca de la historia de las ideas filosóficas en América Latina; pone sobre relieve también la diversidad de tópicos que son abordados desde un punto de vista filosófico como los problemas de discriminación, inmigración, colonización, entre otros.

    -¿Qué le parece que la filosofía amplíe su campo de acción?

    “Es muy interesante, porque esa apertura a otros temas desarma las definiciones que se tiene de la filosofía, de cuáles son sus temas y sus formas de estudio, así como sus prácticas.

    Todo ello tiene consecuencias en la forma de concebir la docencia, ya que ésta no se concibe desarticulada de la investigación, en el sentido de, por un lado, el sistemático trabajo de sus académicos en sus temas de indagación específicos y, por otro, eso los hace plantear las clases de una manera particular. No son autores los que se enseñan, sino la manera en que los filósofos han trabajado ciertos problemas, y, lo más interesante, cómo a partir de ciertas conceptualizaciones se abren otros problemas, es como poner a prueba los conceptos para ver cómo responden a problemáticas contingentes”.

    -¿Cómo el ejercicio filosófico se vincula con la investigación, la docencia y la extensión?

    “Se debe considerar que la filosofía no es dogmática, no es trabajar sobre autores, sino que es trabajar sobre problemas que cuestionen los conceptos y las categorías de la propia filosofía.

    Por ello se abre un mundo de problemas para ser abordado filosóficamente. Ningún tema está fuera de la filosofía, eso le permite una apertura y la enriquece. Es una forma de volver al pensamiento ya instalado, a las perspectivas ya instaladas, y seguir interrogándolas.

    Obviamente que esa es otra manera de entender la filosofía, que en Europa se traduce en una notable productividad investigativa.

    Tú comienzas a entender esa productividad porque los estudiantes de magíster y doctorado son investigadores. Parte importante de la producción académica, intelectual, está en los estudiantes, por eso hay que creer en ellos, realizando un trabajo serio.

    Eso mismo hace que haya mucha actividad de extensión, ya que están interesados en compartir, dialogar y discutir en coloquios, seminarios y mesas redondas sus investigaciones. En el caso de los profesores e investigadores, Jacques Rancière, por nombrar a uno de los más conocidos en estas latitudes, está muy pendiente de participar en ese tipo de instancias porque en el fondo tiene que ver con ponerse a pensar en vivo y en directo las problemáticas que están afectando a la gente.

    Otro factor que influye es que no hay un tratamiento escolarizante de los estudiantes, ellos lo único que deben hacer es estudiar y leer críticamente, elemento que es central en el ejercicio filosófico, donde la docencia es ejercicio filosófico”.

    -¿Qué sentido tiene para usted esto que relata, como docente e investigadora?

    “Esa perspectiva de práctica filosófica me hizo mucho sentido, sobre todo en este momento, para nosotros en la UPLA que estamos en un momento de innovación pedagógica, porque en el fondo estamos tratando de hacer las cosas de otra manera, innovando, para conseguir que los estudiantes sean conscientes y responsablemente activos en su proceso de formación.

    Eso, por supuesto que requiere no solo de profesores actualizados en diferentes aspectos, sino de una cuestión de fondo, que toca a la concepción misma que uno tiene de su disciplina, eso es lo que se pone a prueba con estos procesos y el conocer otras experiencias, otro modo de hacer las cosas, enriquece las propias miradas en vista de la innovación que se reclama”.

    -¿Qué análisis hace sobre este proceso?

    “El proceso de innovación pretende que hagamos las cosas distintas “que enseñemos de una manera distinta”, para ello creo que debemos –desde nuestra especialidad- plantearnos y cuestionarnos cómo concebimos la enseñanza superior, el ejercicio pedagógico de cada de una de nuestras disciplinas. Esa práctica me parece muy interesante, porque ves cosas que antes no veías.

    Estos momentos de innovación deberían interpelarnos a nosotros como profesores, no en las cuestiones instrumentales, sino que en una cuestión de fondo. Estoy convencida de que en la UPLA se hacen cosas buenas y se pueden hacer aún más, y eso no tiene que ver con unas supuestas ventajas o desventajas del lugar ‒París o Valparaíso‒ sino con la manera en que nosotros los académicos entendemos nuestro ejercicio, cómo lo miramos en toda su complejidad, en sus tramas internas, en sus luces y opacidades, en su relación con lo que es y con lo que puede ser”.

    ACTIVIDADES EN LA UNIVERSIDAD PARIS VIII

    La Dra. Patricia González expuso en los “Diálogos Filosóficos”, instancia permanente de difusión y análisis de las investigaciones que se realizan en Filosofía en otras partes del mundo, especialmente en América Latina. Esta actividad es organizada por el Departamento de Filosofía de la Universidad Paris VIII y por la Maison de l’Amerique Latine.

    La académica presentó los avances de su investigación ‒financiada por la Dirección General de Investigación de la UPLA- referida a la recepción y desarrollo del marxismo en la filosofía chilena a partir de la segunda mitad del XX; la primera parte de su estudio se centra en las obras del filósofo porteño Sergio Vuskovic, quien fuera profesor de la UPLA y que cuenta con una vasta producción filosófica sobre la materia.

    Además, fue invitada a participar en el Seminario permanente “Las aventuras de la filosofía francesa en América Latina” organizado por la Fundation Maison des Sciences de l’ Homme (FMSH), de París. Allí presentó la recepción del marxismo de Louis Althusser en la filosofía chilena, la discusión que suscita en el pensamiento de Sergio Vuskovic.

    “En ese sentido es interesante estudiar cómo un pensamiento tan importante como el de Althusser es recibido muy críticamente por Vuskovic, desarrollando una discusión filosófica muy rica para comprender la historia de las ideas filosóficas en nuestro país”, explicó la académica de la Facultad de Humanidades.

    Finalmente, participó en reuniones con académicos, en clases de postgrado, en coloquios, en clases magistrales y en un seminario de postgrado dictado por Alain Badiou, uno de los más importantes filósofos franceses de la actualidad.


Warning: Use of undefined constant ‘wp_corenavi’ - assumed '‘wp_corenavi’' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/upla14/public_html/humanidades/wp-content/themes/upla/footer.php on line 12