Estereotipos, falta de referentes, desigualdad, brecha de género en matemáticas fueron algunas razones que esgrimió la Dra. María Teresa Santander Gana, académica de la Universidad de Santiago de Chile, frente a la poca presencia de mujeres en carreras vinculadas con las Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM).

Análisis que se dio en el marco de la inauguración del Año Académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha, que lideró la decana suplente Verónica Meza Ramírez junto a los directores de los Departamentos Disciplinarios y que contó con la presencia de estudiantes y docentes.

Desarmando argumentos con cifras e historias

La ingeniera Industrial y Doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación hizo una reflexión situando narrativas y presentando cifras respecto a la participación de la mujer en Chile en distintos espacios públicos, que tienen su génesis en dos hitos: su incorporación a la educación superior en 1877 y el derecho a voto a partir del 8 de enero de 1949.

María Teresa Santander planteó que no hay mujeres en Ingeniería ya que el estereotipo instalado la vincula con habilidades blandas y capacidades de lenguaje. “Uno diría que el estereotipo pesa al momento de escoger la carrera. Los referentes también pesan y no hay referentes, lo que se ha podido demostrar es que cuando la niña tiene referentes se siente convocada, cuando empiezan a aparecer mujeres científicas, mujeres ingenieras en los textos escolares, aparecen sus fotos, se empieza a eliminar esa barrera autoimpuesta, sin embargo todavía hay escasos referentes en los espacios laborales”.

Agregó que si bien la participación de la mujer en Ingeniería ha aumentado, siguen siendo pocas. “El acceso ha incrementado y la permanencia no es mala en las universidades, en el trabajo tenemos menos permanencia y poco crecimiento profesional, ¿qué nos juega en contra?: la edad fértil, la crianza de los hijos y el cuidado familiar. Estos tres elementos hacen que esto sea un embudo invertido donde entramos muchas y salimos pocas”, detalló.

En esa línea, presentó cifras que ratifican que entre el 2005 y el 2012, la mujer está ingresando a la universidad en mayor proporción, tiene buenas tasas de retención y de titulación. Sin embargo, “el 70% de las mujeres está en carreras femeninas y sólo un 15% y un 20% están en carreras masculinas como matemáticas, ingenierías y profesiones afines. ¿Dónde nos sentimos convocadas? en la enfermería como matronas, asistente sociales, que son espacios que el hombre no se siente convocado”.

Con respecto a la creencia instalada de que la ingeniería significa muchas matemáticas, la Dra. Santander explicó que según datos de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) existe una brecha de género en matemáticas, que deja a las mujeres muy por debajo de los resultados obtenidos por los hombres. Estudios realizados en Chile a escolares establecieron que ellos asocian las matemáticas y los números a los hombres, lo que hace que las niñas se alejen de estudiar Ciencias e Ingeniería.

Frente a este escenario citó a la exministra de la Mujer, Claudia Pascual Grau: “Una mayor inserción y retención de mujeres en carreras STEM no es solo cuestión de derechos, sino también tiene que ver con permitir desplegar los talentos y la participación de las mujeres formadas en esos espacios”.

“Lograr que hayan más mujeres estudiando ingeniería, astronomía y ciencias también tiene que ver con el aporte que podemos hacer”, recalcó. Desde su posición y experiencia como encargada de crear el Centro de Innovación y Transferencia Tecnológica y la Incubadora de Proyectos de la USACH, y de formular el proyecto de Ingeniería 2030, planteó el desafío de cómo repensar la ingeniería:

“Cómo la ingeniería se hace eco de las problemáticas locales, cómo solucionamos problemáticas sociales, cómo lidiamos con esta tensión entre el modelo dominante tecnológico y las sabidurías locales, los requerimientos locales, cómo hacer que todo conflicto nos permita situar la ingeniería: en mi caso, preguntándome cómo incorporamos a la mujer con discusiones y con aportes más allá de la sola presencia de ella. No hay nada inherente a la ingeniería que excluya a las mujeres a participar y es necesario poder contribuir desde nuestra experiencia a esta nueva forma de entender la ingeniería. Yo me atrevería a decir que hoy la restricción y la discusión necesariamente tiene que ser entre hombres y mujeres para una nueva construcción del mundo”, concluyó.

Al término de la Clase Magistral “Ingeniería y Mujeres”, la decana Verónica Meza Ramírez le entregó un presente a la Dra. María Teresa Santander Gana.

Reconocimiento

En vista de la temática abordada por la Doctora Santander, la Facultad de Ingeniería reconoció el trabajo realizado por las y los integrantes de la comisión que contribuyó a la elaboración del Protocolo para prevenir, corregir y sancionar el acoso, discriminación, hostigamiento y violencia de género de la Universidad de Playa Ancha. Labor que fue posible gracias a un trabajo permanente que comenzó en septiembre de 2018 y que finalizó en abril de 2019. en dicho período se presentaron las propuestas de protocolo, que se aprobó con el Decreto Nº 0088/2019, y la de estructura del Departamento de Género que está en evaluación.

El Secretario Académico, Luis Faúndez Fuentes, le entregó un reconocimiento a las integrantes de la Comisión presentes: Marcela Prado Traverso, Ximena Espinoza Ortiz y Verónica Meza Ramírez.

Pin It on Pinterest

Share This