Youtube
  • En solemne ceremonia de investidura sesenta estudiantes de tercer año de la carrera de Enfermería de la Universidad de Playa Ancha, vistieron por primera vez el uniforme que representa al profesional de la salud y simboliza que están preparados para iniciar sus prácticas en campos clínicos.

    El acto, que marca un hito en la formación profesional de los estudiantes de la generación 2015, se celebró en el Aula Dr. Félix Morales Pettorino, y contó con la presencia de académicos, familiares y amigos de los futuros profesionales.

    En la ocasión, los estudiantes recibieron también la piocha y reloj que los identifica con la casa de estudios superiores en la que se han formado, la cual ha defendido el patrimonio, historia y valores de la educación pública, y está al servicio del país y de todos sus habitantes, sin discriminaciones ni exclusiones de ningún tipo.

    Como portadores de dicha tradición, la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud, Mirta Crovetto Matassi, instó a los jóvenes a desarrollar sus prácticas a la luz de los valores éticos de la profesión, teniendo siempre presente que estarán al cuidado de la vida de personas que requieren acogida y respeto.

    La directora del Departamento Disciplinario de Enfermería, Rosalba Orellana López, destacó que en este punto de la formación académica los estudiantes deberán desarrollar las competencias en el ser. “Esto es, en la gestión de los cuidados directos deberán ser eficaces y eficientes, considerando siempre sus habilidades sociales, inteligencia emocional, su trato y respeto no solo hacia los pacientes, sino también a los equipos de salud y a sus pares”.

    A contar del segundo semestre los alumnos desarrollarán sus prácticas en el nivel primario de atención de la red de centros de salud pública, donde atenderán a niños, lactantes, preescolares y adolescentes. Así también, en hospitales gestionarán los cuidados a adultos, contando siempre con los docentes para guiarlos.

    “Hoy ante esta asamblea demuestran que luego de años de estudio y dedicación, están preparados para iniciar el camino del cuidado hacia el otro. Y para ello hoy asumen el compromiso de marcar la diferencia en la vida de otras personas”, sostuvo la coordinadora docente de Enfermería, Patricia González Vega.

    Tras sus palabras y en calidad de ministro de fe, la coordinadora docente tomó el compromiso solemne a los estudiantes de Enfermería, mediante el cual se comprometieron a utilizar el uniforme de manera honesta y digna, representando los principios éticos y valóricos característicos de esta profesión: la responsabilidad, respeto, tolerancia, empatía, solidaridad, el humanismo y el amor al prójimo.

    Voces de la jornada

    La presidenta del Centro de Estudiantes de la carrera de Enfermería, Catalina Silva Lazo, felicitó a sus compañeros por este nuevo paso y los llamó a ser grandes profesionales, pero por sobre todo, personas con sentido social.

    Arlette Amestica Campos y Valentina Reyes Brito en representación de la generación 2015, expresaron: “Fuimos llamados a ser parte de este camino, vestir con orgullo y humildad el uniforme. Agradecemos a la UPLA por darnos esta oportunidad, su sello, así como a cada uno de los docentes”.

    La Tuna Mayor de Distrito de la Universidad de Playa Ancha, dirigida por Miguel Fuentes Pereira, fue la encargada de cerrar la ceremonia.

    Revisar galería de imágenes

  • Los alumnos de la asignatura Historia, Patrimonio y Gestión Cultural de la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía de nuestra universidad, expusieron el 4 de julio sus pósteres académicos, con las investigaciones históricas e intervenciones pedagógicas que desarrollaron durante el primer semestre en distintos barrios, cerros e instituciones de Valparaíso y Viña del Mar.

    Como parte del trabajo semestral, los estudiantes realizaron escuelas de historia local en distintos establecimientos educacionales, juntas de vecinos y otras instituciones en el marco de una propuesta integral de puesta en valor del patrimonio de ambas ciudades.

    El profesor de la asignatura, Pablo García Núñez, afirmó que “los trabajos desarrollados por nuestros alumnos son de vital importancia en su formación como profesores, como también en la difusión de la importancia del patrimonio en Valparaíso y Viña del Mar. La educación patrimonial es la base para que la ciudadanía tome conciencia del inmenso valor histórico y cultural de los distintos espacios por los que nos movemos día a día y aprendamos así a valorar y a cuidar nuestro entorno”.

