¿Con los medidores inteligentes aumentará el valor de la cuenta de la luz? Es una de las tantas interrogantes que surgen tras la polémica desatada por el proceso de cambio tecnológico que impulsa el Ministerio de Energía.

El académico del Departamento de Industria y Economía de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha, José Meza Guzmán, plantea la necesidad que las empresas de electricidad que están instalando medidores inteligentes, en esta fase de prueba, puedan dejar operativos ambos equipos para que los usuarios tengan la certeza que la medición del consumo será similar.

“Quizás en estos pilotos lo que deberían hacer los clientes para poder defenderse a través del Sernac es que obliguen a las compañías eléctricas para que dejen dos medidores por casa para que demuestren que están midiendo lo mismo, porque en estos momentos queda la duda”, planteó el ingeniero de ejecución electrónico y civil industrial.

Agregando que “el sistema actual dice que la energía eléctrica se mide en base a una frecuencia de 50 ciclos, si las compañías eléctricas a través de estos medidores están midiendo además en frecuencias diferentes de 150, 250 y que producto de las armónicas se produzca un cobro adicional, eso es un robo. No corresponde, porque no hay otro reglamento, rige el reglamento de los medidores actuales (*) que está vigente de 1925 y habla de 50 ciclos, en Estados Unidos son 60 ciclos”.

En ese contexto, el académico de la Facultad de Ingeniería UPLA explicó que hay distintos tipos de clientes: los monofásicos, que corresponden a los usuarios domiciliarios; y luego están los trifásicos en una categoría más industrial por lo que pagan por conceptos de potencia activa y reactiva.

“A los monofásicos no está considerado el cobro del factor de potencia, a las empresas sí, la energía trifásica está reglamentada, normada y hay medidores ad-hoc para eso, unos que miden la potencia activa y otro que mide la potencia reactiva, pero de los monofásicos no se ha dicho. A usted no le pueden cambiar las reglas del juego”, recalcó José Meza Guzmán.

En esa línea, hizo un llamado a las empresas a realizar acciones concretas que le permitan a la gente confiar en esta nueva tecnología. “El empresario tiene que tranquilizar a sus clientes, si ellos están haciendo algo bien y no vienen a hacer cobros que no los estipula la ley, deberían hacer pilotos también para transparentar y darle tranquilidad a la gente. Muchas veces la palabra no basta”.

(*) Norma técnica de medidores de abril de 1925 (Decreto Supremo 13/2 -1925) denominada NSEG 3.71.

Pin It on Pinterest

Share This