“Bota por mi vida” se denomina la campaña de recolección de papel blanco utilizado que inició recientemente la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha, que permitirá contribuir con la labor de la Fundación San José para la Adopción, que atiende a mujeres en conflicto con su embarazo, niños y padres adoptivos.

La iniciativa fue liderada por el coordinador docente de Ingeniería Civil Ambiental Vicente Barrientos, quien explicó que la idea es depositar el papel ya utilizado en una caja especialmente habilitada para ello, la que retirará personal de la Sociedad Recuperadora de Papeles y Cartones, SOREPA.

“Para nosotros es muy significativo poder colaborar con esta iniciativa, porque con cada depósito contribuiremos con un equivalente a 15 mamaderas con leche o 30 pañales”, dijo Barrientos, quien agregó que era fundamental que la comunidad universitaria se informe sobre esta campaña  y tome conciencia del aporte que puede hacer con esta acción.

COMPROMISO DE LA AUTORIDAD

La campaña contó con el respaldo del decano Manuel Contreras, quien expresó su orgullo por el compromiso que han manifestado académicos y funcionarios y aseguró que es un modelo altamente replicable por el resto de la universidad.

“Considerando que contamos con dos carreras vinculadas al medioambiente y que abordar este tema comienza por una buena conducta, no me queda más que sentirme orgulloso, pues todo comenzó desde los funcionarios, quienes se percataron que podíamos traducir el papel en ayuda”, comentó la autoridad.

Una de las personas aludidas por el decano fue Alejandra Fuenzalida Muñoz,  secretaria de la Facultad de Ingeniería, quien respaldó la idea del profesor Barrientos.

“Me di cuenta que en otras facultades juntan el papel y con el dinero que se genera compran café o van a comer. Por lo tanto, cuando el profesor Barrientos mencionó esta posibilidad me sumé de inmediato, porque ayudar a los niños es más importante que cualquier otra cosa”, dijo la funcionaria.

El ejecutivo comercial de SOREPA,  Guillermo Arriagada Riquelme, explicó que la empresa retira el  papel que la gente dona a la Fundación San Josése recicla y se comercializa, dinero con el cual se obtienen los recursos necesarios para comprar leche y pañales.

Los dos depósitos donde se reunirá el papel, tienen una capacidad de 30 a 40 kilos cada uno, y están instalados en la Facultad de Ingeniería de la UPLA, por lo que se invita a la comunidad universitaria a aportar con papeles blancos utilizados.

Pin It on Pinterest

Share This