    Los alumnos conocieron los distintos barrios, establecieron lazos de trabajo con los vecinos y diseñaron distintos proyectos que buscan fortalecer la identidad barrial y promocionar el valor patrimonial en cada uno de ellos.

    En los más de dieciocho proyectos presentados, los estudiantes valoraron la posibilidad de conocer de forma más profunda las ciudades en las cuales estudian y por las que se mueven día a día, como también la posibilidad de conocer a las distintas comunidades de vecinos.

    Aspectos clave

    La vinculación con la comunidad y la elaboración de los proyectos escritos en formato de postulación a fondos concursables, la realización de escuelas de historia local y patrimonial y la elaboración y exposición del póster académico como recurso didáctico, fueron clave en la estructuración de esta asignatura.

    El académico precisó que la realización de estos trabajos se enmarca en los objetivos de la formación de la carrera y de nuestra universidad, donde como institución se busca formar a profesionales que valoren el territorio en el cual se desempeñen laboralmente. Junto con ello se busca que potencien el patrimonio cultural local y la historia de nuestros barrios, sintiéndose responsables de que estos aspectos mejoren la calidad de vida de las personas, especialmente en ciudades de tal importancia histórica y tan ricas en patrimonio como Viña del Mar y Valparaíso.

    El profesor agradeció a cada uno de los vecinos y las instituciones civiles y educacionales que abrieron las puertas y que permitieron desarrollar un trabajo en conjunto durante este semestre, situación que esperan continúe su desarrollo en el tiempo.

  • Con el objetivo de presentar la Estrategia de Institución Superior Promotora de la Salud, comprometida ante la Secretaría Regional Ministerial de Salud en enero pasado mediante protocolo de acuerdo, se reunió el Equipo Gestor de Promoción de la Salud y Calidad de Vida, y los directores de Infraestructura y Prevención de Riesgos de la Universidad de Playa Ancha.

    En la cita, liderada por el rector Patricio Sanhueza, se informó sobre las 4 áreas de trabajo que la UPLA comprometió a desarrollar en el marco del Programa de Promoción de la Salud, Elige Vivir Sano, de manera de iniciar el proceso de autoevaluación, con miras a acreditarse como la primera Institución de Educación Superior Promotora de la Salud de la región de Valparaíso.

    Equipo Gestor de Promoción de la Salud y Calidad de Vida

    Las áreas se relacionan con: Gestión (gestión institucional, aspectos curriculares y de formación académica); comunicación y participación; entornos saludables (infraestructura, seguridad, manejo de residuos, ambientes inclusivos); y estilos de vida saludable (factores protectores psicosociales, salud sexual y reproductiva, alimentación saludable, actividad física promoción de factores protectores y prevención del consumo de tabaco, alcohol y drogas)

    Así lo informó el Equipo Gestor de Promoción de la Salud y Calidad de Vida integrado por Fabiola Vilugrón, académica de la Facultad de Ciencias de la Salud; Paloma Gómez, profesional de la Dirección de Deportes y Recreación; y Hernaldo Carrasco, académico de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.

    La elaboración de una estrategia permite orientar a la universidad a tomar decisiones en relación al Programa de Promoción de Salud, y mejorar la calidad de vida de la comunidad.

    Lograr la acreditación –dijo Fabiola Vilugrón académica de la Facultad de Ciencias de la Salud– significa el reconocimiento de haber cumplido un modelo de calidad o excelencia, ser revisado por una organización que verifica el cumplimiento del modelo, estar conforme en la implantación del mismo y lograr los objetivos planteados (estándares).

    El Campus 2, donde se emplaza la Biblioteca Central, el casino, la Facultad de Arte y edificio Institucional, más Bienestar, Instituto Tecnológico e incorporando al Jardín Infantil Colmenita, se eligió por concentrar la mayor cantidad de servicios, para iniciar el proceso de autoevaluación, que permitirá la participación de la comunidad universitaria en el conocimiento y cumplimiento de las exigencias de promoción de salud.

    El rector Patricio Sanhueza destacó el trabajo del equipo gestor, e invitó a los directivos responsables de llevar a cabo el plan estratégico a colocar el acento en la revisión interna de la salud y el bienestar tanto individual como de la organización.

