Agenda
Inicio / 70 años / El secreto es colaborar y compartir conocimiento

El secreto es colaborar y compartir conocimiento

Francisca_BrionesEn mayo pasado, representantes de diversas universidades sudameri­canas eligieron por unanimidad a la Vicerrectora de Desarrollo de la Univer­sidad de Playa Ancha, María Francisca Briones Rosas, para que sea su coor­dinadora y vocera durante dos años.

El grupo es el “Núcleo disciplinario de Evaluación institucional, Planeamiento Estratégico y Gestión Universitaria” de la Asociación de Universidades Grupo de Montevideo (AUGM), que reúne a 35 universidades estatales.

En este nuevo rol, la vicerrectora ya tiene una importante tarea: la secretaría eje­cutiva encargó al Núcleo acompañar técnicamente el diseño del  plan de desarrollo de la AUGM, que equivale a pensar el futuro de esa asociación in­ternacional.

Respecto a su elección, Francisca Brio­nes declara que es “un orgullo” para ella y “motivo de agradecimiento hacia mis colegas de ese núcleo disciplinario por tener la oportunidad de aportar desde ese rol”.

– ¿Implica también un reconocimiento a la contribución que ha hecho la UPLA al trabajo de gestión estratégica y análisis institucional en las universida­des de la AUGM?
– Hemos tenido la fortuna de poder aportar desde varias instancias… Cuando llegamos tres de nosotras a participar en el Núcleo, no había una cultura del levantamiento y procesamiento de cifras. Había datos dispersos o la mayoría no existían. Son universidades que no han podido centralizar la información y tampoco se visualizaba que, al tener cifras, se podría generar información y eso nos permitiría focalizar las investigaciones que se iban a realizar. Todo eso se fue comprendiendo en las presentaciones que fuimos realizando a partir de lo que fue el Plan de Desarrollo Estratégico Institucional 2011-2015 y posteriormente a través de presentaciones de otros colegas del Núcleo.

– ¿Y ya se aprecia un cambio en esa instancia internacional?
– Seguimos avanzando, pero ya tenemos colegas que han sacado muy buenos anuarios estadísticos; hemos podido comparar cifras y eso nos permite llevar adelante, por ejemplo, las temáticas de los encuentros que se realizan semestralmente. Ha significado un crecimiento, porque en algún momento algunos no miraban las cifras, no se conocía el rol de una Unidad de Análisis, pero ahora todos estamos compartiendo cifras, información y metodologías de trabajo. Cada vez podemos trabajar más colaborativamente. También hay un cambio en la cultura de las unidades de análisis institucional, que nació en Chile… El aporte en ese sentido ha significado que algunas universidades estén implementándolas.

– Estamos hablando de trabajo colaborativo entre universidades distintas e incluso de distintos países…
– Todas las universidades están dispuestas a compartir las buenas prácticas, entregando antecedentes de cada una de ellas. Tenemos plataformas en que podemos incorporar distintos documentos y eso nos permite conocer las miradas de las distintas instituciones, las metodologías de trabajo y los distintos focos de acción. Incluso podemos acceder a que una universidad que tiene mayor avance en cierta temática pueda apoyar a otra que tiene menor avance. Lo importante es seguir trabajando colaborativa y constructivamente, aportándonos unos a otros y a la Red AUGM en su conjunto.

– Algo similar se está haciendo en Chile, también con las universidades estatales…
– Sí, es un poco la misma mirada que tenemos en la Red de Universidades del Estado, acá en Chile, donde apuntamos a ser colaborativos en distintas temáticas, potenciar conjuntamente algunas áreas, fortalecerlas o mejorarlas. Coincide que el rector me pidió que yo fuera la coordinadora de los convenios marco, tanto institucionalmente como de esta Red. Al ser coordinadora, participo directamente en lo que corresponde al desarrollo de cada uno de los convenios marco, en función de los compromisos que se hacen con el Ministerio de Educación desde 2015 a la fecha. Creo que el trabajo que se ha podido desarrollar a través del convenio marco en Red ha sido importante y la base para lo que se debe seguir abordando a partir de la nueva institucionalidad.

– ¿Qué novedades tiene esta Red de Universidades del Estado?
– A partir de 2018, la Red tiene su propio plan plurianual 2018-2020, con un despliegue hacia las redes temáticas, donde hay seis áreas prioritarias este año 2018, como ya lo aprobó el Consejo de Rectores. Cuando me refiero a áreas prioritarias, estoy hablando de redes de nuestras universidades, que son: la red de Pregrado, donde se incluye el tema de movilidad estudiantil y formación docente; la red de Vinculación con el Medio; la red de Arte, Cultura y Patrimonio; la red de Investigación; la red de Análisis Institucional y la red de Aseguramiento de la Calidad.

– Ya hablamos del trabajo en redes internacionales y nacionales, pero nos falta hablar de qué hace la Vicerrectoría de Desarrollo dentro de la UPLA…
– Lo principal es que vela por el desarrollo institucional. Y eso implica primeramente haber acompañado a la institución en la formulación de los distintos planes que correspondían a cada etapa, siendo el último el Plan de Desarrollo Estratégico Institucional 2016-2025, el primero con 10 años de plazo. También significa haber acompañado y estar acompañando a las unidades académicas en su despliegue hacia sus planes de desarrollo, donde la mayoría ya lo han formulado, faltando dos que están en formulación y una por realizar. Pero más importante aún es el acompañamiento en la operacionalización de esos planes, su implementación y ejecución.  Creo que esta es la parte más difícil de abordar por distintas razones. Entre ellas, que nunca se podrá tener el total de recursos necesarios para el 100% de la ejecución. Sin embargo, se ha podido ir ejecutando dichos planes a partir del apalancamiento de recursos externos, por ejemplo, los convenios marcos, fondo de fortalecimiento, convenios de desempeño medianos e institucionales, entre otros fondos de financiamiento.

