En esta última semana hemos asistido, como sociedad, a una radical expresión de malestar social, traducido en la forma de diferentes manifestaciones pacíficas y revueltas sociales, producto de una explosión de descontento de la población chilena. Frente a esta situación, el gobierno ha respondido declarando el estado de excepción en distintas regiones del país, a lo que se ha agregado la imposición de toque de queda, restringiendo las libertades individuales de las personas, y su legítimo derecho a protestar. Se valora la deposición de esta medida, pero queda un lamentable saldo de muertos, heridos, acusaciones de torturas y vejaciones sexuales.

En este marco de excepcionalidad, a medida que pasan los días, hemos observado con preocupación el modo en que ha acontecido la sistemática violación de los Derechos Humanos de las personas, que se han manifestado de forma pacífica, en las calles, como las que han sido colocadas a disposición de la custodia policial, con el objetivo de contener y reprimir la violencia de bandas organizadas de saqueadores, que actúan con total impunidad y beneplácito de las autoridades, en especial en Valparaíso.

Cómo Investigadores/as y Académicos/as de las ciencias, artes y humanidades, de una universidad pública compleja, como lo es la Universidad de Playa Ancha de Valparaíso, “expresamos nuestro más enérgico rechazo a toda forma de violación de los derechos fundamentales de las personas y deseamos promover una cultura respetuosa de los derechos humanos”.

Al mismo tiempo hacemos un llamado a las autoridades civiles y militares para que hagan un uso racionalizado de las fuerzas represivas del Estado, en función de proteger el bienestar de las y los ciudadanos, y la mantención del orden cívico. Que esto no se use para reprimir el legítimo derecho a protestar en un Estado de Derecho, por las condiciones de precariedad material en la que vive una gran parte de la población.
Abogamos por la pronta solución del conflicto social y político en el país, y que el gobierno responda de la mejor forma a las demandas de la ciudadanía, en función de la mejora de las condiciones de vida de todos los ciudadanos de Chile y del fortalecimiento de nuestra democracia.

Adhieren a esta declaración

  • Paula Soledad María Celis Plá.
  • Patricio Landaeta Mardones.
  • Braulio Rojas Castro.
  • Claudio Sáez Avaria.
  • Alexis Candia Cáceres.
  • José Antonio Muñoz Reyes.
  • Mirta Crovetto Mattassi.
  • Pablo Polo Rodrigo.
  • Paula Pavez Salinas.
  • Héctor Andrés Ferrada Aguilar.
  • Eduardo Santa Cruz Grau.
  • Silvia Sarzoza Herrera.
  • Daniuska González González.
  • José Miguel Ramírez Aliaga.
  • Andrés Donoso Romo.
  • Miguel Rodríguez Jara.
  • Verónica Sentis Herrmann.
  • Felip Gasçon i Martín.