    “Cuidémonos mutuamente. El trabajo y el estudio no deben ser un martirio, por lo que debe haber una actitud positiva frente a la posibilidad de mejorar la calidad de vida de nuestra comunidad”, sostuvo Sanhueza.

    Requisitos mínimos

    Los directores generales de Infraestructura y Prevención de Riesgos, Marco Muñoz y Luis Fuentes, respectivamente, se refirieron a los requisitos mínimos que la UPLA debe cumplir para continuar con el proceso y alcanzar el reconocimiento de la Seremi de Salud.

    Esto quiere decir que la institución debe acatar los reglamentos sobre Condiciones Sanitarias Mínimas de los Establecimientos Educacionales, Condiciones Sanitarias y Ambientales Básicas de los lugares de Trabajo, Reglamento Sanitario de los Alimentos y Ley de Tabaco.

    Para el director general de infraestructura, Marco Muñoz, ésta es una tremenda oportunidad y desafío para la universidad. “Nos sumamos con mucho entusiasmo al trabajo del equipo que definirá responsabilidades en el levantamiento de la estrategia, porque nos invita a ser responsables con nosotros mismos”.

    El trabajo participativo de las distintas reparticiones de la universidad permitirá aunar criterios y esfuerzos que, hasta la fecha, se efectuaban de manera aislada, expresó el director general de Prevención de Riesgos, Luis Fuentes.

    Previo a la fiscalización que el equipo de Seremi de Salud realizará en agosto para constatar el cumplimiento de requisitos mínimos, el 10 del mismo mes se realizará una jornada de autoevaluación en el Campus 2, para aplicar la misma revisión que hará la entidad pública. Entre septiembre y octubre se efectuará el levantamiento del Plan de Trabajo Estratégico, y el de la propuesta de Política de Promoción de Salud.

  • Nació en 2014 como un proyecto para diagnosticar las condiciones de salud y de convivencia escolar en tres escuelas municipales piloto en Playa Ancha. Entonces se buscaba detectar conductas de riesgo, obesidad, problemas cardiovasculares y otros similares. Pero a poco andar, sus gestores en la UPLA se dieron cuenta que el plan podría convertirse en un modelo de acompañamiento para los primeros pasos independientes de niños y preadolescentes, y generar así estrategias para mejorar condiciones de salud e incluso de los ambientes de aprendizaje. Ahora estará presente en gran parte de la Región de Valparaíso, en Atacama y en Arica.

    Paula Magnere, académica del Departamento de Educación Física de la Universidad de Playa Ancha, y una de las profesoras que lideró el Convenio de Desempeño UPA 1301 que permitió definir el modelo, relató que se trabajó durante tres años consecutivos en el perfilamiento del mismo, lo cual exigió diseñar una estrategia de acción triestamental con los establecimientos pilotos. Y la participación de los niños con sus delegados, los apoderados, los profesores de las escuelas, y los académicos de la propia universidad, resultó gravitante a la hora de lograr la plena identificación de la comunidad educativa con las acciones propuestas.

    Deportes y Nutrrición, este último con el apoyo de la Facultad de Salud de la UPLA, representada por la profesora Fabiola Vilugrón, fueron los primeros dos componentes que el modelo de acompañamiento a estudiantes contempló en esta iniciativa. Y a él se incorporó muy pronto un tercero, el de Autocuidado, que consideró apoyo psicológico y de salud física, este último a cargo de la profesora Gloria Salazar, de Enfermería.

    Un modelo redondo

    Pero la gracia del modelo, además de la nutrida y variada asesoría a los niños y a sus familias, era sumar esfuerzos de otras instituciones especialistas y estamentos de los propios colegios para evitar un rechazo a las actividades por parte de la comunidad escolar.

    Fueron los propios niños y sus padres quienes en base a sus preocupaciones y necesidades definieron la pauta temática. Así es como, por ejemplo, del centro general de padres de uno de los establecimientos pilotos, se propuso abordar los intentos de suicidios, la violencia escolar, la soledad en alumnos, solo por nombrar algunos.

    “De los alumnos lo que salió más alarmante (del diagnóstico) era que ellos no sentían que tenían amigos, que solo tenían compañeros, que pasaban mucho tiempo solos; que no tenían en quien confiar, que se sentían poco queridos. Detectamos conductas de iniciación sexual muy temprana y de consumo de drogas más fuertes. Eso el colegio mismo lo decidió como importante”, recalcó la profesora Paula Magnere.