– ¿También los planes sectoriales?
– A la vez apoyamos en los planes sectoriales, donde tenemos algunos sectores en que está más detallada la operacionalización del Plan de Desarrollo Estratégico Institucional. Explícitamente hoy contamos con el plan sectorial de Investigación y el de Postgrado. Y prontamente se tendrá el de Calidad Interna y Externa, que incluirá lo que corresponde asumir a partir de la nueva institucionalidad.

– Eso equivale a toda la planificación dentro de la universidad…
– Por otra parte, la Vicerrectoría de Desarrollo mantiene un levantamiento,  procesamiento y entrega de información para poder tomar decisiones en forma oportuna y fundamentada.  Se efectúa a través de distintos estudios de progresión de los estudiantes, anuario estadístico, estudios de benchmarking, notas técnicas y a partir de solicitudes internas. También entrega información a instancias externas, pues sistemáticamente se nos piden antecedentes del personal académico, de infraestructura, del aspecto financiero, las matrículas, etcétera. Eso va a diversas instancias del gobierno, índices y a los distintos rankings. Además, están las cifras que pide el Ministerio de Educación para entregarnos los recursos que corresponden, cuando se entregan a partir de indicadores.

– Antes de la pregunta lógica frente a esta variedad de funciones, ¿queda alguna por mencionar?
– Me falta una más. A fines de 2015 se logró la creación de la Unidad de Procesos Institucionales y Tecnologías de Información y Comunicación, en la Vicerrectoría de Desarrollo, con el fin de apoyar a la mejora continua de los procesos institucionales que se han priorizado, ante la necesidad que tengan modernización o fortalecimiento. En ese caso hemos ido abordando distintos procesos, partiendo en casa, por esta vicerrectoría, haciendo una reingeniería de lo que corresponde a la gestión de convenios de desempeño y proyectos, lo cual se logró en forma efectiva, al punto de que incluso significó el traspaso de algunas unidades administrativas a la Vicerrectoría de Administración y Finanzas, para no duplicar procesos ni procedimientos… En lo que corresponde a Tecnologías de Información y Comunicación, también está orientar qué tecnologías tenemos que incorporar en ciertos procesos para llevar a una automatización o a un trabajo mucho más ágil o proactivo. En este sentido, se acompañó la adquisición de un software de gestión curricular hoy en instalación y se trabaja en equipo con la Dirección General de Informática en un sistema corporativo que permita conocer en forma más oportuna el avance del Plan de Desarrollo Estratégico Institucional vigente.

– Y la pregunta lógica… Recuerdo que esto era la Dirección de Estudios y Proyectos, luego DAPEI (la Dirección de Análisis y Planificación Estratégica Institucional) y hace relativamente poco, en abril de 2015, se reconfiguró como Vicerrectoría de Desarrollo. Si consideramos las funciones y procesos que ha asumido, según enumeraba, ¿debemos pensar que esto se ha logrado con fuerte crecimiento en personal y recursos?
– No es así. Es importante destacar que nuestros profesionales, en la medida en que fueron abordando las distintas modernizaciones de procesos, fueron desarrollando sus talentos. Eso permitió que incorporaran nuevas competencias, con perfeccionamiento, con capacitación, con un trabajo articulado transversalmente, dentro de la propia unidad. No tenemos gran cantidad de personal nuevo sino es personal que lleva años en la Institución, todos se han perfeccionado tanto a través de los cursos, diplomados y carreras que ofrece nuestra Universidad a la comunidad universitaria, como por su propia cuenta, dado el desarrollo profesional que se motiva a que tengan, seguir siempre aprendiendo y actualizándonos.  La base del desarrollo de DAPEI a Vicerrectoría de Desarrollo ha sido su focalización en lo estratégico y en procesos de innovación para la universidad, todos ellos como aporte a lograr una institución con posicionamiento y reconocimiento a su rol esencial que es la academia (Docencia, Investigación, Innovación y Vinculación con el Medio), lo que se logra con un acompañamiento de una gestión estratégica orientada a la visión que se busca lograr y a la misión que se está desarrollando, que permita trazar una ruta a seguir y acompañar a las distintas unidades académicas y administrativas (gestión académica) en ello, cumpliendo con la calidad interna y externa que debe tenerse. Aún quedan aportes por realizar en el ámbito de la gestión institucional y se tienen propuestas para lograr modernización de distintos procesos hoy aún con debilidades, principalmente en la administración, sus procesos y procedimientos. Pero la clave para que todo esto pueda desarrollarse es el aporte de cada una de las personas que conforman la universidad.

– ¿Perfeccionamiento y trabajo de equipo?
– Y siempre aportando. La clave que se tiene aquí es transferir los conocimientos. No son propios, son de todos. Son para el equipo, son para la institución, son para la colaboración con otras universidades. Eso permite crecer, permite aprender y permite también que otros crezcan. Y eso es lo que nosotros utilizamos: el desarrollo del talento, el aprendizaje permanente, la colaboración y el compartir conocimiento con otros. Ahora, la clave es seguir aportando transversalmente en la modernización y en la gestión, para que la universidad entera siga mejorando sus procesos y siga siendo un ejemplo en el ámbito académico, que es nuestra razón de ser, formar graduados, profesionales y técnicos y generar conocimiento para el desarrollo de nuestra región, país y en las redes en las que participamos, todo ello con calidad.

 

Pruebe también

34 mil metros cuadrados de la zona central de Chile se están viendo afectados por la disminución de nieve

Estudio del investigador Dr. Freddy Saavedra , de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas, genera preocupación por la disponibilidad de agua para los próximos años.