Inicio / Académicos / Dr. Javier Vergara: “La UPLA es un referente en temas de innovación curricular”

Dr. Javier Vergara: “La UPLA es un referente en temas de innovación curricular”

Para ser una universidad actualizada, que lidera procesos y con mirada de futuro, estamos obligados a revisar permanentemente nuestro quehacer, en especial aquel que se relaciona directamente con lo que enseñamos y con las prácticas que aplicamos en el espacio de aprendizaje. Esta es la idea que impregna la tarea del equipo de la Unidad de Desarrollo Docente que coordina el Dr. Javier Vergara Núñez. Se trata de un proceso (Innovación Curricular), que se gesta  desde la DEIC (Dirección de Estudios e Innovación Curricular), cuyo responsable es el Dr. Arturo Pinto.

 

Nuevo paradigma

-Señor Vergara ¿de qué hablamos cuando nos referimos al concepto de innovación curricular?

-Es necesario aclarar que no significa solo cambiar los planes formativos o mallas curriculares de las carreras. Es algo mucho más profundo que eso: es un cambio de paradigma…

-Un cambio de paradigma…¿quiere decir otro modelo?

“Así es. La generación de conocimiento ha cambiado en el mundo de hoy. En el siglo XX el conocimiento se transmitía en las universidades tradicionales, clásicas, en las aulas. Hoy eso ya no es así. La generación de conocimiento está en la sociedad, es mucho más democrática. La universidad no es la única que genera conocimiento, hay otros organismos que también lo hacen y si no queremos quedarnos atrás, debemos comprender y asumir esta nueva realidad”.

-¿Es lo que actualmente se denomina Vinculación con el Medio?

“Exacto. Hay un profundo cambio, por lo tanto, la universidad debe ajustarse a las nuevas realidades. No en sentido competitivo, sino bajo la idea de funcionar con una estructura más flexible, abierta y de relación con el medio; porque si no, la universidad se estanca y se detiene. Incluso, hay experiencias como en Inglaterra, donde la formación de profesores no es exclusiva de las universidades, sino de las escuelas, y el resultado es muy exitoso. Es una experiencia muy interesante. Sin duda es una señal que da cuenta de cómo el mundo ha ido cambiado”.

-En nuestra universidad, este proceso se inició con las carreras de pedagogía. En cierto modo, han sido privilegiadas…

“En la Universidad de Playa Ancha, la innovación comenzó en 2012, con la formación inicial de profesores. Muchos recursos llegaron ese año. Se desarrolló entre 2013 y 2015. Y en 2016, surgió un proyecto nuevo, que duró un año e implicó una evaluación del proceso. Sobre la base de esos resultados, preparamos un nuevo proyecto que se inició en 2017 y que este año cobró más impulso en las 17 carreras de pedagogía, todas las cuales ya están innovadas. Desde ese punto de vista, sí, han sido privilegiadas”.

Indicador positivo

-¿Cuánto ha influido la innovación curricular en el proceso de acreditación?

“Bastante. De hecho, en esa instancia presentamos con mucho orgullo un dato muy concreto: y fue que habíamos innovado las 17 carreras pedagógicas. Por lo tanto, que innováramos con esa profundidad y amplitud, hizo que la UPLA se transformara en un referente a seguir. Eso significa que nuestros errores también han sido una fuente importante de aprendizaje no solo para nosotros, sino también para otros. Lo mismo que los aciertos”.

-¿Qué pasa con las carreras que aparecieron después de 2014?

“Todas ellas se crean innovadas. Las anteriores entran en un proceso de revisión e innovación. Por ello, elaboramos un Plan de Desarrollo Docente, que tiene como objetivo apoyar los procesos de implementación de los planes innovados. Esto significa dar apoyo y acompañamiento a los profesores para que, de los planes innovados, pasen a la acción. Las 17 carreras pedagógicas ya hicieron el diseño y ahora deben implementarlo en la sala. Lo mismo estamos haciendo con las otras carreras”.

-Para que todo proceso sea exitoso, requiere el compromiso de las personas. En este caso de los académicos ¿qué les pediría a ellos, en especial a quienes se resisten a los cambios?

“Honestamente, se requiere un cambio de actitud frente a estas cosas. No creo que deban mejorar o capacitarse en nada. Lo que tendría que darse es entender que no es posible seguir formando dentro de la universidad, encapsulados, sin conectarse con las escuelas (en el caso de los profesores). Pero pasa lo mismo con el resto de las profesiones. Hoy en día, no se entiende un estudiante de enfermería, sin relacionarse con los centros de salud, los centros comunitarios, etc., porque son espacios de mucho aprendizaje. En otras palabras, cada área de formación, debe estar en una vinculación mucho más estrecha con su entorno. Sin embargo, el académico también requiere sumarse a la investigación, porque la academia no sobrevive sin investigación”.

Tipología

-¿Pero tiene alguna idea de cuántos docentes se suman al cambio y cuántos se resisten?

“He estado trabajando en una investigación al respecto y he llegado a establecer cierta tipología de los profesores de la Universidad de Playa Ancha, en relación al proceso de innovación. Por ejemplo, quienes presentan mayor resistencia son los profesores de pedagogía (están en una posición de confort y comodidad, que es muy difícil modificar). Los menos resistentes son los otros, porque tienen necesidad de adquirir cierta pedagogía. Dentro de los docentes del área de la educación, los que más participan son los más jóvenes, porque presentan mayor disposición a cambiar y aprender”.

-Entendiendo que con mayor o menor resistencia, nuestra universidad ya inició un camino sin retorno hacia la autoevaluación permanente, el ajuste y actualización que cada carrera requiere, ¿qué caracterizará al profesional que se formó bajo una malla innovada?

“Tendrá total conciencia de que su proceso de formación no termina cuando obtiene su título universitario, sino que estará en permanente formación. Por eso decimos que se sigue formando en la práctica. Son competencias que se desarrollan en el tiempo, y es lo mismo que ocurrirá con las carreras no pedagógicas que ya iniciaron el proceso. Esa es la concepción del modelo por competencia: entender que los profesionales se desarrollan de por vida, en la reflexión y análisis de sus propio quehacer. Cuando logremos que este cambio sea transversal y penetre en todas las instancias académicas, pero más que nada en la mente de los docentes, el cambio de paradigma será un hecho real en nuestra universidad”.

Pruebe también

Analizan la riqueza que producen el mar y el borde costero y su respectivo acceso a los habitantes de las ciudades puerto

Valparaíso fue el tema central de análisis de un grupo de investigadores y especialistas y del propio Alcalde de la ciudad, Jorge Sharp.