    Y en ese caso, otra vez operó la articulación. Con el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) y con el Programa Habilidades para la Vida que tiene la Corporación Valparaíso, se coordinó acciones para desestimular el consumo de sustancias peligrosas y para mejorar la convivencia escolar, respectivamente.

    De “exportación”

    “El tercer año hicimos una propuesta y dijimos que esta estrategia se volvió un modelo de acompañamiento en condiciones de salud y convivencia escolar. Nosotros los asesorábamos y podíamos articularnos con otras unidades como el Ministerio de Salud, como cuando hablamos de higiene bucal o también la temática sexual, por ejemplo”, sostuvo Paula Magnere.

    “En octubre de 2016 –prosiguió la académica- me entero que el Mineduc, el área de actividad física y deporte escolar, levantó una convocatoria para las universidades para desarrollar talleres deportivos y recreativos en 48 escuelas de la Región. Ahí, con mi colega Mara Gallardo postulamos y nos adjudicamos ese proyecto en el cual se empezó a trabajar este diagnóstico, fundamentando nuestra propuesta en este trabajo previo que tuvimos”.

    Desde el segundo semestre del presente año, el modelo se aplicará, entonces, en toda la Región de Valparaíso, donde no estarán ausentes los otros dos componentes del modelo: salud y nutrición. Y tan exitoso ha resultado, que el propio Ministerio de Educación les solicitó no solo hacerse cargo de estas 48 escuelas de la zona, sino agregar 13 escuelas de la región de Arica y 25 escuelas de Atacama.

    El salir de la Región implicará que los encargados del programa articulen con universidades, servicios y organizaciones del norte del país, instancias de apoyo para emular lo que se ha hecho en Valparaíso. Pero en la UPLA quieren ir por más. Paula Magnere y su equipo sostienen que, aprovechando el impulso, durante el 2018 intentarán llevar dicho modelo de acompañamiento formativo a otras regiones del país.

    A modo de conclusión, son varias las externalidades positivas del modelo de acompañamiento. Entre los principales se destaca que mejora los Indicadores de Desarrollo Personal y Social (altamente valorados por la agencia de calidad) y, más importante aún, estas acciones impactan no solo como un hábito saludable sino que además en la autoimagen del estudiante, en su rendimiento académico, en la convivencia con el resto, en la equidad de género y, por cierto, en la asistencia a clases y en una consiguiente baja deserción.

  • Alumnos de primer año de la carrera de Educación Diferencial del campus San Felipe de la Universidad de Playa Ancha, realizaron la “Feria del Aprendizaje”, actividad inserta en el módulo “Bases psicopedagógicas del aprendiza en la diversidad”.

    La feria, montada en una de las salas de la sede universitaria, fue visitada por el vicerrector del campus, Dr. Patricio Ibáñez, quien recibió explicaciones acerca de este trabajo por parte de los estudiantes y de los docentes Maripauly Saavedra y Gonzalo Gutiérrez.

    La autoridad universitaria valoró el avance de los estudiantes en su primer semestre como alumnos del campus y aplaudió el compromiso que han demostrado en su formación académica.

    “El módulo Bases Psicopedagógicas del Aprendizaje en la Diversidad, otorga un cimiento sólido a las bases teóricas y conceptuales de los estudiantes que entran a primer año de la carrera de Educación Diferencial y en este módulo, aprenden conceptos básicos ligados al aprendizaje, psicopedagogía y psicología educacional, entre otros, junto a las teorías básicas del aprendizaje humano que se han construido a través del tiempo”, explicó el académico Gonzalo Gutiérrez.

    A la vez, se trabajan aspectos relacionados con primera infancia, iniciación a la evaluación psicopedagógica, junto a fundamentos psicopedagógicos para la lectura, escritura y matemática en niveles iniciales.

    “Es una una práctica habitual para nuestra carrera realizar este tipo de actividades, en las que se demuestren competencias diversas, relacionadas con un accionar docente que refleje un sello proactivo frente al proceso de enseñanza y aprendizaje, impronta que desde un comienzo debería tener un profesional de la educación, especialmente si pertenece al área de la Educación Diferencial”, agregó el docente.

