Inicio / Academia / Académico Manuel Contreras advierte del peligro de la desaparición de los humedales

Académico Manuel Contreras advierte del peligro de la desaparición de los humedales

Sabía Ud. que el sector de Las Salinas en Viña del Mar era una laguna costera, que fue desecada y rellenada para la ocupación humana, o que la Población Vergara es tan plana, porque antiguamente había allí un humedal, y que dio paso a las construcciones habitacionales.

Los humedales, además de ser ecosistemas de altísima biodiversidad, cumplen un rol fundamental de protección, son disipadores de energía, así lo planteó el académico e investigador de la Universidad de Playa Ancha, Manuel Contreras, quien expresó su preocupación por las presiones que sobre ellos ejercen la actividad del hombre, el cambio climático y los tsunamis.

Lo anterior, en el marco del seminario “Humedales costeros en Chile, Argentina y México: protección y conservación para la sustentabilidad de la zona costera”, organizado por las universidades de Valparaíso, de Playa Ancha, Pontificia Universidad Católica de Chile y Cátedra-Unesco-Cousteau/Chile.

En el salón Esmeralda de la Intendencia regional, el académico explicó que existe un gradiente latitudinal de humedales en la zona central, que se inicia en la región de Atacama y se extiende hasta el Biobío. “Es un macroindicador del cambio climático, por su sensibilidad permite observar cualquier perturbación humana como ambiental que ingresa al sistema”, sostuvo Contreras.

Uno de los principales enemigos, precisó el investigador, es la desecación de los humedales por parte de las construcciones, las inadecuadas figuras de protección para estos, así como el tránsito inescrupuloso de motos, jeap y camiones a través de ellos. Todo aquello atenta contra la propia seguridad de la población.

El riego de Laguna Verde

Recordó el investigador del Centro de Estudios Avanzados de la UPLA que en 1960 en Toltén, región de la Araucanía, la población estaba emplazada delante de un humedal y tras el terremoto ingresó el tsunami, arrasó con la ciudad y se detuvo al llegar al humedal. Ocurrida la tragedia, la ciudad se relocalizó detrás del humedal.

“Tenemos el caso de LLolleo en el tsunami de 2010, donde murieron 4 personas y 280 cabañas ligeras fueron arrasadas por las olas. El lugar estaba mal ubicado, porque la población estaba delante del humedal. El tsunami destruyó las construcciones y se disipó en el humedal”, agregó.

Si revisamos la región de Valparaíso, está el caso de Los Molles donde el humedal se secó, se construyeron edificios sobre él, ubicando a la población en zonas de riesgo. “Hay vidas humanas en peligro allí”, aseveró el docente.

El problema –concluyó Contreras- es que hoy tenemos lugares como Laguna Verde, con ocupación irregular de terrenos ubicados delante de la desembocadura del estuario de Laguna Verde, con lo que estamos generando las condiciones de reproducción de la tragedia del año 2010 en Llolleo.

Pruebe también

Cerca de 500 personas participaron en la “Corrida Familiar 70 años UPLA“

Actividad consideró dos trazados: uno de tres y otro de siete kilómetros, y la largada la dio el propio rector, Patricio Sanhueza Vivanco.