El proyecto se propuso observar articuladamente a cuatro de los principales movimientos estudiantiles de la época contemporánea de América Latina para apreciar sus constantes y, sobre todo, para observar que papel atribuían sus manifestantes a la educación en la transformación de la sociedad.

Estos movimientos fueron el argentino de 1918, el mexicano de 1968, el brasileño de 1968 y el chileno de 2011.

Para conseguir estos propósitos se desplegó una metodología histórica y cualitativa que se plasmó en la revisión de fuentes bibliográficas y en entrevistas a especialistas.

Los resultados del proyecto fueron satisfactorios en la medida que:

  1. Se describieron en profundidad cada uno de los cuatro movimientos seleccionados;
  2. Se identificaron las diferentes nociones que ahí se expresaron sobre los vínculos entre la educación y la transformación social;
  3. Se apreciaron algunas similitudes –tanto formales como de fondo– presentes en los cuatro movimientos estudiados.

Por ejemplo, pudo concluirse que todos utilizaron similares medidas de presión y que todos fueron reacciones a amenazas contra la autonomía universitaria. Se consigna, a su vez, que todos los resultados del proyecto se difundieron en revistas especializadas y también en más de diez actividades de carácter público, abiertas a toda la comunidad.