    La “Feria de Aprendizaje” fue realizada de manera didáctica, creativa y original por parte de los alumnos, requisito básico para lograr un aprendizaje significativo y de calidad, dentro de un paradigma en el cual cada uno construya su propio aprendizaje, convirtiéndose en un personaje principal y activo a la hora de adquirir conocimientos.

    “De esta forma se logra la responsabilidad personal y la autonomía frente a su proceso de aprendizaje, lo cual está en directa relación con la nueva mirada que nuestra universidad pretende otorgar a través del plan innovado y sus diversas manifestaciones, situación que nuestra carrera en el campus San Felipe ya lleva trabajando desde hace bastante tiempo”, sostuvo el profesor Gutiérrez.

    Durante esta actividad tuvo una destacada participación la estudiante Constanza Pino, quien se esforzó a través de todo el semestre para lograr los objetivos planteados, a pesar de su condición de discapacidad auditiva y que en esta feria destacó con el uso de tecnología, mostrando vídeos en lengua de señas.

  • En  el auditorio de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Playa Ancha se realizó la certificación de un grupo de 9 estudiantes de la carrera de Enfermería que participó en un curso de Donación Altruista de Sangre, organizado por el Centro de Sangre y Tejidos de Valparaíso del Servicio de Salud Valparaíso San Antonio (SSVSA), que abastece a 14 hospitales del país, ubicados entre la primera y la sexta región.

    Los certificados fueron entregados por la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud, Mirta Crovetto y la directora de la carrera de Enfermería, de la Universidad de Playa Ancha, Rosalba Orellana.

    Los estudiantes participaron en el curso que incluyó una visita al Centro de Sangre y Tejidos Valparaíso y asistieron a una charla que los capacitó en el ámbito de la donación altruista y además profundizaron en los conocimientos orientados para conseguir un potencial donante. De esta manera, se transforman en monitores para favorecer este acto de carácter voluntario, considerando el déficit de donación que existe en nuestro país.

    Al respecto, Mirta Crovetto, subrayó la importancia de sumarse a iniciativas como la promovida por el Centro de Sangre, “que le permiten a los estudiantes vincularse con la comunidad y aportar en forma concreta, por lo que felicitamos a todos los alumnos que se han certificado como promotores de la donación de sangre”.

    Por su parte, Rosalba Orellana, sostuvo que “es fundamental que los estudiantes puedan vincularse con otras actividades independientes de la formación académicas, que le van a aportar, y esta certificación en la que debieron pasar por varias instancias, sin duda ha sido muy favorable”.

    Por su parte, el jefe de planificación y promoción del Centro de Sangre y Tejidos Valparaíso, Octavio Sotomayor, destacó que esta es la segunda vez que se vinculan con una carrera e institución universitaria a nivel regional, lo que se espera ampliar próximamente.

    “Esta es la segunda carrera que desarrolla este proceso formativo en la región y es un logro porque dentro de la universidad, los alumnos trabajaron de forma voluntaria dentro de sus habilidades y competencias en el aumento de donantes de sangre en otras instituciones de la región”, dijo.

    Además, muchos jóvenes destinaron parte de sus contactos para mejorar la colecta, utilizando las redes sociales e inventaron afiches para apoyar la campaña.

    El Centro de Sangre y Tejidos de Valparaíso es responsable del abastecimiento de sangre de 14 hospitales públicos en el país, ubicados entre la primera y la sexta región. En este contexto, hay un aumento leve en la donación de sangre en el país y el compromiso del Ministerio de Salud ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) es aumentar a un 50% la donación de sangre en Chile. Fuente y fotografías: Servicio de Salud Valparaíso-San Antonio.

    Estudiantes certificados:

    -Joaquín Espinoza Alegría
    -Salvador Henríquez Bacigaluppi
    -Valentina Paz Henríquez Campos
    – Paulina Jara Saldívar
    -Roxana Gaete Castillo
    -Jedida Fletcher Castillo
    -Andrea Labarca Moral
    -Miguel Ángel Barrios Rojas
    -Javiera Cuellar Tamblay
    -Marcelo Peret Carvajal

  • Carlos Henríquez Calderón es ingeniero comercial con mención en economía de la Universidad de Santiago, magíster en gestión y políticas públicas de la Universidad de Chile y actual secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación.

    En la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Playa Ancha dictó una charla dirigida a los académicos denominada “Formación inicial docente en evaluación educacional”. En ella resaltó los logros y avances de la evaluación docente y las implicancias de la reforma educacional.

    Empecemos por lo básico, ¿qué es calidad?

    Para nosotros la calidad es una discusión que siempre damos en cada comunidad escolar, sala de clases o en los distintos actores educativos cuando nos presentamos. Calidad en la educación, al menos en nuestro marco legal, es cómo los niños y niñas de nuestro país adquieren conocimientos y habilidades para desarrollarse de manera intelectual, valórica, artística, ética y emocional. Significa tener las herramientas que aseguren a los estudiantes la posibilidad de un desarrollo íntegro, acorde a su proyecto de vida. Esto no tiene que ver con conocimientos, sino en cómo ayudamos a los jóvenes a ser protagonistas de sus vidas.

    Y en torno a la calidad, ¿se ha logrado avanzar?

    En todos los colegios hemos ido progresando. En la Agencia de Calidad hemos dado pasos concretos. Primero decir que calidad no es solo lenguaje o matemática y no es solo SIMCE. Es importante dar la relevancia necesaria al desarrollo integral de los estudiantes, en esa línea hemos logrado avances en las asignaturas tradicionales y también la posibilidad en los colegios de implementar el desarrollo cognitivo-no cognitivo, lo emocional y lo afectivo.

    Siguiendo la línea de la educación integral, ¿cómo está parado Chile frente a las temáticas de equidad, género e inclusión?

    Desde la perspectiva de equidad somos un país muy desigual. Existen grandes brechas socioeconómicas que, dependiendo mucho del contexto familiar, es la educación la determinante para una mejor calidad de vida. Es allí donde se encuentra la importancia de la reforma a la educación pues brinda a todos, y especialmente a los que tienen menos posibilidades, las mayores condiciones para desarrollar su proyecto de vida.

    ¿Y la equidad de género?

    De a poco hemos progresado en ese ámbito. La información que existe a nivel internacional demuestra que Chile ha disminuido paulatinamente las brechas en este sentido. Qué queremos decir con esto, que a las niñas y niños no se les discriminen por su sexo, que por el hecho de haber nacido con el género que sea no significa estar predispuesto a ser mejor en una u otra cosa. Debemos quitar los estereotipos en las aulas y detener este tipo de prácticas direccionadas. Como sociedad, en equidad de género nos queda muchísimo. ¿Pasa por el sistema escolar? Sí, pasa por tener un sistema escolar mucho más inclusivo con prácticas que sean proclives a la equidad de género, pero pasa también por nuestra sociedad y cultura. Insisto, aún nos queda mucho camino por recorrer.

    ¿Y la inclusión?

    Hay una ley de inclusión que tenemos en marcha con la reforma, esta tiene que ver con prohibir la selección en los colegios, con el fin al lucro y la disminución del financiamiento compartido para que todos tengan las mismas posibilidades de acceder a cualquier establecimiento que deseen.

    Inclusión es mucho más que eso y no es fácil. Si preguntas a la gente te dirá de inmediato que es partidaria de la inclusión, pero si preguntamos si están dispuestos a que nuestros hijos estén con “los otros” la respuesta no es tan automática. La ley de inclusión ayuda en la práctica a que seamos consistentes en lo que decimos con lo que hacemos y valorar al otro con todas sus potencialidades.

    ¿Qué falta?

    Faltan tres cosas. La primera es que los chilenos no digamos de la boca para afuera que queremos inclusión de cualquier tipo, es necesario que lo practiquen en su metro cuadrado y, por otro lado, poder valorarnos entre todos. Le decimos extranjero al europeo e inmigrante al hermano latinoamericano y esto no puede ser. Por último, es necesario apoyar como sociedad a las escuelas y cuerpos educativos en general. Estamos viviendo un proceso de cambios en torno a la inclusión, requiere movilizarnos y conocernos en esa diversidad y generar círculos virtuosos en los establecimientos educacionales.

    ¿En qué consiste la formación inicial docente en evaluación educacional?

    Esto tiene que ver con un nuevo sistema de evaluación que aporta a que lo central en nuestro país es el aprendizaje en nuestros estudiantes. Hace años lo esencial era la evaluación e incluso la calidad la medíamos por las típicas pruebas; ahora queremos colocar en el centro a la enseñanza de todos nuestros niños y niñas. Por eso la evaluación es importante, pues nos da la información necesaria para retroalimentar el accionar en gestión de las escuelas y sus prácticas pedagógicas y saber cómo lo estamos haciendo.

    Por ello el foco es cómo hacemos para que los estudiantes tengan mayores aprendizajes. A su vez dejar en claro que la evaluación es un medio y no un fin. Tratamos de mostrar este nuevo sistema de evaluación donde después de 28 años de solo SIMCE, hoy día hemos equilibrado el SIMCE a menos de la mitad de lo que teníamos antes.

    Hemos ampliado la mirada de los indicadores de desarrollo personal y social, la convivencia y participación, en los hábitos de vida saludable para ser consistente con la mirada mucho más amplia que tenemos hoy del colegio.

    También hemos tenido nuevos instrumentos que se trabajan y confían a los profesores, generando establecimientos empoderados y dando como resultado que ellos mismos sean protagonistas de sus procesos de mejora y no viendo la evaluación como una amenaza. Para ello entregamos resultados a los establecimientos y facultades de educación pedagógica en el país con estudios referentes a cuánto se trabaja en la evaluación de manera informativa y formativa.

    ¿Existe voluntad de cambio?

    A propósito de la reforma, nos sentimos muy orgullosos de realizar cambios sustantivos en el sistema de evaluación. No es una declaración, es una realidad cuando les decimos a los colegios que teníamos más de quince evaluaciones anuales y hoy los disminuimos a la mitad, hay una señal clara.

    Hoy los profesores no solo ven un puntaje, ahora ven detalladamente cuánto están aprendiendo los alumnos de acuerdo a su nivel y qué tipos de habilidades aprehenden. Esperamos que nuestro trabajo sea significativo para los profesores y colegios para no encontrar culpables, sino poder mejorar el proceso de enseñanza- aprendizaje y movilizar todas las capacidades de nuestros jóvenes. Tener un sistema distinto, enfocado en el aprendizaje y con una variedad de instrumentos que ayude a la toma de decisiones en la gestión pedagógica.

  • Con la adaptación de los cuentos “Caperucita Roja” y “Cascanueces”, las estudiantes de segundo año de Educación Parvularia presentaron dichas obras a los niños del Jardín Infantil Colmenita, en el Aula Dr. Félix Morales Pettorino.

    La actividad se realizó en el contexto del ramo Literatura Infantil y Artes Escénicas, que imparte para la carrera la profesora María Inés Fuentes Bardelli, quien explicó que este trabajo está orientado al logro de aprendizajes con el protagonismo de las estudiantes y la demostración de competencias.

    “Durante el primer semestre las jóvenes estudiaron un referente teórico de literatura infantil como estructura pedagógica, abarcando distintos géneros, que culminó hoy con el dramático. Las estudiantes trabajaron también teatro de sombras y poesía en un recorrido por la literatura infantil, que hoy presentamos a los niños del Jardín Infantil Colmenita, vinculándonos así con la comunidad”, precisó la académica Fuentes.

    La profesora agregó que la Universidad de Playa Ancha prepara a las nuevas generaciones de Educadoras de Párvulos para fomentar los lenguajes artísticos en los niños, de manera de impulsar el desarrollo de habilidades comunicacionales básicas (escuchar, hablar) en los párvulos y promover en ellos una educación integral, a través de estos recursos pedagógicos.

    Sobre el escenario las estudiantes dieron cuenta de la comprensión de las nociones fundamentales de las artes visuales, musicales y escénicas, necesarias para potenciar en los pequeños la capacidad de expresar y recrear la realidad con sensibilidad estética, apreciación artística y capacidad creativa.

    Javiera Astudillo de la obra “Caperucita Roja”, dijo tener mucho entusiasmo por realizar la obra. “Me gusta el teatro y siento que la Educación Parvularia tiene que estar relacionada con las artes escénicas, el baile y la música, porque el niño lo encuentra más interesante y es la mejor forma para que aprenda”.

    Bárbara Pozo de la obra Cascanueces expresó que esta modalidad de trabajo es muy estimulante. “En esta oportunidad pudimos trabajar con distintas compañeras, de manera de no estar siempre en los mismos grupos. Aquello ayuda a lograr cosas nuevas, principalmente, la personalidad.

     

  • Estudiantes de quinto año de Educación Diferencial de la Universidad de Playa Ancha, desarrollaron en el marco del curso Aprendizaje y Servicio (A+S), liderado por la académica Lorena Godoy Peña, un proyecto en el ámbito de la educación de adultos.

    La iniciativa se realizó en el colegio San Luis de Quillota en el que promovieron contenidos educativos desde y hacia la diversidad, considerando las distintas barreras de aprendizaje que los jóvenes y adultos presentan a la hora de reincorporarse a un sistema de educación regular.

    De acuerdo a lo explicado por las futuras educadoras diferenciales,  Daniela Allimant Gajardo y Jocelyn Rojas Valderrama, la metodología de Aprendizaje más Servicio se basa en la experiencia de los estudiantes. Esto es, participan en la organización de la actividad de servicio que espera identificar las necesidades, propician la reflexión para obtener un entendimiento más profundo del contenido del curso, así como un acercamiento a la disciplina y mejoran el sentido de los valores personales y la responsabilidad cívica.

    Los programas de A+S se distinguen como un enfoque educativo experiencial con la intención de igualar los beneficios del proveedor y del beneficiario del servicio como para asegurar en ambos que el servicio sea dado y el aprendizaje ocurra.

    Las jóvenes expresaron que la experiencia de aprendizaje fue muy enriquecedora, ya que, junto con adquirir los conocimientos que entrega la asignatura, pudieron realizar un aporte a la comunidad de Quillota y acercarse aún más al quehacer como futuras educadoras diferenciales.

    La iniciativa con la misma metodología se replicó en Quintero y Valparaíso.

  • Avanzar en la generación conjunta de un diplomado en mapudungun dirigido a profesores de la provincia de Chiloé, fue uno de los acuerdos que arrojó el estado de avance del convenio de cooperación vigente entre la Universidad de Playa Ancha, la Corporación Consejo General de Caciques Williche de Chiloé y la Fundación Wekimun Chilkatuwe.

    Así lo dio a conocer el contralor de esta casa de estudios, Luis Bork Vega, tras una reunión en la que participaron las distintas partes interesadas, instancia en que recordó que el convenio en cuestión considera acciones tanto en el área de salud como educación. De este modo, para dar curso al diplomado, se acordó que será el decano de la Facultad de Ciencias de la Educación, Dr. Luis Alberto Díaz, quien elaborará la hoja de ruta para dar forma al diplomado que integrará dos internados de 15 días en Chiloé y apoyo e-learning para profesores.

    Wekimün Chiletuwe, a través de su OTEC, presentará el diplomado a las Corporaciones de Educación de la provincia de Chiloé, a fin de que los costos del programa, sean cubiertos con la franquicia tributaria de las corporaciones.

    Entre los acuerdos, destaca además la realización del Segundo Seminario de Lenguas minoritarias y Educación intercultural en Chiloé, en octubre de este años.

    En el área de salud, se confirma que la investigación sobre nutrición tradicional y recurrencia de enfermedades crónicas no transmisibles, está en fase de diseño por parte de los estudiantes de la carrera de Nutrición, bajo la dirección de la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud, Mirta Crovetto. Se confirma, además, la realización de un seminario al cierre del estudio, que se desarrollará en Chiloé sobre el tema de nutrición e interculturalidad.

    Finalmente, se acuerda que William Morales Madariaga, maestro tradicional de cocina, autor del recetario Küme Rali, realizará una conferencia sobre alimentación tradicional dirigido a estudiantes de la carrera de Nutrición y Dietética, de nuestra universidad.

    “La interculturalidad es entender que en una sociedad distinta y diversa, hay culturas y cosmovisiones que necesitan interrelacionarse y dialogar. Por ello, nosotros como universidad construimos desde nuestro propio quehacer académico, una mirada donde el respeto por el otro es la clave”, dijo Luis Bork, refiriéndose al compromiso de la Universidad de Playa Ancha con la interculturalidad y el desarrollo integral de los pueblos originarios.


Warning: Use of undefined constant ‘wp_corenavi’ - assumed '‘wp_corenavi’' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/upla14/public_html/cienciassalud/wp-content/themes/upla/footer.php on line 23